Cazadores matan a un alce sagrado albino (y se disculpan por hacerlo)

En busca de un trofeo poco común estos cazadores mataron a un tótem de la comunidad Mi’kmaq.

Para la comunidad indígena Mi’kmaq en Canadá todos los animales blancos son tótems sagrados, “animales espirituales” que deben ser protegidos y respetados. Por más de 500 años esta comunidad ha intentado educar a la población no-nativa sobre la importancia que los animales blancos tienen en su vida. Enseñan que estos no deben ser dañados ya que podrían ser sus ancestros reencarnados en el cuerpo de un animal. Por otro lado los cazadores de Nova Escotia generalmente evitan matar a animales blancos por temor a que esto les traiga mala suerte.

A pesar del estigma que rodea la caza de animales blancos en la región, la semana pasada un trío de cazadores mató a un alce sagrado. Los cazadores después celebraron su trofeo al subir fotos con el animal muerto a varias redes sociales indignando a la comunidad local e internacional.

article-2450896-18A3AF0500000578-33_634x479

Al enterarse de que su presa representaba mucho más para la comunidad local los cazadores se disculparon y entregaron el cadáver a los Mi’kmaq para que estos pudieran llevar a cabo una ceremonia tradicional. Los cazadores declararon que “de haber sabido no habrían cazado al alce”.

Cabe destacar que cazar alces en la región de Nova Scotia es legal y que los cazadores tenían un permiso para hacerlo. Este suceso ha dado pie a varias discusiones que giran en torno a la conservación de especies y en particular las leyes que protegen a animales “sagrados” o poco comunes.

Tenemos mucho que aprender de comunidades como los Mi’kmaq o los monjes tibetanos, culturas milenarias que comprenden la importancia de la conservación ambiental y de la biodiversidad.

ku-xlarge (6)



¿Dónde están los lugares vírgenes del planeta? Sólo 5 países conservan el 70% de estos paraísos

Proteger lo que queda de nuestro ecosistema debe ser prioridad mundial.

El 70% de los ecosistemas intactos de nuestro planeta se distribuye en sólo 5 países. Cuidar la tierra virgen que nos queda, debe ser una prioridad global.

Los ecosistemas intactos son valiosos por una sencilla razón: amortiguan los efectos del cambio climático, que sigue en aumento. Aun con esto, su protección todavía no se considera un objetivo explícito en la política internacional, según la revista Nature.

5 países tierra virgen mundial
Mapa de los ecosistemas intactos restantes/Revista Nature

A nivel mundial, sólo un 23% de la naturaleza sigue intacta. La mayor parte de ese porcentaje se concentra en Brasil, Canadá, Estados Unidos, Rusia y Australia. El resto de los ecosistemas vírgenes se encuentran en los océanos y zonas del Ártico.

Hoy más que nunca, los estragos de la actividad humana en el medioambiente son imposibles de ignorar. La agricultura, la minería y el desarrollo urbano han arrasado con 3.3 millones de kilómetros cuadrados de zonas vírgenes. Esta cantidad exorbitante equivale a un área que supera el tamaño de la India.

5-paises-tierra-virgen-canada

El llamado a la acción es total. Científicos de la Universidad de Queensland insisten en que la protección de estas zonas se lleve a cabo en un 100%. Aunque los países involucrados tienen la mayor responsabilidad, la conservación de la naturaleza salvaje debe ser una prioridad mundial.

Las áreas vírgenes son un gran repositorio de material genético, pues en ellas se da la biodiversidad de manera natural y adaptada a los procesos evolutivos. Además, las zonas forestales intactas absorben mucho más dióxido de carbono que las áreas reforestadas. 

Así como las especies animales se extinguen, los hábitats en los que se desarrollan también se encuentran en constante peligro. Los daños siempre llegan, de una forma u otra, a las comunidades humanas. Junto a los esfuerzos de conservación internacionales, Nature resalta la importancia de defender los derechos de las comunidades indígenas que habitan gran parte de estas tierras.

El panorama es preocupante, pero todavía no es tarde: la Tierra nos está dando una oportunidad más para salvaguardar la naturaleza que nos queda. Queda en nosotros atender su llamado



Crece la lista de especies en extinción a 26 mil (aquí algunos de los casos más lamentables)

Muchas de estas especies están ya en peligro crítico. ¿Qué hacer?

Cada vez que se pierde una especie se está rompiendo una sagrada cadena de vida, única e insustituible, que ha evolucionado por más de 3 millones de años. Actualmente, 26 mil especies podrían correr esta suerte, en lo que es sin duda una acelerada e inédita extinción masiva que, en su mayoría, está siendo ocasionada por el ser humano.

Las que ahora se unen al lamentable acervo de las especies en mayor peligro de extinción son:

  • Tres especies de lombrices japonesas
  • El zorro volador negro de Mauricio
  • La palma de Bankoualé
  • El sapo “Sméagol” de Gollum

nuevas-especies-peligro-extincion-2018-26-mil

Estas, entre otras especies, forman parte de la última lista roja de la International Union for Conservation of Nature.

En total la lista contiene 26,197 plantas y animales, según el último reporte de esta ONG.

Otras especies que se han sumado a la lista son la población de reptiles de Australia, pues un total de 975 –casi todos los nativos de sangre fría de dicho país– están en peligro, entre otras cosas debido al cambio de temperatura, que podría provocar su paulatina extinción desde ahora y a lo largo de los próximos 30 años.

nuevas-especies-peligro-extincion-2018-26-mil

El informe incluye algunas precisiones que ayudan a entender cuáles son las causas de fondo que ponen al borde de la extinción a estas especies. En el caso del zorro volador negro de Mauricio, es la deforestación la que está afectando su hábitat, mientras que las tres especies de lombrices japonesas se enfrentan a las condiciones radiactivas que dejaron tras de sí los estallidos de bombas nucleares en la segunda guerra mundial y el accidente nuclear de Fukushima.

De igual forma, árboles como la palma de Bankoualé se enfrentan a una probable extinción debido a la deforestación y a la destrucción de bosques para la agricultura y la redirección de canales acuíferos, en tanto que el anfibio denominado “sapo Sméagol” –nombrado en honor a Gollum, de El señor de los anillos– está amenazado por la contaminación que provocan los turistas en Malasia.

nuevas-especies-peligro-extincion-2018-26-mil

Todo esto forma parte de la extinción masiva que están provocando nuestras formas de vida actuales, las cuales han ocasionado que el ritmo de las extinciones se acelere 100 mil veces, según algunos biólogos, y que otras 19 especies de mamíferos estén en un peligro crítico de extinción, lo que significa que la esperanza de poder salvarlos se apague cada día un poco más.

No obstante se puede hacer algo, por lo menos a partir de nuestros hábitos alimenticios y de consumo en general. No comer carne es quizá una de las cuestiones que pueden marcar una diferencia más grande, pues el consumo de este alimento ha sido la causa de 30 extinciones recientes. A la par, es vital cuidar el agua –pues la obtención y manejo de este recurso causa deforestación y destrucción de la biodiversidad–, así como procurar no usar plástico –por ejemplo, evitando las bolsas desechables–.

Así podemos contribuir lo menos posible a este mortífero y desalentador panorama que es la extinción de especies y la pérdida de biodiversidad que conlleva, misma que también es una sentencia de muerte para nosotros.

 

* Imágenes: 1) John Pickrell; 2) ICUN; 3) Jules Farquhar