Se descubre en India método para eliminar el fluoruro en el agua a partir de una hierba medicinal

Según investigadores de India, la planta tridax procumbens puede ser utilizada para filtrar el fluoruro del agua.

tridaxprocumbens

Investigadores en India han desarrollado un sistema de filtrado basado en una hierba medicinal, la cual, según afirman, puede eliminar fácilmente el fluoruro del agua.

La nueva tecnología presentada en un número del International Journal of Environmental Engineering utiliza partes de la planta tridax procumbens como filtro de biocarbono para el ion.

El agua potable puede contener fluoruro agregado por las compañías purificadoras como agente protector de dientes. Sin embargo los contenidos de fluoruro en el agua han desatado polémicas, puesto que el nivel seguro de contenido de esta sustancia en el agua es de 1.5 por libro.

El químico Malairajan Singanan de el Presidency Collegue en Chennai, apunta que han sido probadas varias técnicas para reducir el contenido de fluoruro incluyendo coagulación, precipitación, intercambio de iones, ósmosis reversa y electrodiálisis. Sin embargo los iones de metal con afinidad al fluoruro en una matriz de biocarbono representan un acercamiento prometedor.

Singanan ha investigado sobre tridax procumbens, que es una hierba medicinal en India, como filtro que absorba el fluoruro del agua.

La planta fue probada en la extracción de metales pesados en el agua. Singanan explica que cargando el tejido de la planta con iones de aluminio es posible crear un filtro seguro de biocarbono que absorberá los iones de fluoruro del agua, calentándola cerca de 27 Celisius con sólo 2 gramos de filtro de biocarbono.

El filtro de biocarbono puede ser una manera barata de desfluororizar el agua en regiones donde el nivel natural de este mineral es alto, como en el caso de China, Sri Lanka, España, Holanda, Italia y varios países de América.

[Rise Earth]



¿Cómo ahorrar agua del WC?

Reducir el consumo de agua en la cotidianidad parecería un reto.

Reducir el consumo de agua en la cotidianidad parecería un reto; sin embargo, al tomar consciencia sobre el impacto que genera la alta demanda de este líquido ante la verdadera cantidad a disposición, se requieren tomar actos que fomenten su cuidado. Un ejemplo de ello es el ahorro de agua en la cisterna del excusado; por ello te compartimos unos prácticos consejos para lograrlo: 

Consejos para ahorrar agua:

– Considera gadgets que permitan las descargas interrumpidas o las descargas dobles. Es decir, aquellos mecanismos con dos botones para las descargas. Mientras que uno, el más grande, utiliza 6 litros de agua; el otro, el más pequeño, sólo descarga 3 litros. En cuanto a las descargas interrumpidas, se trata de un sólo botón con la posibilidad de interrumpir la descarga mientras el desagüe se realiza: se logra apretando por segunda vez el mismo botón de descarga, facilitando que se regule el consumo de agua. 

– Introduce en la cisterna una botella con agua. Se trata de un mecanismo
 antiguo que ayuda a ahorrar el consumo de agua mediante una botella con agua ubicada lejos de la válvula. La botella ocupará parte del espacio del agua, ahorrando notablemente el consumo de 6 litros a 3 ó 4 litros. 



Esto fue lo que se encontró en 15 000 muestras de agua de la Ciudad de México

Pese a ser Patrimonio cultural del mundo por la UNESCO, Xochimilco guarda en sus aguas residuos de suciedad, toxicidad y putrefacción.

¿Qué tan limpia es el agua de la Ciudad de México? A simple vista comienzan a surgir dudas. 

¿Cuán contaminada se encuentra el agua de la Ciudad de México? El arquitecto Elias Cattan, presidente de la firma arquitectónica Taller 13, desarrolló un proyecto para tratar de responder a esta pregunta. Con la inquietud de desarrollar un método de limpieza acuífera para la capital del país, Cattan y su equipo comenzó a cuantificar la calidad del agua en la región. Para lograrlo, se dirigió a los canales de Xochimilco y recolectó muestras de sus aguas con los restos de alcohol, comida chatarra y residuos de las fiestas portátiles que suceden a diario. 

Pese a ser Patrimonio cultural del mundo por la UNESCO, Xochimilco guarda en sus aguas residuos de suciedad, toxicidad y putrefacción. Después de recuperar algunas muestras del agua, Cattan encontró pequeñas partículas que se retuercen entre el líquido fangoso, restos de algas color neón y pedazos de basura. Sorprendentemente este sitio no fue el único que mostró muestras con estas características: otra docena de lugares de la zona metropolitana también contaban con aspectos muy similares. En total, unas 15 000 muestras de toda la ciudad. 

Para Cattan, “El sistema acuífero de la Ciudad de México va en contra de su propio funcionamiento en esencia. La ciudad se está deshidratando a sí misma. Estamos mezclando nuestra agua con desperdicios tóxicos y luego bombéandolos a través de una red compleja de pipas. Y sucede algo similar como cuando el ser humano está deshidratado, la Ciudad de México tiene diarrea.”

Incluso agrega que ha sido histórica la nociva administración del agua en la ciudad: si bien al principio, previo a la conquista española, las comunidades indígenas mantenían una vínculo especial con el agua, en la actualidad se lleva una relación complicada y desaprovechada. El mal uso del agua comenzó con la llegada de los españoles: “Los primeros colonos llegaron de climas áridos, por lo que no sabían qué hacer con el agua. Y en vez de vivir con ella, decidieron ‘conquistarla’.” El resultado fueron más de 500 años de aniquilación del agua: el desarrollo de un sistema acuífero en el que no sólo se desaprovechaba el agua, también se contaminaba con los deshechos y la suciedad de la población. 

De acuerdo con su investigación, cerca de 1/4 del agua disponible se escapa por las fallas de pipas provocando escasez de este recurso natural en regiones rurales; por ejemplo, en las zonas más marginalizadas llega a suceder que no hay agua durante un mes y cuando la hay, tiene tintes verdosos y olores desagradables. E incluso, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México encontraron un mayor número de casos de enfermedades relacionados con agua en malas condiciones que en otras regiones del mundo. 

Sin embargo, afirma Cattan, la Ciudad de México no tiene que continuar viviendo esta realidad: pese a la devaluadora corrupción que habita en la capital mexicana, existen numerosas formas de enfrentar esta crisis de agua. Y todo comienza por la toma de consciencia de los habitantes mediante la educación y campañas ambientales. El objetivo es que una vez que las personas estén conscientes de la importancia de sus acciones diarias en el agua que beben, promover una “declaración del agua” ante el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, para llevar a cabo una renovación de la administración acuífera del país. Para Cattan, el daño hecho es aún reversible.