Una manera sencilla y práctica de prevenir la obesidad: cocinar en casa

La epidemia de obesidad ha llevado a muchos a analizar las posibles causas de obesidad alrededor del mundo que se debe principalmente es la rápida expansión de la comida chatarra alta en calorías y sus porciones desproporcionadamente grandes.

La obesidad es un problema creciente que nos debe preocupar a todos. Muchos gobiernos alrededor del mundo han detectado que una población obesa es mucho más costosa y, a la vez, mucho menos productiva. Mientras que es fácil juzgar a las personas obesas por ignorar su salud de una manera tan drástica, el problema va más allá de una baja autoestima; realmente se trata de un problema de percepción.

La obesidad ha permeado todos los niveles de la sociedad de manera que en México el 70% de la población adulta tiene sobrepeso y lo que es más preocupante aún, uno de cada tres adolescentes entre la edad de 12 y 19 años tiene sobrepeso —aproximadamente 4.1 millones de escolares viven con sobrepeso (UNICEF). Tomando en cuenta lo último, así como el hecho de que en Estados Unidos la obesidad le cuesta al sistema de salud alrededor de $90 billones de dólares al año, es innegable que lo que  enfrentamos es una epidemia de obesidad.

Con cifras como esas debería ser imposible ignorar el problema, pero la raíz del mismo se encuentra profundamente arraigado en las costumbres de la vida moderna, que no significa que no podemos cambiar. El problema se debe en parte a la vida sedentaria que vivimos, a la falta de información, y para muchos, a un presupuesto y tiempo limitado. Sin embargo, hay hábitos que podemos cambiar para llevar una vida más saludable y así evitar los problemas relacionados con la obesidad. El principal cambio es comer en casa, o comer sólo comida preparada por nosotros.

dv2014008

 

¿Parece demasiado sencillo para ser cierto? No lo es, cómo apunta Jane E. Brody del New York Times, el incremento en el peso de las personas empezó aproximadamente hace medio siglo cuando las personas dejaron de comer en casa y comenzaron a acudir a sitios de comida rápida cuyas porciones eran más grandes y más baratas que comer en casa, adicionalmente, la popularización de los refrescos endulzados con jarabe de maíz y mucha azúcar agravaron el problema. Hoy en día estamos acostumbrados a porciones enormes de alimentos, aun cuando estamos en casa, de manera que las rebanadas de pan son más grandes, los envases de cosas como yogurs también lo son —el tamaño no es lo único que debería preocuparnos, también el valor nutrimental de los alimentos. Comida que generalmente se considera sana como los yogurs ahora contienen hasta un 24% de azúcar y muchos contienen almidón de maíz para espesarlos.

La solución, entonces es evitar comidas innecesariamente grandes, grasosas, con un alto contenido de sal, azúcar y además evitar —a toda costa— bebidas gaseosas. La manera más fácil de hacerlo es preparando la comida que comemos, así podremos estar completamente conscientes de qué lleva y usar ingredientes no procesados. Brody lo explica que “Comer tan sólo una comida fuera de casa a la semana se puede traducir a un kilo de más al año para la persona promedio”. Esto porque en los restaurantes nos hacen creer que una porción normal es mucho más grande de lo que recomiendan los nutriólogos.

Cómo con todo en la vida, la hora de actuar es ahora. No vale la pena guardar el “bajar de peso” para nuestras resoluciones de año nuevo, todos debemos preocuparnos por  nuestra salud y la de aquellos que nos rodean. Si el 70% de la población sufre de sobrepeso (y además han vivido con la condición desde la infancia) las probabilidades de que estos desarrollen diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas, una baja calidad de vida y menos longevidad, son mucho más altas. Al comparar la lista de padecimientos con lo molesto que puede ser cocinar o encontrar tiempo para cocinar, el precio es innegablemente bajo.

[The New York Times]



¿Cómo limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales? (Consejos prácticos)

Aplicando estos consejos puedes ser parte del cambio a una sociedad sin tóxicos y evitar el consumo de químicos en frutas y vegetales.

Tus vegetales y frutas pueden estar relucientes y hermosos, sin que sucumbas al uso de pesticidas tóxicos. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales es parte del cambio de una sociedad sin tóxicos, y una responsabilidad compartida que puede lograrse con pequeñas acciones. 

 

¿Por qué es necesario limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales?

como limpiar desinfectar-frutas-y-verduras vegetales-de-pesticidas

Los pesticidas son necesarios para evitar las plagas que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), afectan a entre un 25 y un 35% de la cosecha mundial. El problema es que los químicos de los pesticidas se adhieren a las frutas y verduras que comemos e, ingeridos en grandes cantidades, pueden ser muy dañinos para la salud.

Lo más recomendable es consumir productos orgánicos. No obstante, te damos algunos consejos prácticos por si necesitas otra opción para limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales.

Estos consejos  te ayudarán a eliminar desde insecticidas hasta ceras que se usan para que brille la fruta:

Remoja en bicarbonato y vinagre

Esta opción te ayudará a eliminar gran parte de las sustancias tóxicas. Coloca un recipiente lleno de agua y agrega una cucharada de bicarbonato y otra de vinagre. Deja remojar las frutas y vegetales.

Utiliza vinagre de manzana

Basta con diluir un vaso de vinagre de manzana en 1 litro de agua y lavar los alimentos con esta mezcla para limpiar las frutas y los vegetales de los pesticidas que contienen.

Elimina hojas externas dañadas

Las bacterias que causan enfermedades crecen más rápido en las hojas en mal estado. 

Rechaza las secciones con hongos

Retira las áreas de frutas y verduras con hongos, cortes, heridas o zonas dañadas y demasiado maduras.

Utiliza un cepillo de dientes

Otra forma de limpiar las frutas y los vegetales es utilizando un cepillo de dientes. Frótalos suavemente, de modo que los residuos y las suciedades se eliminen por completo. 

origen alimentos ha dado cada país mundo-mapa

Vinagre y sal

Mezcla un vaso de vinagre con medio litro de agua con sal. Después introduce el alimento en la mezcla y deja que repose durante 30 minutos.

Retira la piel de frutas y vegetales

Aunque muchos nutrientes están en las cáscaras, también es la parte que más es afectada por los pesticidas. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales puede ser más fácil de lo que crees.

Vinagre, bicarbonato y limón

Remoja en agua, con una parte de vinagre por cuatro de agua. Agrega ¼ de taza de bicarbonato y el jugo de un limón. Remoja mínimo 20 minutos. 

Lava hierbas en manojos pequeños

Lava las hierbas como el apio, el perejil, la menta o el cilantro en pequeños manojos, y da vuelta a cada una hasta que todas las ramas queden limpias.

Desinfecta con extracto de toronja y bicarbonato

Mezcla 20 gotas de extracto de semillas de toronja con una cucharada de bicarbonato de sodio, una taza de vinagre blanco y una taza de agua. Diluye y vierte la mezcla en un rociador.



Reencanta tu existencia reemplazando en tu bebida hielos por flores congeladas

Crea bebidas únicas con estas plantas y flores para adornar cubos de hielo.

Siempre habrá flores para aquel que quiera mirarlas.

Henri Mattise

La inspiración es algo que debemos de procurar hasta en los más pequeños detalles de la vida. Por ejemplo, no es lo mismo beber algo con simples hielos, a beberlo con flores congeladas. La experiencia sin duda no es la misma… ¿quieres apostar?

Embellecer la mayor cantidad de aspectos en nuestra existencia, por más cotidianos o insignificantes que parezcan, incide en cómo veremos la vida misma, en nuestros flujos anímicos  y también en nuestra forma de relacionarnos con la realidad –de, literalmente, reencantarla–.

Por eso te invitamos a confeccionar hielos florales y así aderezar, con una pincelada estética, tus futuras bebidas.  Para elaborarlos, sólo se debe  desinfectar las flores o frutas. Acto seguido, se pone la fruta o flor dentro del porta hielos y listo. Si son fruta, pueden picarse o ponerse entera. Lo mismo sucede con las flores, sólo que éstas, en lugar de picarlas, se separarían por pétalos. Después se vierte el agua para crear los cubos de hielo y se deja una hora en el refrigerador. 

Además, si quieres llevar el ejercicio a un plano más transcendental, incluso puedes elegir la flor o fruto de acuerdo a, por ejemplo, las propiedades medicinales o cualidades metafísicas de cada planta.

A continuación algunas flores y frutas que pueden quedar bien con tu bebida:

Lavanda

 

Conocida por su valor espiritual, los romanos la usaban en la petición a sus Dioses o rituales, también fueron utilizadas en la Edad Media como plantas medicinales. Pueden ir junto a cualquier bebida y ocasión. 

Fresa

 

Desde épocas antiguas, se consideraba la fruta favorita de Venus. La leyenda dice que cuando Adonis murió, la diosa de amor vertió lágrimas que se convirtieron en corazones pequeños y rojos: las fresas. Decorar tus hielos con este fruto demostrará tu lado romántico y apasionado.

Diente de León

Son famosos por su delicadeza y peso pluma. Coloca la flor de manera completa y vierte el agua para hacer el cubo. También, puedes hacerlo a partir de sus pétalos. Su elección denota una personalidad tierna, que se adapta fácilmente al cambio y es muy independiente

Mango

 

Sus orígenes se remontan al Norte de la India Myanmar. Por lo que tiene una presencia muy importancia en los rituales hindúes. Su uso significa osadía y amor por la vida. Le otorgará un sabor dulce a tus bebidas. 

Margarita

De acuerdo a la leyenda romana, la ninfa Bélides se convirtió en esta flor para escapar del dios Vertumnos. En los tiempos victorianos eran asociadas a la modestia pureza. Su uso representa la inocencia fragilidad.