La pobreza alimentaria aumenta cada vez más en Estados Unidos

Las condiciones del mundo actual hacen que cada vez más gente del llamado “primer mundo” o países desarrollados experimente dificultades para alimentarse a sí mismos y a sus familias.

poverty_hungry

El Pew Research Center (PRC) ha elaborado la siguiente gráfica sobre gente que no puede permitirse en ocasiones comprar su propio alimento:

food

En la gráfica destacan países africanos como Uganda y Senegal, y un país en desarrollo como México, donde millones de personas viven en extrema pobreza. Sin embargo, es de notarse que los Estados Unidos (cuyo ingreso per cápita anual es de alrededor de $55 mil dólares) posea una tasa del 24% de población que en ocasiones es incapaz de alimentarse a sí misma por falta de recursos económicos.

Analistas del PRC afirman que este nivel de escasez en Estados Unidos recuerda más a la experiencia de países como Indonesia o Grecia que a los propios del “primer mundo”, como Inglaterra o Canadá, añadiendo que el porcentaje de estadunidenses que el año pasado no pudieron alimentar correctamente a sus familias es el doble que en Italia y Canadá, y triplica el porcentaje de Alemania. Al hambre se agrega el 31% de la población de EU que no puede pagar por el acceso a la salud y el 27% para el vestido.

La situación de pobreza en EU no deja de ser alarmante, pero sirve sobre todo para contrastar el estado general del mundo con quienes –se supone– son aún una de las mayores potencias económicas del mundo. El acceso medio de 14 países en desarrollo a nivel mundial se mantiene en un nivel medio de 49% para alimentación, 55% de acceso a la salud y 56% de acceso a vestimenta. Uganda sigue siendo el país con el más bajo nivel de acceso a estos servicios básicos.

[Co. Exist]



Hay mucha comida en el mundo… pero el hambre va al alza por tercer año consecutivo

Explicarnos esta paradoja es clave si queremos hacer algo al respecto.

Si existe una prueba irrefutable de nuestra involución como especie, esta sin duda tiene que ver con la cuestión de la alimentación a nivel mundial. Porque pocas cosas hay más asombrosas –y tristes– que esa extraña correlación entre hambruna y obesidad, o entre producción y desperdicio, que se ha vuelto tan común en el vital ámbito de la alimentación humana.

hambre-mundo-desperdicio-comida-erradicar

Algunos datos bastan para confirmarlo de manera contundente: cada año se producen miles de millones de toneladas de comida, de la cual poco más de mil millones se desperdicia.

La comida que se desperdicia podría alimentar a 2 mil millones de personas.

Al mismo tiempo, el hambre aumenta exponencialmente en regiones del mundo como África y Sudamérica –desde el 2015, ha habido un incremento constante de la hambruna en estos países– y la obesidad se vuelve una epidemia en otros países, como México, Estados Unidos y Nueva Zelanda.

Según el último reporte de la FAO, The State of Food Security and Nutrition in the World:

821 millones de personas –es decir, 1 de cada 9– padecen hambre.
673 millones de adultos –es decir, 1 de cada 8– tienen obesidad.

Esta situación parece ser una de las mayores paradojas de nuestro tiempo. No parece que ninguno de estos problemas alimentarios vayan a poder ser resueltos en el mediano plazo, aunque una de las metas de las Naciones Unidas es erradicar el hambre para el 2030.

 

Pero, ¿por qué sucede esto?

El diagnóstico de la FAO sobre la hambruna indica que esta paradoja alimentaria se debe, por un lado, a los conflictos violentos en algunas partes del mundo, y por el otro, al cambio climático. Se hace énfasis en las condiciones de cada nación, que incluyen qué tan sofisticados o anticuados son los sistemas de agricultura y cuánto se puede promover el cultivo de alimentos pese a las extremas condiciones climáticas.

No obstante, existe algo más importante a tomar en cuenta: las malas prácticas de países como Estados Unidos. En este país se producen tantas cosas –comida incluida– que si todos viviéramos como un estadounidense promedio harían falta cinco planetas que sustentaran tal despilfarre de recursos. Además, aunque Estados Unidos también está enfrentando una severa crisis, sigue siendo el país donde más comida se desperdicia: 150 mil toneladas al año.

hambre-mundo-desperdicio-comida-erradicar

La paradoja, así, se vuelve aún más paradójica –si cabe–, ya que el hambre no es sólo consecuencia de no poder cultivar por las condiciones de violencia que imperan en algunos países o por cómo les afecta el cambio climático, y ni siquiera se debe a una “mala distribución” de la comida.

En realidad, la hambruna sólo podría ser erradicada si no se desperdiciara más del 40% de la comida a nivel mundial, como nos hizo saber Anthony Bourdain en una de sus últimas denuncias audiovisuales.

 

El problema es que esto no sólo depende de nosotros…

Desperdiciar comida es algo que podemos evitar, pero eso significa sólo una pequeña contribución individual a un problema que nos rebasa. Y es que lo realmente importante es que los alimentos dejen de verse como una mercancía. En ese sentido es urgente transformar las prácticas de las grandes empresas, así como los esquemas de producción y distribución de los alimentos.

hambre-mundo-desperdicio-comida-erradicar

Porque el desperdicio en los hogares es sólo el último eslabón en una cadena de pérdidas que comienza desde el campo mismo, y que continúa en los almacenes, en los centros de embalaje y en los supermercados, hasta llegar a los restaurantes y a las alacenas de nuestras casas. Durante todo el proceso el desperdicio está implícito, y esto se debe a la dinámica que han impuesto los monopolios de los alimentos.

Por eso es importante propulsar la creación de economías locales donde se instaure una dinámica en pequeño que haga del proceso de producción, distribución y consumo de alimentos algo mucho menos complejo. Algo así es lo que propone el movimiento Slow Food, que marca la pauta hacia la cultura alimentaria del futuro.

Al mismo tiempo debe promoverse una ruralidad moderna y sostenible que haga atractivo para las nuevas generaciones regresar al campo, para así restablecer la soberanía alimentaria de las naciones –y que ya no dependan de Estados Unidos–.

hambre-mundo-desperdicio-comida-erradicar

¿Y en las ciudades? Sin duda, podemos contribuir cultivando nuestra propia comida y no desperdiciando nada de nuestro plato –y cuando decimos nada, es nada: puedes hacer composta con cualquier resto de origen vegetal–. Además, es importante reducir el consumo de carne, pues con el mismo alimento que se engorda al ganado se podría alimentar a millones de personas, y la producción de carne implica un gasto monumental de recursos vitales que puede evitarse.

Sólo así será realista plantear la erradicación de la hambruna.

…quizá no para el 2030, como propone la FAO, pero sí lo antes posible. ¿O tú qué opinas?



La desigualdad medida con tu juguete favorito

Niños alrededor del mundo, de diferentes niveles económicos, revelan sus juguetes favoritos. El contraste y las similitudes son sorprendentes.

Si quieres entender el mundo, mira cómo vive la gente. Bajo esta idea surge el proyecto de la Fundación Gapminder que retrata a familias alrededor del mundo que ganan desde 45 dólares hasta más de 3,000 dólares al mes.

La Fundación visitó cientos de hogares con poderes adquisitivos diferentes, para fotografiar los juguetes favoritos de niños y niñas.

Los juguetes fueron el índice que sirvió para comparar cada lugar, ingreso y familia. La diferencia es sorprendente.

Las fotografías ofrecen una visión íntima de la vida cotidiana y aunque el contraste en los ingresos es considerable, también se comparten algunas similitudes.

 

Mismas necesidades, diferentes oportunidades

Todos necesitan comer y dormir. Según sugiere el proyecto, todos tienen las mismas necesidades, pero las soluciones son diferentes dependiendo del ingreso. Incluso en el mismo país, las personas pueden tener ingresos muy diferentes.

En las noticias, las personas en otras culturas parecen más extrañas de lo que son. Visitamos a 264 familias en 50 países y recolectamos 30,000 fotos.

Otra de las conclusiones que arroja el proyecto es que la vida cotidiana en el mundo no es tan diferente a como se piensa, por ejemplo, desde los medios de comunicación. La vida es más parecida entre sí para las personas con el mismo nivel de ingresos en culturas y continentes distintos.

En una casa de la India que vive con 80 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una muñeca de plástico rota.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 8

 

En una casa mexicana que vive con 1,093 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una guitarra eléctrica.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 12
Zoriah Miller, de Dollar Street

 

En una casa colombiana que vive con 145 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una pelota de plástico.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 5
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa de Costa de Marfil que vive con 61 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un zapato.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 26
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa estadounidense que vive con 4,650 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es el equipo de béisbol.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 9
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa en la India que vive con 65 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un bat de cricket hecho en casa.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 21
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa jordana que vive con 583 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una tableta.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 14
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa de Burundi que vive con 29 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es el maíz seco.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 22
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa keniana que vive con 3,268 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una tableta.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 10
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa ucraniana que vive con 476 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un teléfono celular.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 1
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa china que vive con 2,235 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es un modelo de tanque militar.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 11
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa palestina que vive con 112 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una botella de plástico.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 7
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa colombiana que vive con 123 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una pelota de futbol.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 6
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa en la India que vive con 29 dólares al mes por adulto, el juguete favorito es una botella de plástico.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 25
Zoriah Miller, de Dollar Street

En una casa ucraniana que vive con 694 dólares mensuales por adulto, el juguete favorito es una figurita de Lego.

la-desigualdad-medida-con-juguetes-fotografias 13
Zoriah Miller, de Dollar Street