McDonald’s y Burger King ceden y dejan de lavar su carne con amoniaco

Tras una demanda del chef británico Jamie Oliver, algunos restaurantes de comida rápida han dejado de recurrir a una nociva práctica que ‘desinfecta’ la carne con amoniaco.

images (1)

La compañía detrás del infame limo rosa, Beef Products Inc, se ha dedicado desde el 2002 a procesar los residuos de carne y usarlos para rellenar productos como salchichas y hamburguesas. Parte del proceso que resulta en este relleno, utilizado para dar consistencia a estos productos incluye “lavar” estos residuos con hidróxido de amoniaco para desinfectarlos, ya que con frecuencia contienen salmonella o Escherichia coli.

Hace un par de años el chef Británico Jamie Oliver, denunció la terrible práctica del amoniaco y limo rosa en su programa de televisión, diciendo que “Básicamente, estamos tomando un producto que sería vendido de la manera más barata como alimento para perros, y se lo estamos dando a seres humanos”.

Parte del problema con el limo rosa es que es de uso común, y solía ser utilizado ampliamente por Taco Bell, McDonald’s, Burger King y otras corporaciones alimenticias en Estados Unidos, a pesar de contener altos niveles de amoniaco. El New York Times estima que en el 2008, el sistema de comidas de escuelas públicas de E.U.A utilizó 2.5 millones kilos de carne procesada con amoniaco. Adicionalmente, las marcas de alimentos que utilizan el limo rosa en sus productos no tienen que decirles a los consumidores que los alimentos contienen amoniaco ya que se considera “un componente en el proceso de producción”.  Además de que el lavado con amoniaco no garantiza que la carne estará libre de E. Coli o salmonella, ya que “desde el 2005, E. Coli ha sido encontrado 3 veces, y salmonella 48 veces”, en la carne, según el New York Times.

Afortunadamente, haya sido por el movimiento iniciado por el chef británico o por otra razón más cercana a la salud de los consumidores, hacia finales del 2011 McDonald’s, Burger King y Taco Bell anunciaron que cesarían el uso del limo rosa en sus productos norteamericanos. Según Arcos Dorados, el representante de la franquicia de McDonald’s en Latinoamérica, esta práctica no se emplea en la región ya que utilizan carne de proveedores locales.

Oliver ha logrado establecerse como un defensor de la comida nutritiva al oponerse a procesos industrializados, y a la vez ha sido promotor de un exitoso programa escolar en el que los niños cultivan su propia comida orgánica.

En el video podemos ver a Jamie Oliver demostrando como se prepara el limo rosa:

[Examiner]



McDonald’s, KFC y Burger King, con residuos fecales en sus bebidas frías

De acuerdo con el departamento gubernamental que establece los estándares de inocuidad en el Reino Unido, Defra, estos niveles de contaminación fecal no debería estar presente en las aguas usadas para el consumo humano.

Hace un mes, el programa de la BBC, Watchdog, liberó un capítulo sobre muestras de residuos fecales en las bebidas frías de tres multinacionales cafetaleros en Reino Unido. Ahora, como dando continuidad al tema, el programa televisivo volvió a encontrar bacterias fecales en los hielos de McDonald’s, Kentucky Fried Chicken –KFC– y Burger King del mismo país. 

Las muestras de 10 empresas con sucursales en Reino Unido, revelaron la presencia de esta bacteria conocida como coliforma fecal en tres muestras de McDonald’s, seis de Burger King y siete de KFC. De esas muestras, cuatro de Burger King y cinco de KFC con niveles “significativos” de dicha bacteria. 

 

De acuerdo con el departamento gubernamental que establece los estándares de inocuidad en el Reino Unido, Defra, estos niveles de contaminación fecal no debería estar presente en las aguas usadas para el consumo humano. En palabras de Tony Lewis, encargado del sector de educación en Chartered Institute of Environmental Health, “Es extremadamente preocupante. Cuando encontramos estos números en las muestras, se tiene que dirigir hacia las personas que hacen el hielo, que manejan el huelo, y que están transferiéndolos a los clientes de las bebidas. Y también se tiene que dirigir a la potencial falla higiénica de las máquinas mismas: ¿se están manteniendo limpias?”

 

Frente a estos resultados, McDonald’s anunció al respecto: “Es bueno saber que Escherichia coli –E. coli–, la bacteria que se considera el indicador más preciso de contaminación fecal, no se encontró en ninguna de las muestras de hielo de los restaurantes de McDonald’s. Se encontraron en bajos niveles otros tipos de indicadores de bacterias, coliformes y enterococci. Estos pueden usarse como un gravamen de la higiene del agua, pero como se distribuyen ampliamente en el ambiente natural, no son indicadores confiables de riesgos potenciales para la salud.” Mientras que KFC expresó estar “impactado y extremadamente decepcionado” por los resultados, estableciendo nuevos y más estrictos procesos de inocuidad  en cada uno de sus productos. 

Más en Ecoosfera

Café chatarra: estos son los cafés de cadenas rápidas que más engordan



¿Después de este video volverás a ordenar una hamburguesa con queso?

Este video quizá te convenza de ya nunca comer una hamburguesa con queso de ya sabes qué franquicias trasnacionales.

Las hamburguesas tienen mala fama. Al menos aquellas que se venden casi en serie, en cadenas que todos conocemos porque están por todos lados. Se dice, por ejemplo, que las hamburguesas de las grandes franquicias trasnacionales tienen todo menos carne, o que por muchos años era usual lavarlas con amoniaco antes de cocinarlas, que se maquilan con mecánica obscenidad o incluso que no es extraño encontrar en su composición carne de caballo.

A esta poco honorable lista se suma ahora una posible evidencia del efecto que tiene el ácido hidroclórico sobre una clásica hamburguesa sencilla con queso de ya-sabes-dónde. ¿Por quéesta sustancia? Simple: porque es uno de los primeros ácidos que en tu estómago tiene contacto con los alimentos que consumes, uno de los primeros elementos que descomponen la materia para decidir si se convertirá en energía o solo se añadirá a esas reservas alrededor de tu cintura.

Y, como se ve en el video que acompaña esta nota, la hamburguesa no libra bien la prueba. Después de 3 horas y media sumergida en el ácido, su composición cambia a un cuerpo fofo, negruzco y sin embargo todavía reconocible. 

¿De qué están hechas esas hamburguesas como para que resistan así el efecto del ácido?

Sin duda  mejor optar por una deliciosa hamburguesa vegetariana.