Estrella de noticiero deja todo y se dedica a la agricultura de invernadero

El sueño bucólico es solamente un sueño para muchos; pero para Dylan Ratigan, estrella de CNBC, era apenas el principio para mejorar las vidas de muchas personas.

DylanRatigan2

“Luego de 780 horas de noticiario político por cable, 6 mil horas de televisión financiera en vivo, 45 ciudades, nos giras nacionales de trabajo, 277,963 firmas para hacer enmiendas constitucionales, 245 páginas de libro y un tour promocional, estaba exhausto.” Así describe Dylan Ratigan su repentina salida de los medios de comunicación masiva en junio pasado y las razones de su comienzo como agricultor hidropónico.

La fantasía de dejar atrás la vida urbana y perseguir el sueño del campo está presente en nuestros días, y aunque hay quien tiene su porción de naturaleza con una huerta orgánica, para Ratigan se trataba también de involucrarse en causas en las que cree.

Ratigan fue uno de los principales corresponsales de medios como Bloomberg, CNBC y tenía su propio show en MSNBC. Durante sus emisiones siempre abogó por la justicia laboral y el derecho al trabajo, especialmente para los veteranos de guerra. Fue por eso que cuando un grupo de veteranos del ejército le hicieron un homenaje, Ratigan tuvo su momento “eureka”.

Conoció al veterano de los marines Colin Archipley, y con él crearon una red de invernaderos hidropónicos diseñada para crear fuentes de empleo para los veteranos. Los socios esperan extender la red de invernaderos por California, Texas y Massachussets; la idea es que, al regresar de la guerra, los soldados tengan mejores oportunidades para integrarse a la sociedad y el mercado laboral, para lograr una pronta independencia económica al salir del ejército.

dylanratigan

“Tuve mis dudas sobre mis propios talentos y mi propia vida”, afirma Ratigan. “Sólo dije ‘¡al carajo!’ Al entender lo que ellos [los veteranos] tuvieron qué pasar, todo lo que tuve que hacer fue mudarme al otro lado del país”.

Esa mudanza incluyó vender su loft en Tribeca, Nueva York y su Porsche Cayenne Turbo para llegar a los tranquilos campos de Dana Point, California. Para Ratigan simplemente tuvo más sentido crear él mismo las fuentes de empleo que informar a otros el por qué no se estaban creando.

[MNN]



Difícilmente olvidarás esta serie de fotografías aéreas (📸)

El territorio es arte en sí mismo, y estas imágenes lo comprueban.

El mundo adquiere otra dimensión cuando se le contempla desde las alturas. No poder ver sus detalles, como cuando lo recorremos a pie, nos invita a imaginar todo lo que allá abajo está ocurriendo.

Por suerte, no necesitamos viajar en avión para experimentar las sensaciones que producen los territorios en su abstracción, ni para poder contemplar el arte que éstos son en sí mismos. Apasionados de las fotografías aéreas, como Stas Bartnikas, nos dan la oportunidad de conocer ese otro mundo que es el de las alturas.

Bartnikas llama a sus capturas “aero-arte”, y éstas van desde lo más abstracto hasta los paisajes más preciosos y lo urbano más inédito. Todas sus fotografías áreas demuestran cuán fotogénicos son todos los territorios. Pero además, nos permiten pensar al mundo desde otra perspectiva. Una, además, muy humana, pues las fotografías de Bartnikas no son hechas con drones, sino que son tomadas con cámara en mano.

Y él dice que fotografiar a la Tierra en su abstracción es como “fotografiar retratos humanos”, porque cada retrato es único y transmite su propio mensaje. Así lo dijo a My Modern Met:

Es lo mismo con mis imágenes. Seguido veo rostros en mis fotografías. Les llamo “rostros de la Tierra”.

Aquí están los “rostros de la Tierra”: fotografías aéreas que difícilmente olvidarás

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas

fotografias-aereas-naturaleza-paisajes-stas-bartnikas



Este extenso estudio comprobó lo que ya sabíamos: la agricultura ecológica es mejor

Explotar a la naturaleza ya no es opción, ni siquiera para los que sólo quieren usarla para producir masivamente.

La naturaleza y su biodiversidad han sido expoliadas para que podamos seguir produciendo lo que nuestros vertiginosos estilos de vida reclaman. En ese frenesí, pocas cosas han resultado más dañadas que la propia tierra, el suelo del cual brotan los alimentos que nos sustentan.

La agricultura negligente que sobreexplota los campos se presenta como una amenaza global por su forma de manejar los recursos naturales. Esto ha causado la degradación de la tierra debido al sobrepastoreo, el uso excesivo de pesticidas y el mal manejo del agua, entre otras cosas. Además, esta práctica contribuye enormemente al cambio climático, el cual a su vez provoca el detrimento del cultivo de la tierra.

El 80% de los suelos agrícolas de México se han degradado.

agricultura-ecologica-sustentable-mejora-produccion-estudio

Por eso es urgente volver a otros esquemas y métodos de agricultura ecológicos y sustentables. Contrario a lo que muchos piensan, ello no será un retroceso, sino una evolución.

 

Alta productividad de cultivos sustentables 

No sólo el campo puede ser 100% sustentable, sino que bajo una agricultura ecológica puede ser más productivo. Esto se comprobó en un estudio reciente realizado por 17 universidades, en el cual se analizaron sistemas de agricultura sustentable que no sólo son mejores para el ambiente, sino que incrementan la producción de cultivos (y por ende, de comida).

agricultura-ecologica-sustentable-mejora-produccion-estudio

Lo que pudieron comprobar las distintas instituciones participantes en esta investigación es que la llamada “intensificación sustentable de la agricultura” está rindiendo frutos en donde se está aplicando, es decir, en 163 millones de granjas en el mundo. Esto marca un nuevo paradigma para la agricultura mundial, y podría ayudar a la soberanía alimentaria de comunidades y países enteros.

La agricultura ecológica busca un equilibrio entre productividad y y sustentabilidad. Sus modelos son diseñados según las necesidades del ecosistema, e incluso toman en cuenta el entorno social. De esta forma las granjas pueden poner en práctica técnicas alternativas de agricultura (por ejemplo, de control de pestes, microirrigación, rotación de cultivos, mantenimiento manual de la tierra, etc.) y generar un equilibrio efectivo entre trabajo, gastos y productividad que termina siendo favorable para los agricultores sin dañar al medioambiente.

Además, los cultivos producidos en granjas donde se utiliza la agricultura ecológica son más saludables que los de la agricultura convencional.

agricultura-ecologica-sustentable-mejora-produccion-estudio

Estas son buenas noticias (que ya sabíamos, o por lo menos intuíamos). Pero cabe seguir profundizando en la cuestión y pensar en que las nuevas formas de relacionarnos con la naturaleza deben venir de una renovada concepción de ésta, así como de una aproximación que parta de los conocimientos ancestrales de los que nos hemos alejado y que tienen como eje rector respetar los ciclos naturales de la tierra.

Por eso decimos que se debe volver a paradigmas sustentables.

Asimismo, se deben cuestionar otros paradigmas contemporáneos, como el del progreso y la productividad: ¿en verdad hace falta producir más comida? Si sabemos que más del 40% de la comida se desperdicia, ¿no habrá que cambiar también otras prácticas, como la manera como se distribuye la comida, o la manera en la que la consumimos?

Estas son preguntas para la reflexión colectiva, cuyas respuestas nos pueden llevar a una ecoevolución consciente.

 

* Imágenes: 1) Jimmy Tran; 2) El Economista; 3 y 4) Eva Verbeeck