Lala, el consorcio lechero mexicano, está desecando el suelo de Durango, según autoridades locales

Según denunció el presidente municipal de Nazas, Durango, la empresa de lácteos Lala expande los efectos de su actividad industrial por varias zonas del estado, amenazando la cantidad de agua disponible para el resto del consumo humano y el entorno en sí.

lala_Salvo honrosas excepciones, los grandes complejos industriales se caracterizan por impactar negativamente con su actividad la región donde se encuentran asentados, afectando tierras, aguas, aire y en general los recursos naturales de los que se sirven directa o indirectamente para sus procesos.

Tal es el caso de Lala, una de las principales empresas de productos lácteos que opera en México y la cual ha sido acusada en varias ocasiones de dañar el entorno natural de las zonas donde se localizan sus plantas.

El día de ayer, según reporta el diario La Jornada, el presidente municipal de Nazas, en el estado norteño de Durango, denunció que la empresa está robando el agua de la demarcación que administra debido a que por su actividad industrial ya agotó los mantos freáticos de otros municipios, entre ellos Gómez Palacio y Torreón (Coahuila).

“Esta gente llegó a Nazas y en las tierras que compraron empezaron a perforar varios pozos de agua, declaró Darío  Medina Reyes, agregando que la empresa se aprovechó de los dueños de los terrenos pagándoles en promedio 25 mil pesos por cada hectárea. Además del cultivo de alfalfa, destinada al ganado lechero, Lala extrae agua del subsuelo.

Lala por su parte asegura que posee la aprobación de la Comisión Nacional del Agua del gobierno federal tanto para explotar los mantos freáticos de la zona como para, en caso de que estos se agoten, buscar más agua en zonas aledañas.

Por esta razón otra de las quejas del presidente municipal de Nazas es que autoridades de mayor rango simplemente ignoran el problema.

[La Jornada]



La legendaria pasarela de Victoria’s Secret está en extinción (y esto es un triunfo para las mujeres)

La gordofobia y la transfobia de la marca solamente aceleraron una caída que los mercados venían previendo desde hacía años.

Victoria’s Secret fue fundada en 1967. Desde entonces, muchas cosas han cambiado. 

Nuestras construcciones sociales sobre qué es y cómo debe verse un hombre y una mujer han sufrido una verdadera revolución, que no sólo ha modificado cómo nos enunciamos, vestimos, actuamos y ejercemos nuestra sexualidad: el mercado que hacía posible el enorme éxito de esta marca de lencería también se ha modificado.

Tras las polémicas declaraciones de Ed Razek, director de marketing de Creative Services of Limited Brands, la empresa matriz de Victoria’s Secret, la marca ha enfrentado los peores números en su historia. Y es que en una entrevista con Vogue, Ed Razek afirmó que VS no incluirá mujeres transgénero ni mujeres de talla grande:

“¿Deberíamos contar con transgénero en el desfile? No, no creo que debamos porque nuestro espectáculo es una fantasía. Es un programa de entretenimiento de 42 minutos único en el mundo…”

Las respuestas de rechazo a estas declaraciones, provenientes de figuras como Rihanna, quien con su marca de lencería Savage x Fenty apoya la diversidad, o Kendall Jenner, no se hicieron esperar. Lo que ocasionó que VS cerrara este año con un precio mínimo histórico en sus prendas debido a la falta de demanda. La disculpa pública que Razek ofreció por su falta de sensibilidad tampoco hizo mucho por mejorar sus números: durante los últimos meses, Victoria’s Secret ha tenido que cerrar cerca de 20 tiendas en toda la Unión Americana.

Sin embargo, la cereza del pastel ha sido la estrepitosa caída del rating de su desfile anual, Victoria’s Secret Runway Extravaganza grabado el 8 de noviembre de este año y emitido para la audiencia estadounidense el sábado 2 de diciembre, con solo 3.3 millones de espectadores, los números más bajos desde su primera emisión en 1996.

victorias-secret-nielsen-forbes
Los números de Victoria’s Secret llevan años en picada (imagen: Nielsen, Forbes, Racked)

Lo cierto es que la audiencia del desfile llevaba años cayendo. En 2017 tuvo 5 millones de espectadores, la mitad que en 2013. Las declaraciones de Razek no hicieron sino acelerar lo inevitable. En un mundo (y una industria) cada día más preocupado por la inclusión y la diversidad, no hay lugar para la transfobia y la gordofobia.

El espectro de la feminidad está siendo reconocido en una diversidad más amplia que la que permiten las etiquetas de mercado, así como las ideas sobre lo que es “sexy”: las mujeres se niegan a seguir siendo un “espectáculo”, y como demuestra este caso, están dispuestas a crear sus propias reglas.



¿Te gusta beber leche? Entonces debes leer esto

Al beber leche o consumir otros productos lácteos estás también consumiendo hormonas, sangre, colesterol y hasta cancerígenos. Aquí te damos algunas otras razones para evitarlos y algunas nutritivas alternativas.

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a acompañar nuestro desayuno con algún lácteo, ya sea la leche en nuestro café o cereal, un poco de queso o yogurt con la fruta. El consumo de lácteos ha sido asociado con ciertos detrimentos para la salud, por ejemplo los lácteos contienen grandes cantidades de grasas, colesterol y lactosa que son muy dañinos.

Estas son algunas razones por las que debes dejar de consumir lácteos (o consumirlos en menores cantidades):

  • Causa inflamación de los tejidos blandos

La caseína, una proteína en la leche que es empleada en la producción de algunos pegamentos produce una inflamación de los tejidos blandos, especialmente en los niños, está asociada con dificultades respiratorias. En particular, médicos recomiendan una dieta libre de caseína para niños con autismo.

  • Se fermenta en el estomago

La lactosa, el azúcar de la leche, es muy difícil de ingerir ya que a partir de los dos años de edad nuestros intestinos producen menos lactasa, la encima que digiere la lactosa. La inflamación estomacal asociada con el consumo de productos lácteos se debe a que estos se fermentan en los intestinos, causando problemas digestivos como hinchazón, gases y otras dificultades.

Estudios han asociado el consumo de productos lácteos con el acné y arrugas en la piel.

  • Contiene sangre animal

Los crueles métodos de ordeñar a vacas comerciales ocupan máquinas que causan heridas en las tetillas, estas sangran y en ocasiones se infectan. La leche comercial por lo tanto contiene sangre y a veces pus. A la leche se le agregan químicos para contrarrestar toxinas adicionales.

  • Está asociada con el cáncer de próstata

Según estudios recientes, hombres que consumen grandes cantidades de lácteos tienen un riesgo mayor del 11% de desarrollar cáncer de próstata según un estudio reciente, para los hombres de más de 60 años el riesgo es mayor.

Claro que no todo está perdido para los amantes de los lácteos, hay muchas deliciosas alternativas a la leche y los riesgos de consumir lácteos generalmente están asociados con grandes cantidades, así que un poco de queso o un yoghurt de vez en cuando probablemente no nos haga daño. Recuerda que para cuidar de tu cuerpo hay que escucharlo y si sientes que algo te cae pesado lo mejor es evitarlo en el futuro.

Estás son algunas recetas para preparar deliciosas (y hasta orgánicas) leches a base de semillas y frutos:

Leche de Almendra

Leche de Amaranto

Leche de Quinoa