Esta cámara reproduce la visión de un insecto

Investigadores de la Universidad de Illinois han desarrollado un dispositivo que se asemeja a los ojos de un escarabajo.

bugcamera

Investigadores de la Universidad de Illinois estudiaron los ojos de escarabajos de corteza y detectaron que podrían copiar su estructura. Para ello utilizaron una cámara digital con visión de docenas de células sensibles a la luz repartidas en una superficie de hule. Cada célula tiene su propio lente.

El equipo de investigación dirigido por John Rogers, afirmó que la cámara podría ser usada para visión de un espacio de aproximadamente 1 centímetro de diámetro, como lugares internos del cuerpo o vigilancia.

La cámara es sólo blanco y negro por el momento pero Rogers dice que es posible hacer una de color con el mismo diseño y planean construir cámaras más grandes. La cámara tal como es ahora tiene 180 estructuras sensibles a la luz llamadas ommatidias. El siguiente proyecto es hacer una con base en los ojos de una líbelula y podría tener 20 mil ommatidias.

[Co. Exist]

 



Convertirse en árbol: la nueva experiencia en realidad virtual

¿Qué se siente ser un árbol? Esta experiencia en realidad virtual te permitirá saberlo

La realidad virtual ha abierto las puertas a nuestras capacidades cognitivas para experimentar otros mundos, y hasta otros cuerpos. Así, la tecnología puede ser una mediación entre nosotros y el mundo que potencie nuestra empatía –en lugar de aletargarnos y escindirnos del mundo–.

Mediante la realidad virtual podemos ser testigos de la muerte de una estrella, o incluso tecnologizar nuestra conciencia para experimentar un desdoblamiento corporal.

Ahora, el proyecto “Tree” te permitirá saber qué se siente ser un árbol.

realidad-virtual-arbol-arboles-tree-videojuego-cambio-climatico

Los artistas neoyorkinos Milica Zec y Winslow Porter crearon una plataforma inmersiva en 3D. Con ella buscan expandir la empatía y revelar los impactos del cambio climático sobre los bosques, desde la más primordial empatía.

Con “Tree”, estos artistas visuales esperan despertar algunas conciencias, a través de la experiencia personal y lo que ésta llegue a perturbar en las emociones de los jugadores.

Y es que no cabe duda que el cambio climático tiene también sus repercusiones emocionales. A raíz de esta reflexión, el filósofo Glenn Albrecht inventó un término para el dolor psíquico que experimentamos debido al cambio climático. “Solstagia” es un término que conjuga palabras en griego y latín cuyo significado combina las emociones de la desolación y el sufrimiento. Según Albrecht, la “solstagia” es el resultado de una erosión de nuestro sentimiento de pertenencia, y de nuestro desarraigo de la naturaleza.

Así, el dolor psíquico que nos puede ocasionar el cambio climático puede ser nombrado como “solstagia”

El proyecto inmersivo “Tree” hará sentir a los usuarios la solstagia mediante la tecnología, colocando el índice en lo personal que se vuelve el problema de la deforestación.

En “Tree” empiezas siendo una semilla y terminas siendo un frondoso árbol.
Pero en algún punto tendrás que enfrentarte a los leñadores industriales.

Con ayuda del Lab Media del MIT, los artistas pudieron llevar su realidad virtual un paso más allá. Y es que “Tree” no sólo provee de estímulos visuales y auditivos, sino que incorpora también efectos de viento, vibraciones, temperaturas y aromas.

Gracias a estos efectos, los jugadores experimentar con todos los sentidos el ciclo de vida de uno de los seres más majestuosos que pueblan la tierra: el árbol kapok.

Según dijo Miliza Zec para el portal de Vive:

Durante los últimos momentos de la experiencia, variosjugadores lloraron o se quitaron el equipo, e incluso más individuos nos dijeron que la pieza les hizo sentir el cambio climático como algo personal por primera vez.

“Tree” estará disponible para su descarga esta semana, y será compatible con VIVE, VIVE Pro y Oculus Rift



Japón tiene las alcantarillas más hermosas jamás inventadas (mira 📷)

Japón celebra su identidad local con diseños divertidos, coloridos y cautivadores en un festival anual.

Desde la década de los 80, miles de municipalidades en Japón han diseñado tapas de alcantarilla que representan aspectos de la cultura local. Los diseños son coloridos y representan aspectos como la comida, la flora y fauna, la cultura, los paisajes que caracterizan y son motivo de orgullo para cada localidad.

japon-arte-alcantarilla

Para seguir con esta tradición, la tienda departamental Shinjuku Takashimaya celebró en Tokio el Festival de Tapas de Alcantarillas Japonesas. El festival tuvo lugar del 1 al 3 de febrero de 2019, pero se extenderá hasta fines del mes.

japon-arte-alcantarilla2

Entre las actividades celebradas se incluye una exposición de tapas provenientes de todos los rincones de Japón, la venta de comida decorada con los motivos de las tapas de alcantarillas, souvenirs, libros, lápices, estampillas y reproducciones a escala de las tapas de alcantarilla.

japon-arte-alcantarilla3

El libro Drainspotting, de Remo Camerota, publicado en 2010, celebra esta tradición japonesa única.

japon-arte-alcantarilla-remo-camerota6 (2)