Incrementa un 88% la deforestación de Amazonia

Los cambios a las legislaciones del Código Forestal y la devaluación del Real de Brasil han causado que en tan sólo el último año más de 1500 km2 de bosques hayan desaparecido.

Deforestation-Amazon

En los últimos años Brasil dio un enorme paso hacia la preservación del medio ambiente al proteger la Amazonia. Desde 1995 cuando la deforestación alcanzó un récord de más de 25,000 km2, el país optó por seguir legislaciones estrictamente ejecutadas y por el mejoramiento de la administración de territorios. Los resultados de los cambios al Código Forestal de Brasil fueron evidentes, desde el 2004 y hasta el año pasado hubo una disminución estable y admirable en la deforestación del país.

A pesar de lo último, que se puede interpretar como un enorme esfuerzo por parte de un país para proteger al medio ambiente y vivir de una manera sustentable, parece ser que la crisis global ha afectado su manera de pensar al respecto. Este año la agencia IMAZON, dedicada a monitorear la deforestación de Amazonia en tiempo real usando imágenes satelitales declaró que entre Agosto 2012 y Abril 2013 se perdieron 1500 km2 de zonas boscosas, el equivalente a 300,000 canchas de fútbol. Esto representa un incremento del 88% en comparación a los 834 km2 del año pasado.

Los cambios al Código de Forestación que se hicieron el ultimo están relacionados al porcentaje de bosque que debe ser preservado en propiedades privadas (ranchos, granjas y plantaciones), dándole prioridad al crecimiento económico en vez de la conservación. La debilitación económica por lo tanto ha llevado a aquellos que cultivan la tierra o crían ganado a talar más árboles. De manera similar, la debilitación del real, la moneda de Brasil, ha hecho que las exportaciones de Brasil sean más competitivas en el mercado global y más rentables para los productores; también creen que la debilitación de la moneda puede haber llevado a la tala ilegal para exportar madera.

La Amazonia es un tesoro mundial y el 60% de esta se encuentra en Brasil. Esta selva también representa más de la mitad de selvas en el mundo y contiene una biodiversidad tan amplia que apenas empezamos a discernir su tamaño. Para todos aquellos que son indiferentes hacia la naturaleza, quizá saber que el 20% del oxígeno del planeta proviene de ahí los haga cambiar de opinión. ¿Quieres empezar a cambiar esto? Cuida tus bosques, planta árboles y lleva una vida sustentable.

[Treehugger]



Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (Video)

En 22 años no se había podido fotografiar a un habitante primitivo de esta selva.

La Amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez sufre más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. De acuerdo con la fundación indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió de pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño.

Lamentablemente, cada vez son menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación se incrementó en un 88% desde el 2012– y han hecho desaparecer a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente vasta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando consigo el exterminio que caracteriza a estas invasiones, una situación alarmante que además hace destacar cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, pues ha implicado la desaparición de tribus que todavía a principios del siglo XX se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus u hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda de que, por ello, la cuestión está en cómo se puede resguardar a la selva amazónica, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta, tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Comunidades menonitas deforestan más de 1 440 hectáreas de selva en Quintana Roo, Campeche y Yucatán

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo.

De acuerdo con la data brindada por la Comisión Nacional Forestal –Conafor–, el casi 90 por ciento de la deforestación del país sucede en zonas selváticas, principalmente en los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Chiapas. Entre las principales causas de la deforestación en México se encuentra el cambio de uso de suelo en zonas forestales, con el objetivo de dedicarlo a actividades agrícolas, habitaciones o de infraestructura de comunicaciones y servicios. Recientemente, por ejemplo, se anunció que En Bacalar, Quintana Roo, se han apreciado huellas de deforestación: alrededor de 1 440 hectáreas devastadas de la selva mexicana. 

Una parte de la comunidad menonita se ha señalado como responsable de dicha deforestación, los cuales, según la Profepa, realizaron la devastación ambiental sin poseer los permisos correspondientes para cambiar el uso de suelo. Frente a esto, la Profepa presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República –PGR– contra integrantes de la comunidad que se encuentran en el municipio de Bacalar, como San Fernando, El Bajío y Paraíso. 

En palabras de Ignacio Millán, subprocurador de Recursos Naturales de Profepa, “Al haber deforestado las superficies, y por selva, se tipifica como un delito de carácter penal; hasta el momento no han exhibido ningún tipo de autorización.” De este modo que aún se pueda salvar la zona para ayudar a reducir hasta 20 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero –GEI–. 

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo. Estas comunidades utilizan estas tierras para cultivar maíz, soya, entre otros productos, para así venderlos en las regiones locales. 

 

Desde el 2010, la Conafor estableció un esquema, la REDDPLUS, que reduciría la deforestación en distintas zonas de México. Se asumían como “responsables del cambio climático por su manejo forestal, tema que podría convertirse en una forma de cumplir obligaciones ecológicas, y al mismo tiempo impulsar el desarrollo económico.” Por esta razón, cuando numerosas comunidades de diferentes ejidos –salvo la de la comunidad de Salamanca– han deforestado sin permiso de las autoridades, la Conafor ha implementado actividades de planeación, conservación, manejo forestal para preparar tanto a la sociedad como a organismos gubernamentales, realizar arreglos legales y políticas necesarias para fortalecer los esfuerzos en materia de coordinación del cambio climático.