La concentración es una de las capacidades cognitivas que traen más beneficios a nuestra vida diaria. Sin embargo, no siempre es fácil conseguirla. Como casi cualquier otra cosa en la vida, la concentración requiere disciplina, voluntad y constancia.

Una de las maneras de entender la concentración es como un punto de encuentro entre la mente y el cuerpo, una zona compartida y creada por la cooperación de ambos que, además, produce beneficios para los dos.

Por esa razón es posible hablar de alimentos que potencian la concentración, en buena medida porque su consumo permite mantener a nuestro cuerpo en el equilibrio necesario para que la mente pueda enfocarse en lo que queremos. Así, por ejemplo, si no se tiene hambre, simplemente no se piensa que se está hambriento (una sensación que, cuando ocurre, difícilmente nos permite pensar en otra cosa).

La lista que continuación te compartimos fue elaborada por Amy Paturel para el Huffington Post, y está compuesta de alimentos que tienen una o dos de estas características: tienen suficientes nutrientes y fibra para saciar el apetito y son ricos en ácidos grasos, que favorecen las conexiones cerebrlaes. La científica de la nutrición Patricia Bannan, autora del libro Eat Right When Time, también recomienda la ingesta regular de estos alimentos.

 

 

1. Aguacate

El aguacate es rico en grasas monoinsaturadas, que benefician tanto al cerebro (pues mejoran la comunicación neuronal) como al corazón (ya que limpian las arterias y, por lo mismo, mejoran la circulación sanguínea al cerebro).

 

2. Yogur

Uno de los alimentos lácteos más populares, el yogur posee un aminoácido conocido como “tirosona”, responsable de la producción de neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, imprescindibles para el sentido de alerta y la memoria.

3. Plátano

Sus altos niveles de potasio, magnesio, vitamina C y fibra hacen del plátano un alimento inmejorable para la salud del cerebro, pues todos esos elemento son conocidos por su efecto en la memoria. Asimismo, la vitamina B6, también presente en dicho fruto, ayuda en la producción natural de serotonina, norepinefrina y dopamina, neurotransmisores relacionados con la concentración.

 

4. Té

Además de la cafeína (presente en otros alimentos, como el chocolate y el café), el té tiene un aminoácido propio, la L-teanina, que mejora el sentido de alerta, el tiempo de reacción y la memoria.

 

5. Verduras de hoja verde

Las verduras como la espinaca, la arúgula, las acelgas y otras similares, caracterizadas por la intensa coloración verde de sus hojas, tienen una rica combinación de antioxidantes y vitaminas C, E y A que, según algunas investigaciones, evita el decaimiento de la atención mental.

 

6. Huevo

El huevo posee aminoácidos esenciales para el cerebro que nuestro cuerpo no puede producir naturalmente. En especial, la yema es muy nutritiva para este órgano, pues la colina y luteína que contiene la yema favorecen la memoria, el pensamiento y otras funciones cognitivas.

 

7. Salmón

El salmón es conocido por su alta concentración de omega 3, ácidos grasos que fortalecen las conexiones neuronales. Asimismo, otras grasas benéficas de este pescado previenen enfermedades como la demencia y las embolias.