4 apps para promover la atención, evitar la distracción y fomentar la creatividad

Mantener la atención en el mundo actual es una tarea difícil; afortunadamente los programadores también toman en cuenta las necesidades espirituales para promover algunas soluciones que nos ayuden a concentrarnos mejor.

meditation

Una nueva oleada de apps está llegando a los teléfonos móviles para echar abajo el mito del multitasking y promover la concentración y la atención consciente sobre una sola tarea. No se trata de apps solamente basadas en la productividad, sino que echan mano de técnicas de meditación trascendental y las “traducen” a formas prácticas para la agitada vida moderna.

No importa si nos dedicamos a la contabilidad o a la escritura creativa: todos necesitamos ser creativos, de una u otra manera, para resolver todos los pequeños asuntos de nuestra vida cotidiana. Lo que estas apps promueven son ejercicios que pueden ayudarnos a hacernos conscientes de la dirección de nuestra atención, de modo que podamos colocar la misma en las actividades donde la requerimos. Realizar una sola tarea en lugar de hacer malabarismos con 10 de ellas es lo que generaría a la larga una mejor producción y desempeño en lo que sea que hagamos.

OmmWriter

OmmWriter es un programa para escritores, guionistas y otros trabajadores de la palabra que permite procesar texto en una interfaz limpia y sin distracciones. Tanto los procesadores de texto clásicos como las interfaces de blog suelen estar plagadas de distractores, por lo que OmmWriter apela a la simplicidad, con algunos sonidos de máquina de escribir para que la atención se centre completamente en la escritura.

No encontraremos en este programa muchas opciones de edición, pero la idea es más bien que puedas concentrarte en escribir lo que necesites y luego editarlo en otra parte. Al conectar los audífonos puedes estar inmerso en una especie de simulacro de “máquina de escribir”, con sólo tu texto y el sonido de las teclas (aunque también ofrece una pequeña selección de sonidos relajantes para acompañar el trabajo.

ReWire

ReWire

ReWire es una app que ofrece una sencilla interfaz de meditación aplicando técnicas de yoga y un poco de neurología portátil.

Se basa en la técnica de observar transiciones: cargas algunas canciones desde tu biblioteca de iTunes o utilizas algunos sonidos de la misma app y presionas un botón cuando el sonido se interrumpe. Funciona un poco como un juego de video donde la app promedia tu atención contando tu velocidad de respuesta.

Se recomienda utilizar ReWire antes de tener una junta o de ponerse a trabajar, de modo que la atención esté mucho más afinada y lista para responder a las cambiantes situaciones a las que nos enfrentamos todos los días, promoviendo una sensación de claridad y atención consciente después de cada sesión.

Buddhify

biddhify

Al igual que ReWire, Buddhify toma recursos de formas tradicionales de meditación y compone pequeñas sesiones de atención consciente en diferentes ambientes (con alternativas predeterminadas para mantener y ejercitar la atención durante una caminata, en el gimnasio, de viaje o en la propia casa.)

Buddhify presenta cuatro tareas u opciones a elegir: claridadconexiónestabilidad atención en el cuerpo. Cada una te presenta una sencilla tarea que deberás seguir a través de instrucciones sencillas y una interfaz agradable.

Sus desarrolladores están conscientes de que los mejores resultados de la meditación se dan en ambientes sin distracciones, pero la idea detrás de Buddhify es que te sea posible entrar en una dinámica de meditación en cualquier espacio o tiempo libre que tengas, con lo que la práctica se volverá más constante y fluida a medida que se vuelva un hábito cotidiano.

Coffivity

coffivity

Todos hemos escuchado historias (incluso contadas por nosotros mismos) de que las cafeterías o lugares con gente y ruido pueden ser benéficos para la atención, pues de alguna forma el murmullo de fondo y el sonido de la loza crean un sonido constante, una especie de lienzo sobre el cual podemos acceder a nuestra creatividad de manera más sencilla.

Basados en esta premisa, los creadores de Coffitivity te permiten reproducir los sonidos propios de una cafetería y mezclarlos con tu propia música, para tener los beneficios del sonido circundante en el silencio de tu propio lugar de trabajo. Probablemente esta sea la app más extraña de las que presentamos, pues se trata de un hack psicológico para hacer que nuestra mente se active del modo en que lo hace cuando estamos en un lugar con mucha gente, pero sin tener que lidiar con todos los distractores externos.

[MNN]


Los beneficios de la meditación se quedan contigo hasta por 7 años

Esta práctica trasciende el tiempo que pasas inmerso en ella.

Meditar es una práctica que impacta inmediatamente en nuestra psique y cuerpo: en cuanto cerramos los ojos y nos dejamos llevar por los caminos de la meditación, un nuevo e inusitado mundo se abre ante nosotros. Transitar dichos caminos es, sin duda, una forma de vivir el momento y de alcanzar rápidamente estados de paz interior que en el ajetreo cotidiano suelen ser inaccesibles para nosotros.

meditacion beneficios estudios-23
Foto: Hayden Williams

Sin embargo, en un estudio reciente realizado a 60 voluntarios se comprobó que la meditación es más que mera inmediatez: sus portentosos beneficios a la salud pueden permanecer años con nosotros.

Los investigadores de la Universidad de California encargados de este estudio ya habían comprobado, en el 2007, que el mejor rendimiento cognitivo que proporcionan las sesiones de meditación constantes –específicamente, de meditación mindfulness– dura hasta por 3 meses. Dando seguimiento a dicho resultado, los investigadores confirmaron ahora que este tiempo se extiende hasta por 7 años.

meditacion-beneficios-duracion-meditar-salud

En ambas investigaciones quedó clara una cosa: no sólo los beneficios cognitivos de la meditación permanecen más allá del momento de meditar, sino que una práctica constante mantiene las funciones del cerebro en un estado óptimo durante toda la vida. De esta manera, se pueden prevenir todo tipo de enfermedades y tener mayor salud incluso en edades avanzadas.

 

En cuanto salgo de mi sesión de meditación siento que el mundo me devora otra vez… ¿por qué?

Si ya practicas o has practicado meditación, puede ser que hayas sentido que la paz que te proporciona una sesión se desvanece rápidamente. Lo cierto es que nada puede hacer desaparecer el estrés, la ansiedad o la fatiga de manera definitiva: precisamente por eso, la meditación es una práctica que demanda constancia y disciplina.

meditacion beneficios estudios-

No obstante, los participantes del estudio mencionado dijeron sentir también una mejora en la habilidad para manejar el estrés, y una menor tendencia a la depresión. Esto podría ser vital para combatir ciertas condiciones como la depresión, que padece por lo menos el 5% de los latinoamericanos, muchos de los cuales no están bajo tratamiento. Ahora bien: aunque lo estuvieran, el problema es que los fármacos antidepresivos suelen dejar de surtir efecto con el tiempo y generan una gran dependencia. Contrario a ello, la meditación es una fuente inagotable de bienestar que jamás pierde su poder.

Si a partir de investigaciones como esta –entre otras que ya han comprobado los beneficios de la meditación– la comunidad médica mundial comienza a tomar más en serio prácticas como el tao o el mindfulness, no cabe duda de que la salud colectiva mejorará como nunca antes.

 

* Imágenes: 1) CC; 2) Flickr Ian Burt; 3) Xataka



John Lennon: sobre las virtudes de la meditación y la religión del universo

En una breve carta enviada a una fan en 1968, Lennon explica por qué todos podemos (y debemos) meditar.

John Lennon fue un gurú. Su vida es un legado del que aún aprenden los artistas y los activistas de todo el mundo pero, también, todos aquellos interesados en prácticas religiosas o espirituales.

Porque Lennon transitó por los caminos de la psicodelia, más allá de la experimentación con sustancias como el LSD, a través de la práctica de la meditación, lo que a la postre llevó su creatividad a otro nivel.

Fue en 1968 que Lennon y los demás Beatles viajaron al Himalaya a un áshram, en una aldea llamada Rishikesh, con el fin de ampliar sus conocimientos sobre el yoga y las prácticas de meditación trascendental. Aunque en el viaje Lennon se desilusionó de uno de los guías espirituales más importantes de la época (Maharishi Mahesh Yogi, que aparece en la foto de abajo, en medio), lo cierto es que su interés por las prácticas de Oriente marcó su producción creativa. Fue en esta época cuando los Beatles hicieron discos tan memorables como el Abbey Road y el White Album.

john-lennon-meditación-yoga-religion-carta

Lo curioso del caso es que los Beatles, contrario a otros artistas que se acercaron a la meditación trascendental (como los Beach Boys o David Lynch), tenían un público más perceptivo, para el cual la banda inglesa representaba una inspiración. El interés de los Beatles y de Lennon por la meditación y las religiones orientales no pasó inadvertido, y menos en un país como Gran Bretaña, donde aunque hay libertad de culto la religión predominante es la cristiana.

Eso llevó a una fan llamada Beth a escribirle a Lennon y hablarle sobre sus inquietudes. Le preocupaba que Lennon y su banda perdieran el reino de los cielos al seguir otras religiones que no fueran la cristiana.

Esta fue la lúcida respuesta que le dio Lennon a Beth, en una de las cartas que son parte de la colección The John Lennon Letters y que nosotros obtenemos vía el portal Brain Pickings. En ella, Lennon habla de la meditación como un estado mental que no tiene por qué interrumpir otras creencias, y que nos lleva a la felicidad.

john-lennon-meditación-yoga-religion-carta

Querida Beth: 

Muchas gracias por tu carta y tus pensamientos bondadosos. Cuando leíste que estábamos en la india buscando la paz, etc., no es que necesitáramos la fe en Dios o Jesús –tenemos plena fe en ellos; es sólo como si fueras a quedarte con Billy Graham por un corto tiempo– sólo sucede que nuestro gurú (maestro) es indio –y nada podría ser más natural que el hecho de que nosotros viniéramos a la India, su casa–. Él también dirige cursos en Europa y en América –y probablemente nosotros iremos a algunos de estos también, a aprender y a estar cerca de él–.

La meditación trascendental no es opuesta a ninguna religión –está basada en las mismas verdades básicas de todas las religiones, el común denominador–. Jesús dijo: “el Reino de los Cielos está dentro de ti, y el quería decir precisamente eso –el Reino de los Cielos está a a la mano, no en un tiempo distante –o después de la muerte– sino ahora–.

La meditación toma a la mente y la lleva a ese nivel de conciencia que es la felicidad absoluta (Cielo), y mediante contacto constante con el estado –“la paz que sobrepasa todo entendimiento”– uno gradualmente se establece en ese estado incluso cuando no está meditando. Todo esto da una real experiencia de Dios –no por desapego o renuncia–; cuando Jesús estaba andando aprisa en el desierto durante 40 días y noches, él estaba seguramente haciendo alguna forma de meditación –no sólo sentándose en la arena a rezar–. Aunque yo fuese un verdadero cristiano –que intento serlo con toda sinceridad– eso no me priva de conocer al Buda –Mohammed– y a todos los grandes hombres de Dios. Dios te bendiga –jai guru dev (da las gracias al guru dev)–.

Con amor,

John Lennon

john-lennon-meditación-yoga-religion-carta

En esta respuesta Lennon nos invita a imaginar mundos, quizá no sin religión –como dijera pocos años después en su canción “Imagine”sino donde nuestras creencias y prácticas se complementen y enriquezcan con la sabiduría de todos los pueblos.

Acertadamente, Lennon dijo en una entrevista de 1967 con David Frost que todas las religiones eran lo mismo en todo el universo:

Sólo hay que abrir la mente para verlo. Buda fue genial, ya sabes. Y Jesús estaba bien. Es exactamente lo mismo.

Quizá podamos iluminar el inconsciente individual (y colectivo) si abrimos nuestra percepción y dejamos atrás los prejuicios. Y por supuesto si, como Lennon, practicamos la meditación.