¿Cuidadoso montaje o una sociedad de humo? Retratos de niños fumando (FOTOS)

“Niño fumador” es tanto un oxímoron como una especie de contradicción lógica. En esta serie, Frieke Janssen nos propone una visión de la infancia muy distinta a lo que estamos acostumbrados a ver.

En la serie “Smoking Kids”, la fotógrafa Frieke Janssen ha logrado conjuntar años de iconografía pop asociada al consumo del tabaco junto con un perturbador retrato de una sociedad enferma. Los niños que aparecen en estas imágenes parecen surgidos de otro tiempo –no importa cuál, no importa cuándo, podría ser la época de oro del cine de Hollywood, con figuras como Marlene Dietrich o Don Draper, o directamente de un film de Wes Anderson.

Pero no hay para qué alarmarse: estos niños en realidad no están fumando. Janssen realizó estos impresionantes y lúdicos retratos utilizando cosas como gises, palitos de queso y humo de incienso. La magia del Photoshop hizo el resto. El resultado es un cuestionamiento sumamente cuidado y fascinante del supuesto glamour asociado al consumo de tabaco, pero sobre todo de la gama de gestos de incomodidad o suficiencia que tienen todos los fumadores, se den o no cuenta.

En ese sentido, los retratos de “Smoking Kids” son más un reflejo o una parodia de los gestos de los fumadores que una simple serie de fotografías que sin duda habrá molestado a muchas asociaciones de padres de familia.

[Mother Jones]



Remedios naturales para dejar de fumar

Un solo cigarro contiene acetona, amoniaco, butano, alquitrán, formaldehído, cianuro de hidrógeno, nicotina, ácido sulfúrico, metopreno, arsénico, ácido clorhídrico, DDT, monóxido de carbono, etcétera

Cuando compramos una cajetilla de cigarros, vemos los anuncios de las consecuencias derivadas de la toxicidad de este producto:  cáncer, enfermedades respiratorias o cardíacas, muerte, entre otras. Un solo cigarro contiene acetona, amoniaco, butano, alquitrán, formaldehído, cianuro de hidrógeno, nicotina, ácido sulfúrico, metopreno, arsénico, ácido clorhídrico, DDT, monóxido de carbono, etcétera.

Además de las consecuencias fisiológicas, la constancia del cigarro puede ocasionar síntomas de frustración, ansiedad, falta de concentración, incremento de apetito, dolores de cabeza, presión sanguínea alta y una necesidad constante de fumar. Por ello, entre otras causas, resulta complejo dejarlo, ya que nuestro cuerpo se acostumbró (es decir, formó cierta tolerancia) a esos químicos que generan una sensación de euforia (y adrenalina). Una vez sin ellos, nuestro cuerpo exige de regreso esas sensaciones; la consecuencia, la ansiedad expresada a través de la comida, conductas agresivas, recaídas y comportamientos compulsivos, entre otros.

Por ello, y de acuerdo con Top 10 Home Remedies, estos son 10 hacks naturales que te ayudarán a reducir tu consumo de cigarro:

Lobelia, la cual reduce los niveles de nicotina en el cuerpo al liberar dopamina (neurotransmisor de la recompensa). Empieza con 5 gotas de lobelia, y gradualmente incrementa su consumo. Pero cuidado: es tóxica, por lo que requiere de una supervisión calificada.

Regaliz, cuyo dulce sabor puede matar toda urgencia de fumar. Además, alivia la tos del fumador. Dado que es un tónico adrenal, ayuda a equilibrar los niveles de cortisol, reduciendo la fatiga y equilibrando la energía. Mastica un par de veces esta raíz en cuanto tengas la urgencia de fumar.

Pimiento marrón. Gracias a sus propiedades antioxidantes, el pimiento regula las membranas del sistema respiratorio a fin de prevenir algún daño.

Avena verde, también conocida como avena sativa o avena salvaje. Es útil para reducir el deseo de nicotina, así como mermar los síntomas. Promueve la desintoxicación de la nicotina durante ese período. Además, cuenta con efectos de sedación, aminorando los síntomas de euforia y ansiedad.

Ginseng. Ayuda a reestablecer los niveles propios del cortisol en el flujo sanguíneo, por lo que regula tanto el estrés emocional como el físico, agudizando la concentración, mejorando el estado de ánimo y mermando la ansiedad.

Valeriana. Funciona como sedante y ansiolítico, ya que interactúa con los receptores GABA en el cerebro, calmando las urgencias de fumar.

Flor de la pasión, la cual ayuda a combatir la ansiedad y la irritabilidad, mejorando la experiencia al dormir y descansar. 

Acupuntura.

Masaje en las orejas. En conjunto con la acupuntura, este masaje reduce la urgencia de fumar, dando una ligera sensación de liberación. Hazlo durante 2 minutos diarios, detrás de las orejas.



TOP: 6 plantas medicinales que te ayudarán a reducir los síntomas de la abstinencia de cigarro

En el momento en que por fin juntamos las fuerzas necesarias para dejar de fumar, debemos resistir el período del síndrome de abstinencia

Al igual que comer en exceso, fumar es uno de los vicios que más nos perdonamos cuando nos encontramos bajo presión profesional, emocional o social. Nos solemos repetir el viejo adagio de “una vez al año, no hace daño”. Sin embargo, ¿cuántas veces a la semana nos encontramos bajo los efectos del estrés y la ansiedad?

En el momento en que por fin juntamos las fuerzas necesarias para dejar de fumar debemos resistir el período del síndrome de abstinencia, aquel momento en el que tu cuerpo se reacostumbra a la ausencia de químicos extras (como la nicotina) y así, regresar al estado de homeostasis. Muchas personas sufren de ansiedad, sudoración o angustia, por lo que tienden a comer de más, ejercitarse, tomar más agua o más café, etcétera.

De acuerdo con EcoAgricultor existen ciertas hierbas medicinales que facilitan los síntomas del síndrome de abstinencia y por consiguiente, ayudan a dejar de fumar. Te las compartimos:

– Hisopo (Hyssopus officinalis L). Se encarga de mejorar el sistema respiratorio, eliminando mucosidades. Alivia las sensaciones de ansiedad derivadas de la abstinencia.

– Ginseng (Panax ginseng). Ayuda a sentirte más estable frente a situaciones de estrés, ansiedad y fatiga. Además es un buen apoyo para dormir, mejorando asimismo el sistema inmunológico.

– Hipérico (Hypericum perforatum). Refuerza la actividad mental.

– Cimicífuga (Cimicifuga racemosa). Combate síntomas de irritabilidad, los cambios bruscos de estados de ánimo, el nerviosismo y los trastornos del sueño.

– Lobelia (Lobelia inflata). Fortalece el sistema respiratorio, aliviando los síntomas del síndrome de abstinencia.

– Menta de gato (Nepeta cataria). Es relajante y regula el sueño, eliminando dolores de cabeza relacionados con el síndrome de abstinencia.

 Foto principal: Adriano Agulló/Flickr