dogpoo2

En un pueblo español llamado Brunete, un grupo de voluntarios identificó a la gente que dejaba las heces de sus perros en las banquetas. Platicaron con ellos acerca del nombre y la raza de sus mascotas y rastrearon la dirección de los dueños en el censo de mascotas del ayuntamiento para hacerles llegar el excremento que no habían recogido, empaquetado en cajas que decían: “Objeto perdido”.

Los 20 voluntarios devolvieron 147gr de heces fecales, y reportaron que el 70% de la gente que paseaba a sus perros no recogió el excremento.