Lala, el consorcio lechero mexicano, está desecando el suelo de Durango, según autoridades locales

Según denunció el presidente municipal de Nazas, Durango, la empresa de lácteos Lala expande los efectos de su actividad industrial por varias zonas del estado, amenazando la cantidad de agua disponible para el resto del consumo humano y el entorno en sí.

lala_Salvo honrosas excepciones, los grandes complejos industriales se caracterizan por impactar negativamente con su actividad la región donde se encuentran asentados, afectando tierras, aguas, aire y en general los recursos naturales de los que se sirven directa o indirectamente para sus procesos.

Tal es el caso de Lala, una de las principales empresas de productos lácteos que opera en México y la cual ha sido acusada en varias ocasiones de dañar el entorno natural de las zonas donde se localizan sus plantas.

El día de ayer, según reporta el diario La Jornada, el presidente municipal de Nazas, en el estado norteño de Durango, denunció que la empresa está robando el agua de la demarcación que administra debido a que por su actividad industrial ya agotó los mantos freáticos de otros municipios, entre ellos Gómez Palacio y Torreón (Coahuila).

“Esta gente llegó a Nazas y en las tierras que compraron empezaron a perforar varios pozos de agua, declaró Darío  Medina Reyes, agregando que la empresa se aprovechó de los dueños de los terrenos pagándoles en promedio 25 mil pesos por cada hectárea. Además del cultivo de alfalfa, destinada al ganado lechero, Lala extrae agua del subsuelo.

Lala por su parte asegura que posee la aprobación de la Comisión Nacional del Agua del gobierno federal tanto para explotar los mantos freáticos de la zona como para, en caso de que estos se agoten, buscar más agua en zonas aledañas.

Por esta razón otra de las quejas del presidente municipal de Nazas es que autoridades de mayor rango simplemente ignoran el problema.

[La Jornada]



Qué es la dismorfia snapchat y por qué está invadiendo la psique juvenil

Editar “selfies” nos puede llevar a una psicosis dismórfica sin retorno.

El reflejo es la génesis de la dismorfia, un trastorno quizá tan antiguo como los espejos, pero que apenas en 1987 fue catalogado como un auténtico trastorno psiquiátrico. En la actualidad saber cuántos padecen Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es imposible, ya que la mayoría de los afectados no busca ayuda.

Es indudable, no obstante, que cada vez más jóvenes tienen una percepción negativa de sus cuerpos.

Resulta paradójico que, en la modernidad, las obsesiones corporales invadan tantas psiques, y que sean los espejos donde sucede esa especie de catarsis negativa.

arte-ilustraciones manias-comportamiento redes-sociales

Porque históricamente los espejos han cargado otro simbolismo. En el mundo místico, los espejos reflejaban el espíritu; en la literatura son puertas a mundos inversos o superficies en las cuales adivinar el futuro. Pero sólo ahora se han vuelto espacio de repudio, obsesión y autoexclusión, entre otras cosas de talante negativo.

La era digital ha exacerbado las peores patologías, y el TDC es ejemplo de ello. Ahora no es sólo el reflejo, sino la fotografía la que desata obsesiones.

Cada vez más jóvenes se realizan cirugías estéticas para lucir como lucen en sus fotografías y selfies, editadas con aplicaciones como Facetune.

Estos jóvenes acuden con cirujanos plásticos con una inquietud: la de si es posible lucir tan perfecto en la realidad como en las selfies repletas de filtros. Son los rostros digitalmente alterados los que están provocando un inédito tipo de TDC, ahora llamado “dismorfia snapchat”.

55% de los pacientes en EUA se operan para verse mejor en las selfies

dismorfia-snapchat-trastorno-dismorfico-jovenes-selfies

Para los especialistas se trata de un inquietante fenómeno psicológico, donde la línea entre la fantasía digital y la realidad concreta se desvanecen. Lo más grave es que ahora no son sólo los estándares de belleza de las celebridades lo que detona mayores obsesiones corporales, sino la aparente perfección de nuestros conocidos, tal como señala un artículo en JAMA Facial Plastic Surgery.

Pero, ¿tiene cura la dismorfia snapchat?

El fenómeno de la generación selfiey sus malas aproximaciones a lo que debiera ser la autoestima–, así como el TDC y la nueva dismorfia snapchat, no son sino el correlato de algo mucho más grande: el desarrollo del individualismo como culto al yo que en el capitalismo se ha exacerbado.

Por ello, tanto el TDC como la dismorfia snapchat y muchos otros trastornos asociados, como la depresión, sólo pueden curarse si cambiamos los paradigmas que rigen el entendimiento de lo que es bello y deseable, y sólo si extirpamos el individualismo de raíz egocéntrica –que, dicho sea de paso, no es una actitud inherente en el ser humano–.

Debemos aprender a ser entendiendo que somos parte de un todo, lo que conlleva cambios sociales, espirituales y psíquicos de gran envergadura. De otra manera, trastornos como la dismorfia snapchat sólo podrán tratarse, más no curarse.

 

*Imágenes: 1 y 3) Arvida Bystrom; 2) Mike Campau



¿Te gusta beber leche? Entonces debes leer esto

Al beber leche o consumir otros productos lácteos estás también consumiendo hormonas, sangre, colesterol y hasta cancerígenos. Aquí te damos algunas otras razones para evitarlos y algunas nutritivas alternativas.

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a acompañar nuestro desayuno con algún lácteo, ya sea la leche en nuestro café o cereal, un poco de queso o yogurt con la fruta. El consumo de lácteos ha sido asociado con ciertos detrimentos para la salud, por ejemplo los lácteos contienen grandes cantidades de grasas, colesterol y lactosa que son muy dañinos.

Estas son algunas razones por las que debes dejar de consumir lácteos (o consumirlos en menores cantidades):

  • Causa inflamación de los tejidos blandos

La caseína, una proteína en la leche que es empleada en la producción de algunos pegamentos produce una inflamación de los tejidos blandos, especialmente en los niños, está asociada con dificultades respiratorias. En particular, médicos recomiendan una dieta libre de caseína para niños con autismo.

  • Se fermenta en el estomago

La lactosa, el azúcar de la leche, es muy difícil de ingerir ya que a partir de los dos años de edad nuestros intestinos producen menos lactasa, la encima que digiere la lactosa. La inflamación estomacal asociada con el consumo de productos lácteos se debe a que estos se fermentan en los intestinos, causando problemas digestivos como hinchazón, gases y otras dificultades.

Estudios han asociado el consumo de productos lácteos con el acné y arrugas en la piel.

  • Contiene sangre animal

Los crueles métodos de ordeñar a vacas comerciales ocupan máquinas que causan heridas en las tetillas, estas sangran y en ocasiones se infectan. La leche comercial por lo tanto contiene sangre y a veces pus. A la leche se le agregan químicos para contrarrestar toxinas adicionales.

  • Está asociada con el cáncer de próstata

Según estudios recientes, hombres que consumen grandes cantidades de lácteos tienen un riesgo mayor del 11% de desarrollar cáncer de próstata según un estudio reciente, para los hombres de más de 60 años el riesgo es mayor.

Claro que no todo está perdido para los amantes de los lácteos, hay muchas deliciosas alternativas a la leche y los riesgos de consumir lácteos generalmente están asociados con grandes cantidades, así que un poco de queso o un yoghurt de vez en cuando probablemente no nos haga daño. Recuerda que para cuidar de tu cuerpo hay que escucharlo y si sientes que algo te cae pesado lo mejor es evitarlo en el futuro.

Estás son algunas recetas para preparar deliciosas (y hasta orgánicas) leches a base de semillas y frutos:

Leche de Almendra

Leche de Amaranto

Leche de Quinoa