Descubren un sistema solar con 7 planetas

A 2,500 años luz de nuestro planeta se encuentra KOI-351, uno de los sistemas solares más ricos descubiertos hasta ahora.

Dos equipos de investigadores han corroborado la existencia de un séptimo planeta rodeando la estrella enana KIC 11442793. Este sistema comparte ciertas similitudes con el nuestro, con la excepción de que los planetas giran mucho más cerca de su estrella.

El descubrimiento se hizo en colaboración con voluntarios del sitio web Planet Hunters. Este sitio permite a los usuarios analizar la información pública del telescopio Kepler de la NASA. Para descubrir planetas, el Kepler utiliza el método de tránsito que involucra estudiar cambios sutiles en la intensidad de la luz cuando un planeta pasa enfrente de estrellas principales. Dada la enorme cantidad de información es imposible analizarla toda manualmente, por lo que hay ciertos programas que pueden detectar estos tránsitos planetarios, sin embargo, ninguno de estos sistemas automáticos dio con el séptimo planeta de KIC1142793.

Según Chris Lintott de la Universidad de Oxford, los sistemas solares con muchos planetas son muy complicados, por lo que programas de detección automática a veces son incapaces de encontrar planetas nuevos.

Este nuevo planeta es el quinto más lejano de su estrella principal, tomando 125 días en orbitar alrededor de su estrella. Una nota al respecto en el portal de noticias de la BBC explica que “Su radio es aproximadamente 2.8 veces el de la tierra. Los otros planetas de este sistema incluyen: dos planetas del tamaño de la tierra, tres “súper Tierras” y dos cuerpos más grandes”.

Uno de los investigadores principales, Robert Simpson de la Universidad de Oxford, apunta que “Se parece a nuestro sistema solar en un sentido: todos los planetas pequeños están adentro y los más grandes afuera. Y eso no es necesariamente lo que siempre vemos”.

Por su lado, Andrew Collier profesor de Astronomía de la Universidad de St. Andrews, apunta que “Es intrigante que un sistema tan estudiado como KOI-351, aún puede albergar sorpresas escondidas que tan solo pueden ser reconocidas por el ojo humano”.

Los dos estudios fueron publicados en Arxiv.org.



Una imagen de la Vía Láctea de 9 mil millones de pixeles

La fotografía contiene un verdadero carnaval de estética astral que nos muestra la convivencia de 84 millones de estrellas.

Más allá de que este majestuoso retrato de la Vía Láctea le permitirá a los estudiosos desentrañar la compleja formulación de nuestra galaxia –o al menos realizar considerables avances–, lo cierto es que la imagen formada por 9,000 millones de pixeles representa, por sí sola, una oda a la perfección estética del cosmos. 

Conformada a partir de miles de imágenes captadas por el telescopio infrarrojo VISTA, operado por el Observatorio Europeo del Sur, esta fotografía evidencia diez veces más estrellas que cualquiera anterior, pues registra poco más de 84 millones de estrellas que cohabitan en la Vía Láctea. 

via-lactea-imagen-pixeles-universo fotos

Las nuevas tecnologías ópticas que incluye el VISTA, que utilizan ondas infrarrojas, permitieron penetrar en los cúmulos de gas y polvo estelar para llegar al núcleo de la espiral galáctica. La nitidez de la imagen es tal que si fuese impresa a la calidad estándar que se utiliza para ilustrar un libro de arte, la fotografía cubriría fácilmente toda la fachada de un edificio de tres niveles.

Por cierto, si eres suficientemente valiente y no temes intoxicarte de data astrovisual, puedes bajar la imagen completa, con un peso cercano a los 27 GB, en este enlace.



El universo estaría incompleto sin ti

Para ser hombres y mujeres conscientes del universo, hay que aceptar una realidad cósmica fundamental: todo está interconectado.

La postura holística dice que el universo entero está en el interior de la mente humana y que a la vez, la mente humana es parte de la mente que es energía o luz universal. Para ser hombres y mujeres conscientes del universo hay que aceptar una realidad cósmica fundamental: todo está interconectado.

John Muir, uno de los primeros ecologistas modernos y gran caminante de la naturaleza, escribió lo siguiente:

El universo estaría incompleto sin el ser humano; pero también sería incompleto sin la criatura transmicroscópica más pequeña que habita más allá de nuestros ojos y conocimiento ocultos.

Por lo tanto, la naturaleza no se manifiesta como un conjunto de componentes combinados, predecibles e independientes, sino como un campo vibracional: un gran organismo vivo.

naturaleza-universo-todo esta interconectado-john-muir

“Yo… un universo de átomos… un átomo en el universo”, escribió el físico ganador del Premio Nobel, Richard Feynman, en su poema en prosa sobre la evolución. La base para la filosofía de Feynman era que las divisiones de la vida son artificiales y arbitrarias.

Sobre la interconexión del universo, la bióloga evolutiva Lynn Margulis señaló que: “El hecho de que estamos conectados a través del espacio y el tiempo muestra que la vida es un fenómeno unitario, sin importar cómo expresemos ese hecho”.

Precisamente, ese dinamismo orgánico del planeta en el que vivimos es el que mejor expresa la realidad de la naturaleza como un todo, incluyendo en ella al ser humano; un proceso que incluye lo espiritual-psíquico y lo físico.

naturaleza-universo-todo esta interconectado-john-muir
Perspectiva de nuestro universo

Desde esta perspectiva, la experiencia del ser humano en relación con la naturaleza se liga a la experiencia de totalidad, tema recurrente en las teorías del campo unificado que propone la física cuántica. Incluso, la física cuántica concuerda con el taoísmo en que no sólo nuestras vidas individuales, sino la vida del universo y del cosmos con su infinidad de espacios, tiempos y materias, son olas que aparecen y desaparecen en el océano de la luz infinita.

Desde la física cuántica, el comportamiento de la energía en forma de luz (onda, pensamiento) transforma las experiencias visibles, tangibles, observables, de la materia (partícula, átomo). La energía en forma de luz sigue creando el mundo a cada instante.

naturaleza-universo-todo esta interconectado-john-muir-

Carl Sagan también afirmaba que, como todas las criaturas, estamos “hechos de materia estelar”. Y no son los científicos, sino los poetas y escritores, los que mejor pueden captar ese sentido de reverencia terrenal, desde el relato de Virginia Woolf sobre la visita a Stonehenge hasta la crónica de Hans Christian Andersen sobre haber escalado el Vesubio.

Una reveladora sensación de interconexión, descrita por Muir en su libro Nature Writings:

Cuando contemplamos todo el globo como una gran gota de rocío, rayada y salpicada de continentes e islas, volando por el espacio con otras estrellas todas cantando y brillando juntas como una sola, el universo entero aparece como una tormenta infinita de belleza.

naturaleza-universo-todo esta interconectado-john-muir

Una forma bella de crear la unión entre ambas partes, una amistad recíproca, y no esperar que la naturaleza esté al servicio permanente del hombre y de sus necesidades y caprichos. Así como la ola es al océano, los seres vivientes somos energía en constante transformación o, como decían los antiguos sabios taoístas, las diminutas briznas que danzan en la hoguera de la eternidad.