marijuanadog

Darlen Arden es una autoridad en el cuidado de los perros, ha escrito varios libros y da cátedras sobre el tema. Arlen afirma que cuando un perro padece dolor, hay que hacer lo posible por disminuirlo; por ello, propone considerar el uso de la marihuana medicinal para animales:

[La cannabis] ha hecho mucho bien a los pacientes con cáncer y aun con esto, en la mayor parte de EEUU, su uso no sólo está prohibido para animales sino también para humanos, pese a que funciona. Esto sólo porque el gobierno teme a los “drogadictos”, aunque este miedo signifique castigar a las personas enfermas. Me parece disparatado.

Arden no es liberal ni conservadora, simplemente aboga por las políticas que le parecen sensatas. Nunca ha fumado marihuana, pero ha investigado mucho sobre el tema y se ha vuelto defensora. Entre el alivio que el consumo de cannabis representa para algunos pacientes y los impactos negativos de la prohibición en la sociedad, a Arden le parece obvio que debería legalizarse.

En California, donde los dispensarios de marihuana medicinal existen desde 1996, ya hay animales que han sido tratados con esta hierba.

Doug Kramer, de la ciudad Los Ángeles, fue el primer veterinario en el país en ofrecer cannabis medicinal para los perros. Kramer dijo que había tratado con marihuana a su husky en edad avanzada, llamado Nikita, para ayudarla a recuperar peso y comer adecuadamente, y funcionó.

Kramer también señaló que el ingrediente activo de la marihuana, el THC, podría ser la llave para mitigar el dolor de muchos perros enfermos.

Barry Kellog, veterinario consejero de la Humane Society of the U.S., afirma que a veces el sentir público se impone a la investigación científica y eso es peligroso, ya que deberían conocerse con profundidad los efectos de la cannabis en los animales antes de suministrarles esta droga.

Arden opina que es responsabilidad del dueño y del veterinario mantener la droga fuera del alcance del perro y darle sólo la cantidad necesaria de medicamento, tal como con un niño.

“Si es necesario mitigar el dolor de un animal indefenso que no puede hablar, hay que hacerlo. Ve con un veterinario y no permitas que sufra”, opina la especialista.