Cambiar a una dieta vegetariana podría aumentar tu esperanza de vida

Una dieta rica en vegetales puede aumentar no sólo la cantidad de años que vives sino también tu calidad de vida al prevenir el desarrollo de enfermedades relacionadas con el consumo de proteínas animales.

Veggies-Yum

Vencer completamente a la muerte aún está muy lejos de las capacidades humanas –sin embargo, una dieta rica en vegetales y un estilo de vida saludable pueden ampliar tu expectativa de vida dramáticamente como lo demuestra un nuevo estudio publicado el 3 de junio en el Journal of the American Medical Association, el cual tomó en cuenta la dieta de 73 mil personas para sacar algunas conclusiones interesantes.

El estudio (uno de los más largos de su tipo y hecho durante varios años) comparó la longevidad de personas que incluían carne en su dieta regularmente y las que casi no lo hacían, dividiéndolas en cuatro tipos de vegetarianos:

Veganos: Que no comen ningún tipo de producto animal;

Lacto-ovo vegetarianos: Que comen productos lácteos y huevo;

Pescovegetarianos: Que comen pescado pero rara vez carne; y

Semi-vegetarianos: Que no comen carne más de una vez a la semana.

El estudio se llevó a cabo con miembros de la Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día, en su sede de California, por lo que pudo llevarse un control preciso de los participantes del estudio al estar enfocados en una comunidad. Desde que comenzó la recolección de datos fallecieron 2,570 participantes, así que los investigadores publicaron los datos en términos de la probabilidad de morir durante el tiempo del estudio.

En este contexto, quienes tienen las menores probabilidades de fallecer por enfermedades relacionadas con el consumo de carne (o bien, aquellos que tienen mayores probabilidades de vivir más tiempo) fueron los pescovegetarianos seguidos por los veganos y los lacto-ovo vegetarianos. Los grupos vegetarianos tuvieron en promedio 12% menor riesgo de morir durante el periodo del estudio comparado con los consumidores de carne. Estudios previos han demostrado que las dietas vegetarianas se asocian a un menor riesgo de sufrir enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, obesidad, enfermedades del sistema circulatorio e hipertensión.

El estudio tiene un par de particularidades. Por ejemplo, el hecho de que todos los participantes pertenezcan a la iglesia de los Adventistas del Séptimo Día, en términos del estudio, implica que tienen un estilo de vida relativamente similar, pues su religión les prohibe fumar, alienta el ejercicio físico así como una dieta basada en plantas, aunque no condenan propiamente el consumo de carne. Es por esto que los resultados de este estudio deben interpretarse a la luz de sujetos que tienen en general un estilo de vida más sano que el de otras poblaciones.

Del mismo modo, el estudio contradice otro largo análisis publicado en 2009 en Europa, que no encontró diferencias importantes en las tasas de mortandad entre vegetarianos y no-vegetarianos. Los investigadores afirmaron que las poblaciones de ambos estudios tienen costumbres muy diferentes, pues, por ejemplo, los miembros de esta iglesia consumen mucha más fibra dietética y vitamina C que la población europea a la cual se investigó en el estudio previo.

[MNN]



En 5 zonas del mundo, la gente vive más de 100 años: ¿cuál es su secreto?

La longevidad no tiene tanto que ver con los genes como con los hábitos cotidianos, y estos casos lo demuestran contundentemente.

El secreto de la longevidad suele ser, en la literatura y otras obras de ficción, un hechizo proporcionado por algún artificio o pócima. Pero extender la vida es una inquietud que no sólo ha permeado los mundos fantásticos, sino que ha sido objeto de interés para la ciencia desde hace milenios.

Curiosamente, conocer más sobre la longevidad y sus secretos requiere de un poco de ciencia demográfica. Resulta que desde el 2004 se ha investigado sobre los territorios del mundo con mayores índices de longevidad. En concreto, hay cinco zonas del mundo en donde el promedio de vida es de 100 años o más, y son conocidas como “zonas azules” porque están en las costas de Japón, Italia, Estados Unidos, Costa Rica y Grecia.

longevidad-incrementar-zonas-azules-personas-longevas
Costa de Ikaría, en Grecia (Foto: Gianluca Colla)

En las zonas azules, 1 de cada 10 habitantes vive hasta los 100 años

y de ellos, el 20% alcanza los 110.

Esta peculiaridad geográfica ha sido aprovechada para estudiar científicamente la longevidad. Investigadores de la Universidad de Roma La Sapienza y la Escuela de Medicina de San Diego encontraron que los habitantes de Cerdeña, una de las zonas azules, tienen una circulación sanguínea óptima, lo que es resultado de los bajos niveles de una hormona llamada adrenomedulina, asociada al estrés.

longevidad-incrementar-zonas-azules-personas-longevas
Una residente de Icaria, en Grecia (Foto: Gianluca Colla)

Los habitantes de las zonas azules son la prueba de que, en realidad, no hay un secreto para la longevidad, sino que está hecha de hábitos. Y también, que el ambiente influye más que los genes, como han comprobado las investigaciones sobre los habitantes de Okinawa, la zona azul de Japón donde viven las mujeres más longevas del mundo.

A diferencia de quienes habitan estas costas de la longevidad (quienes tienen la oportunidad de tener y mantener ciertos estilos de vida), nosotros vivimos en ecosistemas urbanos repletos de elementos nocivos para la salud. Pero sin duda podemos adoptar algunos de los hábitos saludables de las zonas azules, los cuales, más allá de longevidad, nos asegurarán de manera inmediata una mejor calidad de vida.

 

Los (secretos) hábitos para una mayor longevidad

longevidad-incrementar-zonas-azules-personas-longevas
(Foto: flickr Eleazar Lazarao)

Alimentos naturales y poca carne

Desde hace mucho se ha estudiado cómo afecta la alimentación a la calidad de vida. Algunos avances en el tema han arrojado luz sobre la importancia de comer alimentos naturales y restringir calorías para ser más longevo. Pero lo mejor es transformar nuestra alimentación y hacerla más natural.

Las dietas de las zonas azules suelen consistir en alimentos locales, la mayoría de origen vegetal, lo que evita las enfermedades asociadas a los alimentos procesados, los ingredientes artificiales, los pesticidas y el exceso en el consumo de carne. Por eso debemos intentar consumir pocos alimentos de origen animal y que sean, de preferencia, orgánicos o de origen local. Esto evitará la ingestión de sustancias químicas y será más sustentable. Además, los productos animales locales sueles ser más ricos en nutrientes.

Gianluca Colla
(Foto: LUZphoto)

Una vida comunitaria y empática

En las zonas costeras la integración comunitaria es parte intrínseca de la vida, y a esto se puede atribuir una mayor plenitud que mejora considerablemente la salud. Asimismo, la gente cuida de sí mutuamente y la interacción rara vez está mediada por las redes sociales, tan nocivas para las relaciones personales como para la salud.

 

Mayor actividad sexual

Las investigaciones sobre la longevidad italiana demostraron que en Cerdeña la actividad sexual es mayor, incluso en personas de la tercera edad. Esto se atribuye al aire limpio y a la buena calidad de vida, que incentiva la actividad sexual placentera, la cual estaría vinculada a la longevidad, en tanto que es una práctica que promueve la neurogenesis y libera grandes cantidades de dopamina.

 

Movimiento continuo

Quienes habitas las zonas azules son muy activos. No siempre de manera intensa, pero su rutina diaria incluye caminatas y otras actividades prolongadas que mantienen los músculos ocupados y promueven el flujo sanguíneo.

La actividad cotidiana es, en parte, mejor que las rutinas de ejercicio, pues promueve la resistencia física y mejora la función del sistema inmune de manera continua. Contrario a este tipo de actividad, interrumpir cualquier rutina establecida de ejercicio es más fácil, lo que también detiene los beneficios de ésta.

 

Buen descanso

En las zonas azules el promedio de sueño es de 8 horas o más, y el patrón suele ser siempre el mismo: de sol a sol. Así evitan los desequilibrios hormonales y otras consecuencias de la interrupción del sueño o el poco descanso. También duermen siestas cuando es necesario.

 

Todos estos elementos permiten que estas comunidades estén prácticamente libres de estrés. Sus hábitos promueven bajos niveles de cortisol y otras hormonas y les brindan no sólo longevidad sino una mejor calidad de vida, lo que es todavía más valioso.

El “estilo de vida azul” es una hoja de ruta para la vida que permite ser más saludable, sustentable y feliz. En síntesis: nos permite evolucionar la vida. ¿Te animas a probarlo?

 

* Imagen principal: Gianluca Colla, National Geographic



¿Cuántos años te quedan de buena salud? Esta calculadora online te dice

Creada por investigadores del Goldenson Center for Actuarial Research, esta peculiar calculadora revela tu expectativa de vida y la salud que tendrás en los próximos años según tus hábitos cotidianos.

Lo más importante no es cuánto vivas, sino cómo vives. La Universidad de Harvard ha planteado que los buenos vínculos afectivos nos hacen más felices y saludables; es decir, que la clave de la felicidad y el bienestar está en cómo nos relacionamos con las personas, y a partir de esto, en la perspectiva que tenemos de la vida. 

Pensando en estas coordenadas, Jeyaraj Vadiveloo, director del Janet and Mark L. Goldenson Center for Actuarial Research de la Universidad de Connecticut, desarrolló una herramienta que se ha vuelto muy popular para “medir”, según nuestros hábitos, cuánta buena salud nos queda por delante. 

 

Sobre la calculadora

cuantos-anos-te-quedan-vida-buena-salud-calculadora-bienestar

Se trata de una calculadora que puede ayudarte a saber si tu estilo de vida contribuirá a que tengas una mayor expectativa de vida pero, sobre todo, si ésta vendrá acompañada de una buena salud. Lo interesante es la aproximación que Vadiveloo y sus colegas le han dado al tema, que es precisamente la de enfocarse en tiempo de calidad y no en longevidad. 

Más allá de que una calculadora no sustituye ningún examen médico real, esta iniciativa puede ayudar a entender mejor la salud de la población en general. Asimismo, cualquiera que la pruebe puede orientarse un poco respecto a su salud general y decidir si es necesario cambiar los hábitos actuales, pues el dispositivo también arroja algunos consejos según los datos calculados.

Vadiveloo y su equipo han estudiado ya las expectativas de vida en hombres y mujeres de todas las edades y condiciones. Por ejemplo, probaron que los hombres de más de 60 años que se ejercitan, comen sano y mantienen una buena salud en general, tienen hasta 13 años más de vida saludable por delante.

 

Los buenos hábitos se traducen en longevidad de calidad

cuantos-anos-te-quedan-vida-buena-salud-calculadora-bienestar

Los habitantes de Japón son un gran ejemplo de que la longevidad viene acompañada de buenos hábitos que, para esta milenaria cultura, incluyen la jardinería como terapia. También se ha comprobado que la alimentación vegetariana o vegana es buena si lo que se quiere es vivir más, pues entre otras cosas reduce el colesterol y mantiene una nutrición esencial sin aportar calorías en exceso.

Por supuesto, aún queda mucha investigación que hacer al respecto. Una de las tareas pendientes es seguir indagando en el factor genético, pues a este respecto hay hallazgos inquietantes para la ciencia, como el hecho —aún no del todo explicado— de que los latinos tengan mayores expectativas de vida, pues se ha comprobado que envejecen a un ritmo menos acelerado que los caucásicos.

Todo esto hace muy interesantes las indagaciones de Vadiveloo y su equipo de Connecticut, cuyos consejos pueden acompañarse, por ejemplo, de la meditación, o de rodear nuestra vida de afecto, ya sea de nuestras familias, parejas, amigos o incluso de mascotas, quienes tienen un poder curativo demostrado por muchos estudios (como el publicado en Cientific Reports, que demostró mayores índices de longevidad en más de 3 millones de personas que tienen mascotas).

La calculadora está en inglés y la puedes probar aquí.

cuanto me queda de vida salud habitos cotidianos

A continuación, te compartimos un ejemplo; los resultados que arroja son para una mujer saludable promedio, de 25 años, sin diabetes:

  • Tus años de futura buena salud son 81.8
  • Tus años de relativa buena salud están 8.6% por encima del promedio
  • Tus años de futura mala salud son 6.6
  • Tu total de años de vida son 68.4, es decir, tu fallecimiento sería 25 + 68.4
    (tu edad actual más tu expectativa de vida) = 93.4 años

¿Cómo afecta mi estilo de vida mi expectativa de vida saludable?

  • Estás haciendo un gran trabajo ejercitándote, mantén el buen trabajo.
  • Por el momento tu IMC se ve bien, pero mantén un ojo ahí.
  • Si duermes más cada noche, puedes elevar tu expectativa de vida en un 3.1%, que son aproximadamente 23 meses.
  • Tu consumo de alcohol tiene poco efecto en tu expectativa de vida saludable.
  • Si dejas de fumar puedes incrementar tu expectativa de vida saludable en un 2.62%, que son aproximadamente 19.5 meses.

 

* Imágenes: 2) Representation of consciousness, de Robert Fludd, siglo XVII; 3) Tinyartshop