Por qué es importante etiquetar los productos procesados con la leyenda OGM (organismos genéticamente modificados)

Tener suficiente información sobre lo que consumimos nos da la posibilidad de elegir. Elegir es el primer paso en la lucha por revertir el uso de cultivos genéticamente modificados en la industria alimenticia.

 gmo

Los tipos de cultivos se dividen en tres: antiguos (también llamados “herencia”), híbridos y organismos genéticamente modificados (OGM). El debate que desde 1994 mantiene tensiones entre compañías transnacionales y grupos de protección ambiental y constriñe la agenda de políticas de agricultura está dividida entre los que quieren promover el uso de semillas antiguas o tradicionales (mejoradas a lo largo del tiempo por la selección natural) en vez de los que buscan legislaciones para permitir que los cultivos transgénicos no sólo sean utilizados, sino que ni siquiera se le informe a los consumidores.

La importancia de marcar claramente si una manzana es orgánica u OGM (fuera de cosas como la salud y la herencia biológica, además de la estabilidad genética de los cultivos de nuestros alimentos) para los consumidores es también una lucha por la libertad de elección.

Las semillas híbridas, por su parte, han sido utilizadas tradicionalmente durante miles de años por los granjeros para unificar las características de dos cultivos tradicionales, apresurando la temporada de cosecha, creciendo más fuertes contra plagas, etc. Luego de algunas generaciones los híbridos suelen volver a presentar las características dominantes de alguna de las variedades originales.

Por otra parte, las semillas de las OGM son producidas directamente en laboratorios: se les aplican insecticidas y su material genético es modificado de manera irreversible. En una palabra, se trata de plantas que no existen como tal en la naturaleza, y que por lo tanto presentan riesgos para la biósfera que no somos capaces de prever.

Se estima que entre el 85 y 95% de los cultivos más importantes en la actualidad son OGM, incluyendo maíz, azúcar, soya, canola y algodón. Al menos uno de ellos se encuentra presente en cualquier comida procesada. Algunas marcas de comida etiquetan sus productos como “orgánicos” o “non-GMO”, pero desde la comida procesada hasta los aderezos para ensalada, virtualmente todos los productos actuales contienen OGM en alguna medida. El problema de la biodiversidad se vuelve un problema político cuando los consumidores no saben o no tienen libertad de decidir si quieren consumir OGM o no.

Los defensores de los OGM afirman que los genes añadidos (como antibacteriales y pesticidas) son destruidos en nuestro sistema digestivo, lo cual es incorrecto. Estos genes se almacenan en nuestro sistema digestivo, mellando nuestro sistema inmune, incrementando la infertilidad, acelerando la vejez y contribuyendo a enfermedades crónicas, que algunos estudios han asociado a la contribución de la mortandad infantil, defectos de nacimiento y cáncer.

La evolución de los cultivos ha seguido una línea paralela a la de nuestra capacidad para digerirlos. Para empresas como Monsanto, la evolución simplemente es un asunto menor. En una reciente declaración, la compañía (una de las más grandes productoras de OGM) afirmó: “No hay necesidad de probar la seguridad de la comida con OGM. Mientras la proteína modificada sea segura, la comida de los cultivos GM son sustancialmente equivalentes y no representan riesgos para la salud.” Basados en esto, recientemente se aprobó una ley que vuelve innecesario que los productores de comida etiqueten sus productos como orgánicos o GMO, pero la hipótesis en que se basa es falsa.

Desde hace 70 años se creía en la hipótesis de que un gen producía una sola proteína. En 2002, el proyecto del Genoma Humano demostró que esto era incorrecto. Hoy sabemos que cualquier gen puede dar más de una proteína, y que insertar aleatoriamente un gen en una planta eventualmente crea proteínas en bruto, algunas de las cuales pueden provocar alergias o ser tóxicas para consumo humano.

En estos momentos 13 nuevos OGM esperan aprobación por las autoridades sanitarias de Estados Unidos. Al mismo tiempo, la Administración de Drogas y Alimentos de EU (“Food and Drugs Administration”, o FDA, por sus siglas en inglés) aprobará próximamente el salmón genéticamente modificado de la compañia Aquabounty, el primer animal OGM (sin la etiqueta correspondiente) para venta en los supermercados. El organismo ha rechazado las objeciones y cartas de cientos de ciudadanos y asociaciones preocupadas por lo que consumen.

El problema para etiquetar los OGM es que hay un negocio millonario en juego: el Congreso de EU continúa protegiendo los intereses corporativos a costa de la salud de la gente, de la diversidad de cultivos orgánicos y del ecosistema en general. En casi 10 años de uso ninguna promesa de estas empresas se ha cumplido: son menos productivos que los cultivos tradicionales; han incrementado el uso de pesticidas en lugar de disminuirlo, y han fallado en su promesa de resolver el hambre mundial.

Etiquetar apropiadamente la comida que contiene OGM es un requisito en la Unión Europea, China, Rusia, Australia, Japón y 64 países más en el mundo. Una simple etiqueta que nos informe qué estamos introduciendo en nuestro organismo es un derecho, no una opción. Por sí misma, la etiqueta no solucionará el uso inmoderado de los OGM y sus consecuencias para el medio ambiente, pero la información en nuestros días es un derecho que debemos defender.

[Waking Times]



Enfermedades que podrías evitar si dejas de consumir alimentos genéticamente modificados

¿Qué enfermedades podrías ahorrarte llevando una dieta libre de alimentos genéticamente modificados?

Necesitamos ser conscientes de qué tipo de alimentos consumimos, sobre todo si son vegetales, aquellos que casi nunca cuestionamos. Sus efectos en nuestro organismo pueden ser negativos o positivos acorde al cultivo, estos son: antiguos, híbridos u organismos modificados de manera genética. 

Tanto los antiguos como los híbridos se caracterizan por ser una selección realizada por los propios agricultores. Sin embargo, cuando se trata de los alimentos genéticamente modificados, estos son completamente desarrollados en laboratorios, es decir, son plantas artificiales. Además, es bien sabido que son menos nutritivas e incluso nocivas para el ser humano en muchas formas. Entre algunos de los males que causa está la creación de tumores y cáncer. Ante este panorama poco alentador, solo nos resta procurar consumir alimentos que no estén modificados, y contribuir a encausar una realidad cada vez más sana.

En este enlace te contamos cómo evitar este tipo de productos.

ventajas-dieta-sin-alimentos-geneticamente-modificados-sus-maravillosos-resultados-2

Debido a la creciente necesidad de consumir alimentos sanos y libres de cualquier modificación, se han empezado a realizar investigaciones serias para promover el consumo de lo orgánico. Un ejemplo es el estudio de la International Journal of Human Nutrition and Functional Medicine®, la cual sugiere que, realizar una dieta libre de alimentos modificados genéticamente, podría reducir muchas enfermedades en un alto porcentaje. 

Acorde a la investigación referida, esta es la lista de padecimientos, cuyos porcentajes de aparición se reducen gracias al consumo de alimentos libres de cualquier modificación genética:

1.- Problemas Digestivos (85.2%)

2.- Baja energía (60.4%)

3.- Sobrepeso u obesidad  (54.6%)

4.- Dispersión (51.7%)

5.- Alergia a comidas   (50.2%)

6.- Cambios de humor, como ansiedad o depresión (51.1%)

7.- Memoria, concentración (48.1%)

8.-  Dolor de articulaciones (47.5%)

9.- Alergias por temporada (46.6%)

10.- Sensibilidad al gluten (42.2%)

11.- Insomnio (33.2%)

12.- Enfermedades en la piel (30.9%)

13.- Problemas hormonales (30.4%)

14.- Dolor musculoesquelético (25.2%)

15.- Enfermedades autoinmunes (21.4%)

16.- Eczema  (20.8%)

17.- Problemas cardiovasculares y de presión sanguínea  (19.8%)

18.-  Asma  (14.8%)

19.- Problemas menstruales (13.1%)

20.- Diabetes  (10.6%)

21.- Otros problemas mentales  (7.9%)

22.- Baja de peso (6.5%)

23.- Cáncer (4.8%)

24.- Enfermedades del hígado  (4.5%)

25.- Infertilidad (3.8%)

26.-  Espectro de autismo (2.6%)

27.- Alzheimer (2.4%)

28.- Parkinson  (1.4%) 

 

Los beneficios de una dieta libre de alimentos modificados genéticamente parecen una prueba factible. Y si el estudio está en lo cierto, la disminución de varias de estas enfermedades representaría un gran hallazgo para la ciencia, pero sobre todo para quienes no sabemos lo que estamos comiendo. Y aunque los porcentajes de esta investigación no llegasen a ser certeros, no cabe duda que siempre es mejor consumir libre de transgénicos.  

 



Explora esta insólita guía de la flora y fauna del mundo modificada por la especie humana (FOTOS)

A partir de un ejercicio especulativo, “El Atlas del fin del mundo”, recrea una ambiciosa serie de piezas gráficas que pintan el futuro posible del planeta y sus especies.

Antes de crear, los miembros de la especie humana, imaginamos. Estudiamos las posibilidades del entorno que habitamos, analizamos sus fibras más íntimas; después, las desarticulamos, una a una. En nuestra mente es posible recrear cualquier escenario, corromper todas las reglas, modificar la forma de cualquier cosa. De este ejercicio surgen nuestras más maravillosas invenciones y, también, nuestras más terribles creaciones.

flora-fauna-modificada-geneticamente-ciencia-tecnologia
Pez modificado con una proteína extraída de medusas, desarrollado por científicos en Singapur en 1999. El objetivo es que brille al estar en la presencia de ciertas toxinas que contaminan el agua.

El desarrollo tecnológico que hemos alcanzado, nos permite traer al plano material nuestras más quiméricas ensoñaciones. A ratos estas responden a una necesidad colectiva, casi planetaria, de resolver un problema. Otras veces, devienen de nuestros caprichos estéticos; o de la falta de consciencia que tenemos sobre lo mucho que influimos en nuestro entorno.

flora-fauna-modificada-geneticamente-ciencia-tecnologia
Estos tigres liberados del cautiverio en China, viven en reservas especiales, pero si están cerca de salir de la reserva, hay un dispositivo instalado en sus cuerpos que los asesina al instante.

La premisa es prácticamente incontrovertible: la especie humana es la más dominante de la presente era geológica. Y no porque sea superior a las otras formas de vida, sino porque su impacto en la Tierra es tan desgarrador que las condiciones naturales están virando el curso que han llevado por lo menos los últimos 12,000 años, como consecuencia de nuestra presencia en el planeta. El cambio climático, la presencia casi ubicua del plástico y la desaparición global y masiva de múltiples especies, son algunas de las evidencias de eso que muchos geólogos están llamando el antropoceno.

flora-fauna-modificada-geneticamente-ciencia-tecnologia
Estas son las ranas más pequeñas del mundo, supuestamente criadas en 2007 en China.

A partir de un ejercicio especulativo, un pequeño grupo de investigación de la Universidad de Diseño de Pennsylvania produjo “El Atlas del fin del mundo”, una ambiciosa serie de piezas gráficas que pintan el futuro posible del planeta, adentrado en el antropoceno. Además está acompañado de la “Guía de la flora y fauna del mundo”. La guía está compuesta por fotografías de Zhao Renhui, artista, fotógrafo y director del Institute of Critical Zoologists. Estas imágenes, acompañadas de breves textos, catalogan a diversos animales y otras formas de vida que han evolucionado de formas inesperadas, frente a la influencia de la especie humana y los cambios en el entorno. Mientras que algunos son resultado de la intervención genética, otros simplemente han sido sometidos a condiciones específicas, modificando sus formas y hábitos de vida.

flora-fauna-modificada-geneticamente-ciencia-tecnologia
Uvas artificiales, hechas con gelatina, colorantes y saborizantes artificiales, engañan a más de un comprador.

Un detalle muy interesante es que el catálogo no distingue entre los proyectos que sólo fueron diseños y los que sí cobraron forma material. Como si no hubiese una distancia entre hacer arte (forzar las posibilidades desde lo conceptual) y hacer ciencia (forzar las condiciones desde la técnica). Al final, todas nuestras creaciones devienen de la imaginación y al paso firme al que hacemos avanzar nuestras tecnologías, cada uno de nuestros más inusitados caprichos se hará realidad, por lo menos, hasta que el futuro nos alcance y, en la era de lo humano, acabemos con nosotros mismos.  

flora-fauna-modificada-geneticamente-ciencia-tecnologia
Este pez ornamental fue artificialmente pigmentado, utilizando una jeringa especial. Este y otros peces que pasan por el mismo tratamiento son utilizados en competencias de diseño de paisaje acuático o “aquascaping”
Desarrollada por investigadores estadounidenses en 2011, esta cucaracha está puede se manejada por “control remoto”, gracias a electrodos conectados a su cerebro que emiten estímulos a sus neuronas. Es una cucaracha “navegable a distancia”.
Esta fresa ha sido intervenida con una proteína extraída del pez lenguado del Ártico que ayuda a que no se congele durante las heladas a principios de la primavera y en invierno. Gracias a estas intervenciones tenemos fresas todo el año.
Este oso polar está un poquito subido de peso (950 kg, el peso más alto registrado en estos osos), porque su temporada de casa, el invierno, es cada vez más corta debido al cambio climático, así que come todo lo que puede, tan rápido como puede, para sobrevivir.
Esta vaca inglesa ha sido criada específicamente para no tener cuernos. Esto saca de peligro a los granjeros y además les evita a las vacas el dolor que sufren cuando son becerros y sus cuernos son eliminados por un proceso que consiste en quemarlos. Además en lugares como Japón se está trabajando para que este mismo tipo de vacas pierdan el gen p311. Sin este gen las vacas serían, en general, menos susceptibles al dolor.
Este venado es bioluminiscente, gracias al gen proveniente de un hongo. Su luminiscencia es mínima, pero suficiente como para ser vista por una persona manejando un auto de noche. El proyecto tiene la intención de adaptar a estos venados para que no sean asesinados en las carreteras de noche. Los venados son adaptados por nosotros, para nosotros y los coches vuelven a tomar un plano central en el planeta, antes que los animales y antes que nosotros mismos.

*Imágenes: “Guía de la flora y fauna del mundo” de  Zhao Renhui