Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Estudio científico comprueba, a través de monitoreo de la activdad cerebral, que caminar en áreas verdes relaja la mente.

park

El exceso de trabajo, el estrés y el ruido son algunos de los factores que causan fatiga cerebral  y a su vez provocan falta de concentración.

En Escocia se realizó un estudio que sugiere que visitar áreas verdes y parques puede relajar nuestra mente. Caminar en un lugar lleno de árboles tiene un efecto calmante y no requiere una atención mental dirigida, por lo que pasar tiempo en estos lugares “resetea” el cerebro.

Diversas investigaciones han demostrado que quienes viven cerca de parques y otras concentraciones de árboles tienen niveles más bajos de hidrocortisona -hormona relacionada con el estrés- que los habitantes de edificios rodeados sólo por concreto, y que los niños con déficit de atención suelen tener mejores resultados en exámenes cognitivos después de haber caminado por zonas arbóreas.

No se había podido examinar la actividad cerebral de las personas mientras caminaban por parques o por zonas agitadas. Pero en un reciente estudio, publicado en The British Journal of Sports Medicine, un grupo de investigadores de la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo observó la actividad cerebral de un conjunto de voluntarios a quienes les pusieron electrodos en la cabeza y les mostraron imágenes de árboles o de escenas urbanas, y las ondas cerebrales de quienes vieron árboles indicaron una mayor tranquilidad.

Los científicos pusieron electrodos en el cuero cabelludo de los voluntarios, conectados a laptops que cargaban ellos mismos, y los llevaron a caminar la misma distancia en un parque, en una calle con construcciones antiguas y tráfico ligero y por último, en un distrito comercial con un tráfico pesado y edificios de concreto.

Con base en los patrones de ondas cerebrales registrados en las computadoras de cada voluntario, se concluyó que los participantes tuvieron una actividad cerebral más calmada durante su caminata por la zona arbórea.

La doctora Jenny Roe, profesora de Heriot-Watt, dijo que “caminar por ambientes naturales requiere cierta atención, pero nada de esfuerzo mental”. Se trata de la llamada atención involuntaria, que no demanda estar alerta, como sí ocurre en un ambiente urbano agitado.

Aunque esta investigación no se realizó con una muestra muy grande, los resultados son consistentes y demuestran que es conveniente pasear por áreas verdes cuando se quiere despejar la mente.

 

Más en Ecoosfera: 

8 beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

¿Por qué caminar te hace más inteligente?

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Caminar ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión, afirma estudio



Los niños que estudian cerca de áreas verdes tienen un mejor desempeño: un estudio

El análisis fue hecho a al menos 2 mil estudiantes de 36 escuelas de Barcelona.

La concentración y la memoria de trabajo son fundamentales en el proceso de aprendizaje. Platón decía que conocer es recordar  y en este sentido las dos premisas anteriores resultan esenciales.

Un nuevo estudio publicado por la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias revela que los niños que estudian en escuelas con más espacios verdes tienen un mayor desempeño en la concentración y la memoria.

Es estudio siguió el proceso cognitivo durante un año en al menos 2 mil estudiantes de 36 escuelas públicas en Barcelona, de los grados de segundo a cuarto.

Los motivos por los que las áreas verdes pueden mejorar el desempeño mental de los niños es, entre otras razones, y como conclusión de estos investigadores, porque los protege de la contaminación circundante de los automóviles, por ejemplo; también por la disminución del ruido y por incentivar la actividad física.

Los responsables de las políticas deberían saber que “tener más áreas verdes alrededor de la escuela es mejor para el desarrollo cognitivo, y deberían asegurarse de que los niños puedan ver y jugar en áreas verdes”, dijo en un correo electrónico uno de los autores del estudio, Mark Nieuwenhuijsen, del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental en Barcelona.

Cabe anotar que anteriormente otros estudios ya habían comprobado que la naturaleza ayuda a las personas en general  a tener más felicidad y mejorar las tareas mentales.



Tan solo en Estados Unidos los árboles salvan casi mil vidas al año

La importancia de los árboles en zonas urbanas vuelve a confirmarse con la llegada de nuevos estudios relacionados.

Todos sabemos que los árboles, entre muchas otras bondades, sirven como purificadores del aire que nosotros, eventualmente, utilizamos para vivir –de ahí una de las principales razones para procurar poblar los centros urbanos con árboles. Sin embargo, un grupo de científicos se propuso determinar exactamente en qué se traducen estas propiedades “purificantes” a nivel de salud pública.

Para el ejercicio consideraron cuatro contaminantes ambientales, considerados entre los más comunes: dióxido de nitrógeno, ozono, dióxido de sulfuro y materia fragmentada de menos de 2.5 micrones. A continuación compararon la cantidad de contaminación que se purifica naturalmente en entornos urbanos y rurales, y notaron que el impacto de la contaminación en la salud de los citadinos es significativamente mayor que en la de los campiranos.

Lo curioso es que a pesar de que el impacto que tienen los árboles en una ciudad es aparentemente mínimo, limpiando solo el 1% de la contaminación, esto implica que, tan solo en Estados Unidos, se salvan anualmente 850 vidas y representan un ahorro de 7 mil millones de dólares.

Michael T. Rains, uno de los especialistas que participaron en el estudio, declaró: “Con más del 80% de los estadounidenses viviendo en zonas urbanas, esta investigación revela lo esencial que resultan los bosques urbanos para las personas a lo largo del país.”