5 materiales de uso doméstico que son tóxicos y potencialmente cancerígenos

Productos de nuestra vida cotidiana podrían ser asesinos discretos que pasan desapercibidos por la irresponsabilidad corporativa, por la falta de leyes y estudios científicos y, para coronar el cuadro, por ignorancia nuestra.

teflon

La industria química lleva haciendo un enorme experimento con la salud de la gente desde hace por lo menos un siglo, y aunque los efectos y consecuencias legales para las compañías –debido a posteriores pruebas de irresponsabilidad corporativa así como evidencias científicas de daños a la salud– lleguen con años de retraso, el mal para muchos ya está hecho y es irreversible.

El Centro para el Control de Enfermedades (Center for Disease Control, o CDC por sus siglas en inglés) ha monitoreado durante varios años más de 151 químicos potencialmente dañinos para la salud, muchos de los cuales ya se encuentran alojados en nuestros huesos, músculos, sangre y grasa. Lo que es bueno para las industrias químicas no necesariamente es bueno para los humanos –y tengamos por seguro que harán todo lo posible por encubrir los peligros y desviar la atención. Entérate de algunas de las sustancias aparentemente inocuas que podrían dañar grandemente tu salud (incluso mientras lees estas líneas) sin que lo sepas.

1. Plomo

Hoy en día las compañías de pintura promocionan como una ventaja competitiva el que sus productos no contengan este metal –pero hace menos de un siglo el plomo era un material utilizado en toda clase de productos, desde pintura para juguetes (pensemos en el clásico “soldadito de plomo”), muebles y carpintería en general. Los obreros que trabajaron en plantas de pigmentos, baterías y minas de plomo sufrieron terriblemente luego de exponerse al polvo de plomo en el aire dentro de sus ambientes de trabajo.

Pero durante los años 50, la industria del plomo hizo todo lo posible para cubrir esta información. Publicaron informes falsos sobre los efectos del plomo en la salud, incluso afirmando que era seguro utilizarlo en la pintura, gasolina, herramientas de plomería, juguetes, pelotas de beisbol y arreos de pesca. Hoy en día, muchas casas viejas pintadas con plomo siguen envenenando a sus habitantes silenciosamente.

En 1971 el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley para limitar el uso de plomo en la industria de la pintura, y en 1978 se prohibió el uso de este material en todas las pinturas de venta al consumidor. Desde 1980 el plomo comenzó a ser eliminado de las gasolinas comerciales, aunque aún se utiliza en el combustible para aviones.

2. Bifenilos policlorados (PCBs)

Tal vez el nombre no te sea muy familiar, pero esta sustancia cancerígena (a la vez que sus primos, los hidrocarburos clorados, incluyendo el DDT y otros pesticidas) fueron de uso corriente entre los 50 y 70 del siglo pasado. Aunque hoy están prohibidos por sus efectos cancerígenos, se utilizaron en papelería de oficina, adhesivos, pinturas y equipo eléctrico. La gente que estuvo expuesta a ellos aún los lleva en el cuerpo.

3. Formaldehído

Un químico utilizado por las funerarias como preservativo de los cuerpos también es usado como fungicida, germicida y desinfectante, además de ser parte integral de la fibras de media densidad y resinas de melamina utilizadas en muebles para oficina y hogar. Con el tiempo, el material se evapora, diseminando un vapor invisible, inoloro y altamente tóxico. El Centro Nacional del Cáncer y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos recomiendan a los consumidores de este tipo de muebles (que incluyen restiradores, escritorios, libreros y otros) preguntar por el contenido de formaldehído en los productos que compren.

4. Materiales ignífugos (retardantes de fuego)

Los recubrimientos químicos para prevenir incendios en sofás, sillas, alfombras, cortinas, productos para bebés y otros enseres domésticos parecieron una buena idea a principios de los 70 cuando fueron introducidos al mercado. Pero con los años, los científicos han descubierto que materiales ignífugos de uso común como los bifenilos polibromados y los éteres difenílicos tienen una serie de consecuencias indeseables para la salud, incluyendo (pero no limitado a) problemas en la tiroides, problemas de memoria y aprendizaje, IQ bajo así como retraso en el desarrollo físico y cognitivo en niños.

5. Teflon

Un material de cocina sin el que nuestros sartenes y ollas requerirían el uso de aceites para cocinar también es potencialmente nocivo. El ácido perfluorooctánico, el recubrimiento de placas antiadherentes que vuelve los enseres domésticos resistentes al calor se queda con nosotros, además de la comida que cocinamos en ellos; según el Comité de Asesoría Científica de la Agencia de Protección Ambiental, el teflon “podría ser cancerígeno para los humanos.”

La lista podría continuar durante mucho tiempo. Fuera de vivir con paranoia debido a los potenciales efectos nocivos que nuestros productos de uso diario podrían tener en nuestra salud y la de nuestras familias, una mayor consciencia de nuestros derechos como consumidores se vuelve indispensable: exigir que las compañías y gobiernos detecten y pongan fuera de circulación los productos y materiales químicos potencialmente nocivos para la salud es una tarea urgente.

[Mother Jones]



¿Qué se sabe de la radiación que producen los teléfonos celulares y su influencia en la salud?

El debate sigue en la mesa. Pero esto es lo que tienes que saber (y las medidas preventivas que puedes tomar).

Vivimos en un mundo hiperconectado. Casi 5 mil millones de teléfonos móviles circulan actualmente: un dispositivo del que difícilmente podemos prescindir y sin el cual es casi inimaginable nuestra vida cotidiana.

Es indudable que los celulares han modificado radicalmente nuestra forma de habitar el mundo; pero algunos claman que incluso han modificado nuestra salud. El debate sobre su probable efecto nocivo comenzó en 1993, cuando un primer testimonio de cáncer cerebral, atribuido al uso del celular, salió a la luz en el programa estadounidense Larry King Live.

radiacion-celular-estudios-cientificos-neurociencia-prevencion-tips

El fallecido W. Ross Adey, un neurólogo de la Universidad de California y ex–investigador de Motorola, se dedicó ya por aquel entonces al estudio de la radiación de los celulares y sus consecuencias en nuestra salud. Este experto aseguraba que las empresas estaban encubriendo el hecho de la toxicidad de los celulares para mantener intactos sus intereses comerciales, pues la propia Motorola se negó a publicar las investigaciones que Ross Adey realizó y en las cuales demostraba que la frecuencia de ondas que emiten los celulares sí pueden producir cáncer. 

No obstante, desde el incidente en el programa de Larry King y las investigaciones de Ross Adey, ha habido un centenar de estudios al respecto, aunque la mayoría llega a diferentes conclusiones. Algunos afirman que el tipo de ondas que emiten los celulares no son suficientes para ponernos en riesgo; por ejemplo, los estudios realizados en EUA por el National Toxicology Program (y que la Food and Drug Administration aprobó). Estos demostraron que la radiación provoca cáncer cerebral en ratas si son expuestas a grandes proporciones, pero que no es comparable a las que un adulto se expone, aún con el uso frecuente del celular. Por otro lado, existen estudios como los realizados en Suiza que aseguran que las personas que han usado celular desde antes de los 20 están en mayor riesgo de padecer cáncer cerebral.

Debido a esta ambivalencia, la World Heatlh Organization ha catalogado las radiaciones como “posiblemente cancerígenas”. Hay que recordar que, además, estamos expuestos a esta radiación no sólo a partir de los celulares, sino también de otros aparatos inalámbricos, como los teléfonos de casa, y por supuesto, el microondas. 

¿Cómo prevenirnos?

como protegerte radiacion teléfono celular produce radiacion-estudios-prevencion

Aunque sólo las radiaciones de alta energía, como la de los rayos x, han demostrado su nocividad (al romper nuestro ADN), el California Department of Public Health ha elaborado estas recomendaciones para que las personas puedan prevenirse, en lo que se llega a un consenso al respecto de la toxicidad de la radiación emitida por otros aparatos.

La recomendación principal es intentar no tener el celular en el bolsillo, pues además los estudios tampoco han sido conclusivos en si las radiaciones producen infertilidad, por lo cual meterlo en la bolsa de mano o en la mochila es lo mejor que podemos hacer.

Otros hacks que esta institución comparte:

  • Manten el celular lejos del cuerpo usando manos libres.
  • Usa menos el celular cuando la señal este baja, pues usan más radiación en esos momentos.
  • Reduce el uso del celular para ver videos, escuchar audios o descargar datos. O en dado caso, bájalos y coloca en modo avión tu celular cuando los veas o escuches.
  • No duermas con tu celular en la cama o cerca de tu cabeza.
  • Quítate el manos libres cuando no lo utilices.
  • No utilices productos que clamen “bloquear” las radiaciones. Eso no es posible y, de hecho, es probable que hagan a tu celular trabajar más para obtener señal, lo cual incrementará tu exposición a la radiación.

Afortunadamente, también la tecnología se está poniendo al servicio de la prevención. Investigadores de la Drexel University y el Korea Institute of Science and Technology, están trabajando en un nanomaterial apaz de proteger al celular de la “contaminación electromagnética”. Si todos nuestros gadgets los protegiéramos de esta manera, ya no emitirían la misma cantidad de radiación, aseguran.

En lo que avanzan estas creaciones tecnológicas, habrá que seguir las medidas recomendadas por el California Department of Public Health, como parte de las necesarias prevenciones contra el cáncer.

 

*Referencias: Static? Or Frying Brain Cells? THE NASTY DEBATE OVER CELL-PHONE SAFETY

 



Miles de personas podrían evitar el cáncer con sólo cambiar sus hábitos, según nuevo estudio

Antes que vernos obligados a afrontar el cáncer, podríamos evitarlo. Un estudio reciente, publicado en el ‘International Journal of Cancer’, recomienda cómo hacerlo.

El cáncer es la peste moderna. Ha ocasionado millones de muertes y, se espera, causará muchas más en los años próximos. Debido a que se trata de un padecimiento que tiene diferentes tipos, en muchos casos resulta difícil desarrollar curas eficaces. De ahí que este fenómeno de la modernidad haya llevado a la comunidad científica a pensar en la necesidad de encontrar cómo prevenirlo, algo que podría funcionar mucho mejor, en vez de sentarse a observar cómo incrementa la tasa de personas que lidian con la enfermedad para sobrevivir.

cancer-evitar-habitos-como-cuidarse-contra-cancer

Científicos del Berghofer Medical Research Institute realizaron una investigación en Australia, con la cual determinaron que el  40% de las personas que fueron invadidas por diversos tipos de cáncer y fallecieron lo pudieron haber evitado con sólo cambiar algunos hábitos.

Más aún, esta investigación —publicada en el International Journal of Cancer— explicita también cómo muchos casos de cáncer podrían evitarse. No obstante, antes de cambiar de hábitos para prevenir esta enfermedad, hay que saber bajo qué condiciones se encuentra nuestro estilo de vida, pero sobre todo, qué es lo que ocasiona el cáncer.

 

El fenómeno del cáncer

En América Latina, 550,000 personas murieron tan sólo en el 2012 a causa de esta enfermedad. Esta cifra ha seguido en aumento, a tal grado que se espera que para el 2030 aumente el número de pacientes en 106%Así lo indicó un estudio de la Unidad de Inteligencia de The Economist, el cual también da un panorama sobre la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los habitantes del continente, debido a los recursos insuficientes para dar seguimiento al tratamiento del cáncer.

En esta investigación se señala que la desigualdad es “la pesadilla del control del cáncer en América Latina”. Ello hace aún más importante evitar la enfermedad, antes que sólo combatirla.

 

Pero, ¿qué factores nos ponen en riesgo de desarrollar cáncer?

cancer-evitar-habitos-como-cuidarse-contra-cancer-3

Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC):

Un 40% de los cánceres se deben a la acción de agentes externos que actúan sobre el organismo.

Fumar, tomar alcohol y tener una mala dieta son factores determinantes. Pero según el National Cancer Institute, otro factor de riesgo son los celulares y las ondas producidas por tecnologías como los rayos X y los microondas. Dependiendo su frecuencia, este tipo de aparatos pueden alterar nuestro organismo, ya que el cuerpo la absorbe.

No obstante, el vínculo entre las ondas de radio y el cáncer aún no ha sido comprendido por completo. Pero arroja una hipótesis interesante: que los objetos con los que convivimos a diario puedan acrecentar la posibilidad de desarrollar cáncer.

Hasta hace unas pocas décadas no nos relacionábamos como hoy con tantos tipos de productos, muchos de los cuales, con el tiempo, han demostrado su toxicidad. El asbesto es un buen ejemplo de ello; un material que fue usado para construir cañerías y que ahora se sabe que es cancerígeno.

El llamado de estudios de gran importancia como el publicado por el International Journal of Cancer es claro: si la enfermedad es cada vez más invasiva en las sociedades contemporáneas, hay que prevenirse.

 

¿Cómo? Algunos de estos consejos son obvios. Otros pueden sorprenderte:

  1. Evita fumar.
  2. No tomes en exceso.
  3. Evita las bebidas muy calientes.
  4. ¡Medita! O haz yoga. El estrés produce cáncer. Te compartimos aquí los beneficios de la meditación según la ciencia.
  5. Toma vino moderadamente, adereza con jengibre e ingiere estos otros cinco alimentos.
  6. Evita alimentos como harinas refinadas, azúcar artificial, productos transgénicos, carnes procesadas y una lista de muchos más que puedes checar en este enlace.
  7. Asegúrate de vivir en un lugar que no esté rodeado de actividades tóxicas, como el fracking.
  8. Investiga si estás expuesto a altos niveles de radiación en tu casa. En caso de que así sea, haz algo para evitarlo.
  9. También evita el abuso del celular y otras tecnologías. Quizás aún no está comprobado que éstas propicien el cáncer, pero será menos riesgoso y más provechoso leer un libro o utilizar tu tiempo libre en otros pasatiempos.
  10. Protégete del Sol y evita exponerte a él por tiempo prolongado.
  11. Vacuna a tus hijos contra la hepatitis B y, especialmente a las niñas, contra el virus de papiloma humano.
  12. Consume maíz nativo (y aléjate de los transgénicos, cuyo sinónimo es “cancerígeno”).
  13. Y lo más importante: vive con una dieta balanceada, así evitarás llevar esta y otras enfermedades más en tu ADN.