Dragon Mart Cancún obtiene permisos necesarios para seguir con su construcción

La Sala Constitucional y Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo falló en contra del Ayuntamiento de Benito Juárez, obligándolo a otorgar la licencia de construcción.

Tal parece que Dragon Mart Cancún, el monstruo chino, sí llevará a cabo la construcción del mega-centro comercial dedicado a la venta de productos exclusivamente chinos. Después de meses de deliberar, la Sala Constitucional y Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo falló en contra del Ayuntamiento de Benito Juárez, obligándolo a otorgar la licencia de construcción del centro comercial. Este proyecto se ubicará a menos de 3.5 kms de la costa y del  Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, una reserva natural de aves que además pertenece a la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO.

Según Greenpeace, esto significa que a pesar de que el proyecto ya recibió el permiso del Ayuntamiento de Benito Juárez, existen aún varias trabas que podrían impedir que se termine de construir. Dragon Mart aún debe obtener permisos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a causa del posible impacto natural de la construcción de 1 millón de metros cuadrados de este proyecto. En teoría, esto debería frenar por completo los trabajos en la zona ya que el Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos declaró que existe la posibilidad de que  “ocurra contaminación proveniente de tierra, principalmente filtración de aguas negras, ya que la zona costera aledaña al Parque Nacional carece de drenaje y muchas de las fosas sépticas están mal construidas.”

dragon-mart-cancun_2

Tulio Arroyo, presidente de una organización de Cancún que lucha por preservar las últimas zonas verdes de la región  explica que sería “aberrante” crear una nueva población segregada dentro de una población ya existente (refiriéndose a los  2 mil 500 comerciantes chinos que vivirán dentro del complejo Dragon Mart).

Julián Ricalde, el gobernador del municipio Benito Juárez que incluye a Cancún, explica que las preocupaciones de la población no tienen nada que ver con xenofobia, sino con el hecho de que “temen no poder competir con ese esquema comercial”.

Aunque el proyecto se puede percibir como una absoluta violación del suelo, una amenaza para las reservas naturales de la zona y el medio ambiente en general, así como para la población local que indudablemente no podrá competir con el bajo costo de los productos chinos,  el proyecto es apoyado por el PRI, el partido que gobierna el estado. Posiblemente ligado al gobierno de Peña Nieto, que busca mantener estrechas relaciones comerciales con China (aunque Peña Nieto no ha hecho ninguna declaración al respecto de Dragon Mart).

[Green Peace]

[LA Times]

[Dragon Mart Cancún]



Esto es lo que dice Greenpeace acerca del ecocidio en el manglar de Tajamar

El fin de semana las autoridades del Gobierno de Quintana Roo destruyeron 57 hectáreas de manglar para dar paso a un proyecto turístico impulsado por Fonatur sin importar el destino de flora y fauna única del lugar.

Antes de la madrugada de este sábado, si pasabas por Tajamar, en Cancún, podrías ver 57 hectáreas de manglar que aún daban la lucha por sobrevivir. Este mangle había logrado sobrevivir gracias a las acciones del movimiento “Salvemos Manglar Tajamar” y hasta de un grupo de niños quienes se organizaron para defenderlo de la codicia de empresarios y autoridades que buscan crear el complejo turístico “Malecón Tajamar”.

Este manglar de miles de años fue devastado con la ayuda de policías municipales, estatales y de toneladas de maquinaria pese a las irregularidades en las que incurrió el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), quienes falsearon información al punto de negar incluso la existencia del mismo manglar. Esta zona destruida con el visto bueno de las autoridades estatales y federales era el hogar de cocodrilos, iguanas, aves y serpientes entre otras especies.

IMG-20160118-WA0029

La pérdida de un manglar no es ni debe ser trivial, hablar del manglar es describir las costas mexicanas, pues México es uno de los países que más extensiones de manglar tiene en el mundo, de acuerdo con Conabio (1). Estos arbustos y árboles retorcidos modelan las desembocaduras de agua dulce al mar, pues entre sus características está soportar la salinidad del agua que se encuentra entre los límites del agua dulce con el agua salada. Allí forman un paisaje único, permitiendo la coexistencia de un sinnúmero de especies que se ven beneficiadas por la protección que esta vegetación otorga.

El manglar provee al ser humano de una gran cantidad de beneficios también llamados servicios ecosistémicos, albergan una gran cantidad de especies que se utilizan para el comercio pesquero, es utilizado como una fuente de energía al servir de leña y además forma una barrera natural contra las inundaciones, por lo que actúa como un muro contra huracanes. También impide la erosión de las zonas costeras, actúa como un filtro natural manteniendo la calidad del agua y es refugio para una gran cantidad de flora y fauna.

IMG-20160118-WA0027

De acuerdo con la FAO, en las últimas dos décadas más de 35 por ciento (2) del manglar se ha perdido en gran parte por su tala indiscriminada y los efectos del cambio climático, sin embargo la destrucción de este bosque con fines inmobiliarios ha sido una de las mayores causas de su extinción en México. No es de sorprendernos que las inundaciones golpeen más frecuentemente en estas zonas afectando, de sobremanera, a quienes menos tienen.

Greenpeace México condena la destrucción del manglar de Tajamar y exige a las autoridades federales y estatales detener estas obras que atentan contra el ecosistema hasta que no se resuelvan y transparenten los procesos y recursos interpuestos por la sociedad civil. Si las obras son suspendidas es posible que el manglar se recupere de forma natural. Con el proyecto depredador de Fonatur no sólo se le ha dado un golpe duro al manglar mexicano, también a muchas plantas y animales que dependen de él, a México, su riqueza natural y a la sociedad.

Para encontrar más información con respecto al trabajo de las organizaciones de la sociedad civil en Tajamar entrar a la web de Salvemos Manglar Tajamar.

*Miguel Rivas es responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace México y actualmente es candidato a Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Twitter del autor: @migrivass

Referencias

1) http://www.biodiversidad.gob.mx/ecosistemas/manglares2013/pdf/minuta_tipos_de_manglar.pdf

2) Status and trends in mangrove area extent worldwide. By Wilkie, M.L. and Fortuna, S. Forest Resources Assessment Working Paper No. 63. Forest Resources Division. FAO, Rome, 2003.

Crédito de las fotos: Salvemos Manglar Tajamar



Victoria de México contra Dragon Mart (aunque aún no definitiva)

La cancelación del proyecto ha despertado el contento de los ambientalistas, aunque esta determinación puede ser aún impugnada por los empresarios

Dragon Mart es un proyecto chino que pretendía construirse a a 3km de la costa, a 18km del sur de Cancún. Simbólica y operativamente este plan en la región era imprescindible para China, algo así como una conquista geopolítica, pues se trataría del centro de distribución de productos chinos más importante de Latinoamérica. 

Desde su inicio el proyecto despertó el rechazo, sobre todo de grupos ambientalistas, pues el sitio estaría asentado en en la zona más importante de humedales de Puerto Morelos, lo que prácticamente implicaría una futura devastación del mangle y el arrecife, por la previsible ampliación del muelle para recibir cargueros multimodales.

Durante más de 2 años de vaivenes jurídicos -pues primero el ayuntamiento de Cancún negó la licencia de construcción, pero luego un juez obligó a otorgar los permisos, la sociedad civil y, por ejemplo, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) estuvieron advirtiendo sobre que el proyecto también requería del permiso de la instancia federal, la SEMARNAT. 

Tras estos sucesos, finalmente el día de ayer el gobierno anunció que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente  (Profepa) clausuró las obras de Dragon Mart por el daño ambiental a la zona. Sin embargo, el titular de Profepa, Haro Bélchez, y el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, reconocieron que la clausura puede ser impugnada. Por su parte, el economista Juan Carlos López Rodríguez, director y socio comercial de Dragon Mart, dijo que “el fondo del asunto sigue en litigio y se llevará por lo menos unos 10 meses”.

Aunque los ambientalistas y distintos sectores sociales han celebrado la resolución de la Profepa aún queda un halo de desconfianza, pues el gobierno federal ha dado una conferencia de prensa para dar a conocer la clausura del proyecto mientras discretamente advirtieron que los empresarios aún podrán impugnar. No obstante, el trayecto que ha tomado este proyecto pinta para que su fracaso sea factible, un logro impregnado de una gran influencia ciudadana.