Elefanta permanece junto a un amigo muerto por varias horas antes de despedirse: emotiva imagen de John Chaney

Como parte de un concurso fotográfico de National Geographic, John Chaney tomó esta imagen de una elefanta que permaneció durante varias horas junto al cadáver de un amigo muerto, ahuyentando carroñeros y predadores y al final realizando un emotivo gesto de despedida.

Los elefantes se encuentran entre los animales con mayor capacidad cognitiva del reino animal. Estudios recientes han confirmado que su desarrollo cerebral es suficiente como para que posean conciencia de sí mismos, una cualidad que se expresa, por ejemplo, en la expresión de dolor y sufrimiento.

Recientemente el fotógrafo John Chaney participó en la competencia 2012 National Geographic Traveler con esta imagen en la cual se observa una hembra elefante custodiando respetuosamente el cuerpo de un amigo. Los términos en que se describen parecen excesivamente humanos para caracterizar su relación, pero según un testimonio de Chaney, así fue: al ver a su compañero de especie muerto, la elefanta se mantuvo al lado del cádaver durante varias horas, ahuyentado a los depredadores y carroñeros que se acercaban para intentar hacerse de los restos. Al final el animal enrrolló su trompa al cuerpo de su amigo, como si se estuviera despidiendo.

La imagen fue tomada en Botswana, en 2007, y también nos sirve para recordar la precaria situación que viven los elefantes del mundo, particularmente las amenzas provenientes de la caza furtiva y los ataques a sus hábitats naturales.

 



Cuando llega la hora: miden la velocidad exacta con la que se propaga la muerte

Por primera vez, la ciencia atestigua el proceso exacto bajo el cual se materializa la muerte (y mide su velocidad).

Memento mori

Cuando llega la hora, la muerte no negocia. Pero, más allá de suspender la oscilación respiratoria y cerrarnos los ojos, ¿cómo se propaga la muerte en nuestro interior y cuánto tiempo tarda en tomarnos?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford ha atestiguado y medido este minucioso proceso. La muerte nos abraza siguiendo la dinámica de una “ola de activación”. Es decir, va envolviéndonos mediante una especie de reacción en multicadena; se propaga irrefrenable y armónica, perfecta.  

Para comprobarlo, los científicos utilizaron citoplasma (el líquido al interior de una célula, extraído de óvulos de rana). Una vez que detonaron la apoptosis o muerte celular, el trayecto de esta “señal de muerte” fue evidenciado mediante una técnica de fluorescencia. Así pudieron no sólo contemplar el desdoblamiento de la ausencia de vida, sino también medir su ritmo.

El estudio fue publicado este 1o de agosto del 2018 en la revista científica Science (y puedes consultarlo aquí).

 

2 milímetros por hora   

La muerte avanza 30 micrómetros por minuto, algo más o menos equivalente a 2 milímetros por hora. Al menos esa es la velocidad con la cual se propaga al interior de una célula de óvulo de rana –que mide en promedio 1.2 milímetros–. Y aunque seguramente varía en otros tipos de células –¿o es que la velocidad de la muerte, como la de la luz, es una constante?–, esta es la primera vez que se logra medir el tiempo en que se materializa el instante fatal y, sobre todo, entender cómo se propaga la muerte, de manera similar al fuego en un bosque

 

Ciencia poética

Cuando la ciencia se encuentra con la poesía, y juntas discurren sobre la existencia, se revelan algunos de los ingredientes más arrobadores de “la realidad”.  



Francia es el primer país en prohibir oficialmente el tráfico de marfil

La compra venta de marfil está estrictamente prohibida, incluso como antigüedades.

En el mundo de hoy, uno de los actos más revolucionarios que podemos alcanzar como individuos y sociedad, es el acto de compra. Las decisiones políticas están enormemente influenciadas por los intereses económicos, sin embargo, los consumidores tenemos la opción de hacer caer ciertas corporaciones o mercados dañinos.

En el mundo, según cifras de International Fund for Animal Welfare, cada 15 minutos un elefante es muerto por cazadores con el fin de obtener su marfil. Ello conlleva que cada año entre 25 mil y 35 mil ejemplares mueran por esta causa. Sin embargo la ecuación es sencilla: si existe este tipo de caza es porque hay un mercado dispuesto a comprar productos de marfil, o bien, marfil directamente.

En Francia, un país que abiertamente lleva la batuta en este tema, desde 1990 existen normas para regular la compra y venta de marfil, sin embargo estas no contemplaban las antigüedades a base de este material. Ahora,una nueva ley, es más estricta que nunca para regular la compra-venta de marfil.

Esta nueva ley se centrará sobre todo en las subastas y es una medida que de una vez por todas terminará con la legitimidad cultural de este material como uno de lujo. Su aplicación supone en cambio de mentalidad en el que, culturalmente, este tipo de artículo ser verá finalmente como un tipo de crimen.

Esta medida es parte de la Ley de la Biodiversidad que contempla una serie de decisiones tomadas desde enero de 2015.

[konbini]