¿Por qué lloran los animales?

Algunos animales, sobretodo los elefantes, lloran en respuesta a una pérdida o por estrés y miedo.

El llanto es una manifestación de la tristeza y permite que “desahoguemos” las emociones que nos afligen en ese momento. Pero también es un mecanismo que entrega un mensaje al mundo exterior. Si vemos a alguien llorar nos dirigimos a él de cierta manera, y en la mayoría de las ocasiones nos acercamos íntimamente a él. Nos conmueven sus lágrimas porque todos hemos llorado. Ahora, ¿qué pasa cuando los animales lloran?

Es un hecho que muchos animales, sobretodo los mamíferos, lloran ya sea por pérdida de contacto protector (cuando pierden a su madre o a su hijo, por ejemplo) o por estrés.

Recientemente se reportó que un elefante recién nacido en la Reserva Natural de Animales Salvajes Shendiaoshan lloró inconsolablemente por cinco horas después de haber sido pisoteado por su madre y luego rechazado por ella.

“Podría ser una respuesta de conexión al no sentir tacto”, apuntó Bekoff, profesor de ecología en la Universidad de Colorado. Para los elefantes y humanos bebé, llorar esta probablemente más conectado con el estrés que con la tristeza. Pero el estrés es una emoción.

El llanto es una manifestación muy triste de presenciar, sobretodo si viene de un animal indefenso o un humano bebé. Pero ello no significa que los perros, por ejemplo, o las gallinas, no sientan tristeza (los que tenemos perro sabemos qué tanto pueden llegar a extrañar o a sufrir). Todo esto solo se añade a la confirmada teoría de que los animales tienen consciencia.



El hombre tailandés que con su moto molestó a unos elefantes y luego se disculpó con ellos (FOTOS)

El respeto con el que se dirige a los animales ha causado admiración.

En Tailandia los elefantes son una parte medular de su cosmogonía. Asociados milenariamente a la sabiduría, cuenta su mitología que una princesa llamada Maya soñó que un elefante blanco entraba dentro de ella; ella sería la madre de Buda, y muchos sabios sabían lo que significaba. El elefante en Tailandia es símbolo de la realeza, y era la figura principal de su bandera más antigua.

También existe una conocida anécdota sobre una camada de elefantes que antes del tsunami de 2004 comenzaron llorar y empujaban a los turistas hacia sus lomos, luego estos se adentraron en tierra y así salvaron a estas personas.

Asociados siempre a la sabiduría, en la zona de Surín existe incluso un festival dedicado al elefante cada año. No es extraño, así, que este animal merezca el respeto de los tailandeses desde hace milenios y una fotografía que ha circulado desde hace días tomada en el Parque Nacional Khao Yhai ha conmovido a miles.

En este parque, en una de las rutas migratorias de los elefantes, fue construido un camino; por ello en múltiples ocasiones los transeúntes humanos y estos animales simplemente se encuentran.

Un hombre incomodó con el ruido de su moto a una camada de elefantes que pasaban por ahí: este se orilló e hizo una especie de ritual express en el que se disculpaba con los elefantes. Más que un fanatismo, a los que muchos podrían atribuir el acto, se trata quizá más bien de una manera distinta de ver las cosas, como parte de un sistema de códigos que debe respetar la unidad que somos, quizá como un ritmo que no debe irrumpirse.

man-apologizes-elephants-khao-yai-national-park-thailand-3-1



5 enfermedades mentales que compartimos los animales y los seres humanos

Conocer los tipos de males que pueden aquejar la mente de ambas especies puede hacer que los cuidemos aún más.

Desde hace unos años, curiosamente, algunos animales han estado siendo diagnosticados con algunas enfermedades mentales que los seres humanos padecemos. Según Laurel Braitman, autora del libro Animal Madness, existen algunas enfermedades mentales que, de hecho, los animales y los seres humanos experimentamos similarmente (aunque también apunta a que no es del todo correcto intentar estudiar a los animales desde nuestros propios conceptos y lo que nos pasa a nosotros). 

Aquí algunas enfermedades que, según esta especialista, compartimos los humanos y los animales:

 

Corazón roto

Tanto en humanos como en animales está documentado cómo en algunos casos, cuando muere un ser extremadamente cercano, también muere poco tiempo después su compañero. Lo anterior se ha corroborado, en el caso de los animales, sobre todo en zoológicos. El dolor de la pérdida de un ser querido, en ocasiones no puede ser soportado por el mismo organismo. 

 

Locura

La locura puede ser un término muy amplio, pero básicamente se refiere a perder capacidades sociales por un trastorno que nos impide volver del mundo interior hacia el exterior. Según esta autora, algunos perros pueden llegar a la locura por soledad; también, algunos animales que han llevado una vida de abuso pueden llegar a tener este trastorno.

 

Desórdenes obsesivo-compulsivos

¿Alguna vez has visto a tu perro hacer cosas que no solía hacer, como rascarse frenéticamente alguna parte del cuerpo, o a algún pájaro que comienza a desplumarse de un día a otro sin parar de hacerlo? Esto también tiene que ver con el mismo desorden que los humanos experimentamos. 

 

Fobias

Sí, las fobias existen tanto en humanos como en animales, y pueden ser igual de extrañas y absurdas en ambos casos. Por ejemplo, los caballos pueden desarrollar fobia a las bolsas de plástico. Por otra parte se ha documentado que algunos gatos han desarrollado una fobia por algunas cucharas, o algunos perros a las tormentas de relámpagos. La solución, tanto en animales como en humanos, es la terapia. 

 

Desórdenes de estrés postraumático

Un animal que es expuesto a un estrés o a vivencias traumáticas, como usarlo para experimentos farmacéuticos o enfrentarlo a un arduo entrenamiento para circo, puede posteriormente padecer una enfermedad como esta, que es justo una reacción a una vivencia fuerte, como en el caso de los humanos.