Diseño disidente y verde: colección de carteles en defensa del medio ambiente (IMÁGENES)

Parte de una colección que nos muestra como el arte es capaz de concientizar al mundo y protegerlo al hacer uso de recursos atractivos y llamativos.

Un cartel representa una infinidad de cosas en pocas palabras o a través de una imagen ingeniosa. Ideas aparentemente sencillas son capaces de hacernos caer en cuenta de un mensaje universal o personal, evocan en un espacio limitado emociones que parecerían infinitas y que le dan vuelta al mundo por su capacidad de expresar una conciencia colectiva. Ahora, en la era tecnológica en la que vivimos una buena idea cuenta con el impulso del Internet para llegar de manera prácticamente instantánea a todos los rincones del mundo. Graphic Advocacy: International Posters for the Digital Age 2001-2012 es una colección de carteles de la última década que reúne las mejores creaciones que el diseño y el arte han dado al mundo, centrándose en la idea de conservación ambiental.

Como lo explica la curadora de la colección, Elizabeth Resnick, profesora de  Massachusetts College of Art and Design en Boston:

Un cartel es disidencia hecha visible —nos comunican, abogan, instruyen, celebran y advierten mientras nos impulsan a reacción con mensajes audaces e iconografía impresionante. Un cartel también es una indicación reveladora del compromiso que un diseñador gráfico tiene con la sociedad cuando carteles que no han sido comisionados son creados para servir como un vehículo para recaudar dinero y apoyar causas políticas y humanitarias.

La colección será exhibida del 8 de julio al 28 de Agosto del 2013 en Pratt Manhattan Gallery en Nueva York. En la galería se pueden apreciar algunos de los carteles.

[Graphic Advocacy]



Impactantes anuncios que piden salvar al planeta de la destrucción

Ganesh Prasad Acharya, director de arte y creatividad, y Kaushik Katty Roy, copywriter, han dado a conocer anuncios para proteger al planeta de intromisiones humanas

Actualmente, India cuenta con 515 santuarios que preservan la vida salvaje de ese país. Denominados Wildlife Sanctuaries, estos lugares han logrado salvar, entre otras especies, a 41 tigres y aves en peligro de extinción.

No obstante estos sitios no han logrado librarse de la deforestación monopólica que ha afectado a la mayoría de los hábitats naturales del mundo. Y como un llamado de atención hacia la conciencia tanto Ganesh Prasad Acharya, director de arte y creatividad como Kaushik Katty Roy, copywriter, han dado a conocer anuncios para proteger al planeta de intromisiones humanas. Mediante la combinación de imágenes impactantes y palabras duras (“Cuando la madera se va, también la vida animal”), estos anuncios piden salvar a nuestro planeta de su destrucción:

 



Adidas utiliza corazones de vaca en su campaña publicitaria de Brasil 2014

Con motivo del Mundial de Futbol que se celebrará en Brasil, la marca deportiva Adidas lanzó esta polémica campaña en que jugadores sostienen corazones de vaca.

En tiempos recientes, la publicidad se ha empeñado en demostrar que la desmesura es uno de sus recursos predilectos. Con tal de llamar la atención del mayor número posible de personas (su primer y último propósito), los publicistas recurren a las estrategias más desaforadas, a veces con ingenio y otras, las más lamentables, sirviéndose del escándalo y el sensacionalismo.

Tal es el caso de la campaña que la marca deportiva Adidas lanzó con motivo del Mundial de futbol que comenzará en Brasil en un par de semanas. Bajo el lema “¿Hasta dónde quieres llegar? Daría mi corazón por mi país”, Adidas convocó a jugadores reconocidos internacionalmente para mostrarlos sosteniendo un corazón real.

Y si esto ya podría considerarse desagradable, la polémica se avivó cuando, en Alemania, organizaciones que velan por los derechos de los animales comenzaron a preguntar de dónde habían salido dichos corazones. La empresa respondió entonces que se trataba de órganos de vaca adquiridos legalmente.

Aun así, las imágenes generaron más aversión que simpatía, lo cual parece una recompensa justa para quienes hacen prevalecer sus intereses sin importar el daño que puedan provocar en ese intento.