Aves, las compañeras históricas de la humanidad

Las aves han tenido una relación especial con los humanos desde hace cientos de años.

Muchas de las 10 mil especies de aves en el planeta son hermosas y melódicos, pero también son mucho más que eso. Desde hace cientos de años, la humanidad ha encontrado formas sorprendentes de aprovechar las habilidades de las aves. En varios puntos de la historia de las civilizaciones estos animales han funcionado como cazadores, guías y mensajeros y hasta la actualidad seguimos necesitando de su ayuda para algunas actividades. Por ejemplo, los granjeros ocupan aves de rapiña para espantar los animales que destruyen los cultivos.

El 11 de mayo se celebró el Día Internacional del Ave Migratoria. Para celebrar la existencia de estos maravillosos animales, dejamos aquí una serie de fotografías.

aves4

aves3

aves1

aves2

[Scientific American]



El misterioso caso de las aves que volaban en estado de ebriedad

Especies de aves migratorias como tordos y petirrojos han sido vistas volando erráticamente, e incluso chocando contra ventanas de edificios y vehículos en movimiento.

Los pobladores de la ciudad de Gilbert, Minnesota, en Estados Unidos, tienen un problema con su consumo de alcohol. No se trata de las personas, sino de la población local de aves. Se les ha visto volando más bajo de lo normal, chocando contra ventanas y autos, o francamente inconscientes en los parques de la localidad.

No se trata de un problema de alcoholismo como tal, sino de un curioso fenómeno natural que ha sorprendido a los habitantes. En un estudio de 2012, realizado en California, se encontró un problema similar. Los ornitólogos hicieron necropsias de algunas de las desafortunadas aves que fallecieron al chocar desorientadas contra edificios y ventanas, y ofrecieron una explicación sorprendente, publicada en el Journal of Ornithology

Cuando el invierno se adelanta, las bayas y frutas silvestres de las que se alimentan las aves pierden humedad, lo que ocasiona que su pulpa se fermente más rápido, convirtiendo el azúcar de la fruta en etanol. Cuando las aves consumen estos frutos, su sistema digestivo es incapaz de procesar el etanol, una forma de alcohol, lo que explica el aparente estado de ebriedad, así como el comportamiento errático y desorientado.

 

Especies como el petirrojo, el ampelis americano y los tordos son más propensos a sufrir una resaca frutal, pues otro tipo de pájaros locales, como los chipes y los mosqueros, se alimentan de insectos. La situación se agrava si consideramos que, en esta época del año, muchas aves ingieren una gran cantidad de bayas para prepararse para su largo vuelo de migración estacional.

El Departamento de Policía de Gilbert emitió una alerta informando a los residentes que los efectos de la ebriedad en las aves serán temporales, pero advirtió que tuvieran cuidado al conducir, pues se han dado casos como el de una mujer que recibió el impacto de siete aves mientras conducía.



La fugaz y espectacular lucha entre un águila y un zorro por una presa (VIDEO)

Una liebre puso en disputa a un zorro y un águila; la escena fue capturada en video, en un Parque Natural de Seattle.

El video de un zorro a quien un águila intenta arrebatarle su presa –una liebre– ha dado la vuelta al mundo. La escena es francamente espectacular, pero también nos recuerda un aspecto de la naturaleza bastante crudo: la lucha por sobrevivir. 

El mundo natural es precioso, pero también duro (y esto quizá sea la metáfora perfecta para resumir, a grandes rasgos, nuestra propia existencia). La naturaleza se manifiesta en auroras boreales y prístinos amaneceres; pero también lo hace en forma de luchas constantes entre seres, elementos y demás fuerzas que, en conjunto, dan vida a un desbordante engranaje. 

aguila-zorro-liebre-video-presa

El fotógrafo Kevin Ebi documentó hace unos días esta serie de increíbles imágenes y videos en el San Juan Island National Historical Park, en las afueras de Seattle. En ellas vemos a un zorro que carga una liebre recién apresada. Repentinamente aparece un águila, que captura a la liebre en sus garras e intenta levantar vuelo; el problema es que, como podemos observar, el zorro no está particularmente dispuesto a ceder su presa.