Japón cercará Fukushima con hielo para evitar la fuga de desechos tóxicos

Luego del desastre, una ingeniosa solución podría prevenir que los materiales radioactivos sigan filtrándose al océano.

Han pasado poco más de dos años y la planta nuclear de Fukushima Daiichi en Japón sigue arrojando desechos tóxicos a las aguas del Pacífico. Los ingenieros japoneses han tratado de contener las filtraciones de diversas formas, y la solución que han encontrado más apta es construir una barrera de hielo en torno a la planta, bajo el agua.

Kajima Corporation construirá una pared de 1.4 kilómetros, utilizando tuberías que transportarán fluidos, los cuales se encargarán de congelar el agua a 30 metros de profundidad, para evitar que la contaminación siga extendiéndose. La construcción no estará lista sino hasta marzo del 2015, tendrá un costo de $320 millones de dólares y usará suficiente energía como para alimentar 3300 casas.

Proyectos similares se han llevado a cabo antes en Estados Unidos, en casos de minas donde materiales contaminantes deben ser contenidos. El proyecto japonés también pretende descontaminar el agua congelada para regresarla al océano, y ha sido aprobada ya por la Agencia Internacional de Energía Atómica.

[New Scientist]



La historia del hombre que desafía la radiación en Fukushima y alimenta a los animales abandonados

Decenas de especies rondan en el sitio en un absoluto abandono, pero este hombre ha hecho una conmovedora diferencia.

Luego del Tsunami, uno de los efectos más catastróficos fue el accidente nuclear de Fukushima. Miles debieron abandonar sus hogares en un radio de al menos 12.5 millas, y en tal abandono, no solo quedaron las casas y algunas pertenencias; también cientos de animales: desde mascotas comunes como perros o gatos; vacas de granja, hasta cerdos, venados y  avestruces, quedaron desprotegidas entre la radiación.

Pocas personas han pensado en estos animales desprotegidos, pero un ser particularmente inspirador por su conciencia, compromiso y valentía, el japonés de 55 años Naoto Matsumura, regresó al lugar desde el 2011 para alimentar a cientos de animales. 

Matsumara primero regresó a cuidar de sus mascotas, pero luego se percató de que no podía regresar y llevarse simplemente a sus animales, sino que miles se encontraban en la misma situación, e inclusive muchos vacas estaban muriendo de hambre encerradas en sus corrales. Por ello, lleva ya cuatro años haciendo un servicio que pone en riesgo su vida: alimentar a todas estas criaturas. 

El gobierno prohibió a Matsumara  que viviera en la zona, pero su caso omiso y compromiso con su causa es evidente. Para alimentar a los cientos de animales, este personaje recibe donaciones, y su vida se ha convertido en dar esta protección a esta naturaleza olvidada. 

Uno de sus argumentos para no temer a la radiación es que, según los expertos, si llegara a enfermarse, las complicaciones comenzarían en 30 o 40 años. Para él, es justo la edad (pues tiene 55) en que los problemas de salud suelen llegar naturalmente.

Aquí algunas inspiradoras fotos de lo que se ha convertido su vida:

 



Si tu hogar es oscuro, a estas plantas les encantará

En caso de que cuentes con una extensión y exposición a la luz limitada, te compartimos algunas opciones para realizar tu propia terapia horticultural

La jardinería es una de las actividades que además de reafirmar la vida en el planeta, estimula al desarrollo tanto físico como emocional del individuo que realiza dicho cuidado a la naturaleza. Con increíbles y variados beneficios en la salud mental, la jardinería es utilizada como terapia horticultural para mejorar los niveles de optimismo, tranquilidad y discriminación de los placeres por la vida.

Desgraciadamente, no siempre es posible contar con un amplio espacio para plantar cuantas semillas y hierbas se nos ocurra. Por consiguiente hay que encontrar los productos necesarios para adecuarse a las condiciones de una vida urbana: luz, temperatura, espacio reducido y humedad, entre otros.

En caso de que cuentes con una extensión y exposición a la luz limitada, te compartimos algunas opciones para realizar tu propia terapia horticultural:

– Cissus. Originaria de África, sur de Asia, Australia y Nueva Guinea, esta planta es ideal para un ambiente templado y poca luz. Puedes colocarla en una maceta y colgarla en el techo.

– Helecho. Por lo general esta plantas crece en zonas húmedas, aunque se adapta con facilidad a diferentes tipos de hábitats. Es fácil de cultivar, al colocarla en una maceta sobre el suelo.

– Yuca. Al ser endémica de regiones áridas, se adapta fácilmente a la poca cantidad de agua. Puedes colocarla en una maceta sobre el suelo. Es muy fácil de cultivar.

– Camelia. Elegante y perenne, esta planta es elástica y resistente al frío. No hay que dejarla sin agua; necesita de cierta cantidad de líquido y tierra.

– Cala. Esta planta bulbosa puede aguantar algunos grados bajo cero, aunque requiere una posición en semisombra.

– Gardenia. Le gusta que le dé el Sol al menos unas cuantas horas, por lo que prefiere un abono y quelatos de hierro.

Fotografía principal: Jennifer Murawski