Vivir cerca de áreas verdes mejora la salud mental

Vivir cerca de áreas verdes puede mejorar la salud mental.

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Exeter utilizó información de una fuente de datos que miden la satisfacción y tranquilidad mental y asoció esos datos a 32, 482 áreas verdes. Encontraron que quienes vivían más cerca dichas áreas mostraron mucho más satisfacción y tranquilidad.

El estudio se apoyó en investigaciones previas que también habían asociado la salud mental a la proximidad con áreas verdes pero que tenían problemas de selección, ya que los investigadores no podían decir si eran los espacios verdes que hacían a la gente más feliz o si la gente feliz se mudaba a dichos espacios. Sin embargo el  trabajo  de la Universidad de Exeter sigue a la misma gente durante un periodo de 18 años.

El autor del último estudio, Mat White, dice que, estadísticamente, a nivel individual el impacto no es tan grande pero es significativo en términos comparativos. Por ejemplo, de acuerdo con la investigación, vivir cerca de un espacio verde tiene un tercio del impacto mental positivo que ocurre al casarse y un décimo del impacto de obtener un trabajo después de estar desempleo.

Mejor aún, el efecto de bienestar que causa un espacio verde se puede extender a muchísimas personas, a diferencia de casarse, que sólo atañe a dos. Estas pequeñas diferencias se vuelven importantes cuando es posible impactar a toda una población.

Por ello, Mat White sugiere que los planificadores de las ciudades, entre muchas otras cosas,  deberían tomar en cuenta esto antes de construir sobre áreas verdes públicas o cortar los presupuestos de las ya existentes.

[Co. Exist]

 



De ríos contaminados a jardines flotantes, la transformación de este sistema de aguas residuales

Utilizando sistemas de tratamiento en flotación, Biomatrix busca la mejora significativa en la calidad del agua reduciendo los niveles de materia orgánica, sólidos en suspensión y metales.

El sueño de cualquier persona preocupada por el medio ambiente es poder recuperar un canal o río contaminado y así revitalizar la calidad tanto del agua como del paisaje. Se requiere de una serie de herramientas ecosustentables, tales como una educación ambiental y materiales facilitadores, para desarrollar sistemas que traten aguas urbanas contaminadas.

Si bien hay cuantiosos proyectos y sistemas ecológicos de este tipo, muy pocos se enfocan en hacerlo a través de la oxigenación del agua y la presencia de una colonia bacteriana que se alimenta de la contaminación. Un ejemplo de este sistema es BioMatrix, empresa escocesa que permite recuperar las aguas de urbanas contaminadas a un costo realmente accesible.

Utilizando sistemas de tratamiento en flotación, Biomatrix busca la mejora significativa en la calidad del agua reduciendo los niveles de materia orgánica, sólidos en suspensión y metales. Esto se consigue a través de flotadores termo-sellados de Polietileno de Alta Densidad ensamblados con juntas de acero inoxidable cortadas con láser; permitiendo así una base sólida para soportar el peso del sustrato y las plantas, así como corrientes de agua muy fuertes. Estos ratios funcionan en un amplio rango según las variables como el tipo y carga de contaminantes, el volumen y el flujo de la masa del agua.

Esto logrará que un reactor oxigene el agua y permita el desarrollo de la vida acuática, para a continuación usar una colonia bacteriana que se alimente de la contaminación. Así, las plantas comenzarán un proceso de autoregulación, en el que ocasionalmente se necesite dar mantenimiento como podas o reposición de plantas.

El objetivo no sólo es recuperar la calidad del agua, también crear islas flotantes –como las chinampas mexicanas– con diversas plantas que añadan belleza y espacios verdes en ambientes urbanizados. Como sucedió en la ciudad de Manila, en las Filipinas, en donde el canal de Paco pasó de ser un pantano lleno de basura a un hermoso parque, con flores, árboles y agua limpia.



Este superman, desde un drone, nos muestra los parques de Londres (VIDEO)

Con la tecnología a la mano para más personas, los experimentos audiovisuales tienen apenas un inicio.

Una de los exquisitas ventajas de los drones, es que permite a las personas comunes hacer experimentos, como nunca, desde el aire. Sí, es quizá la primera vez que el cielo está más democratizado, y no solo pertenece a las compañías aeronáuticas o al departamento naval de los países; con cámaras, muchos pueden mostrarnos desde los cielos desde imágenes hasta descubrimientos causales.

En un corto y simpático video, un superman adecuado a un drone nos muestra una vista generosa del Parque Victoria de Londres, recordándonos las bondades de los espacios verdes al interior de las ciudades. No es solo la alegoría a la materilización del superhéroe lo que llama la atención; lo es también la sensación que genera recorrer una ciudad desde lo alto de un ecosistema verde y frondoso.

El video fue hecho por Barry Craig, un apasionado de los drones y la fotografía. Su objetivo con esta pieza es que inspirar a miles de nuevos fotógrafos y cineastas a hacer sus propias interpretaciones desde las posibilidades que hoy nos da la tecnología; su material fue subido a reedit y, desde su curiosa simpleza, adoptado por miles.