Rituales de comunicación: conoce a 6 animales que pueden bailar

Te presentamos seis especies animales (incluyendo una vegetal) que utilizan sofisticados ritmos para comunicarse, defenderse o aparearse.

Las filosofías sufíes y de la India antigua creían que habían conceptos los alumnos sólo podían entender a través de la danza. El movimiento como forma de comunicación, como ritual de apareamiento o para asustar enemigos, el reino animal muestra curiosos ejemplos de que el ritmo hace más que alegrar nuestras vidas: puede salvarlas.

1. Abejas

Desde tiempos de Aristóteles se sabía que las abejas se comunican a través de extraños movimientos corporales. Pero no fue sino hasta hace poco que los científicos pudieron descubrir la precisión con la que las abejas son capaces de comunicar la ubicación de fuentes de alimento a otras abejas. Las abejas incluso pueden corregir la información recibida, compensando variables como la dirección del aire.

2.  Cacatúas

Utilizadas desde hace tiempo en zoológicos, acuarios y actos de magia con fines de entretenimiento, estas aves tropicales parecen responder al ritmo más que sólo imitar lo que les han enseñado. Un estudio del Instituto de Neurociencias de San Diego comprobó que las cacatúas pueden ajustar sus movimientos al tempo de una misma canción cuando este variaba.

3. Araña saltadora australiana

Aunque de aspecto amenazador, esta araña es tan pequeña que cabe en la yema de un dedo y aún hay espacio de sobra. Su ritual de apareamiento tiene lugar (como por otra parte el de algunos humanos) en las pistas de baile: su nombre en inglés es “peacock spider” (araña pavorreal), debido a que suele desplegar una parte de su colorido cuerpo como parte de su danza. Se cree que la hembra utiliza el baile para determinar si la salud del macho es la deseable para aparearse con él, y aquellos que no son encontrados aptos son devorados por la hembra. De nuevo, como en los humanos.

4. Escarabajo pelotero

Con una de las dietas menos elegantes del reino animal (excremento de otros animales), el escarabajo pelotero recolecta su comida haciéndola rodar. Pero entra en nuestra lista de animales rítmicos debido a que, en presencia de un rival que de otro modo robaría su comida, el escarabajo se monta sobre su preciada carga y la defiende con una extraña danza que recuerda a los break-dancers de las ciudades.

5. Algas de agua dulce

Científicos de la Universidad de Cambridge descubrieron que las algas de agua dulce utilizan dos tipos de baile para reproducirse: el vals y el minueto, ritmo cortesano del siglo XVII. Lo que tienen en común estos ritmos (en los humanos) es que ayudan a organizar grandes contingentes de bailarines, lo que podría explicar que la naturaleza reproduzca patrones muy parecidos. Las colonias orbitan unas alrededor de otras (vals) o de adelante hacia atrás, como si estuvieran sostenidas por una banda elástica en el medio. Estos movimientos facilitan la reproducción.

6. Manakin

Estas coloridas aves nativas de Colombia y Ecuador poseen una danza única en el reino animal. Primero anuncian sus intenciones de apareamiento con un sonido y mueven las alas rápidamente. Este movimiento es imperceptible para la vista, pero es tal la velocidad con que lo hacen que provocan un impulso hacia atrás de la rama, lo que recuerda el moonwalk de Michael Jackson.

[The Week]



Espontáneos retratos de animales salvajes en la oscuridad

George Shiras revela lo desconocido y da fe de la belleza de un mundo en el corazón de la noche.

Para retratar la naturaleza salvaje hace falta una fotografía salvaje, una imagen que tenga una relativa falta de control en la composición y que se arriesgue en el proceso experimental.

Así es la fotografía de George Shiras, el padre de la fotografía de la vida silvestre nocturna. Shiras fue el primero en utilizar el flash para retratar a los animales salvajes en la oscuridad, revelando lo desconocido y dando fe de la belleza de un mundo en peligro de extinción.

animales salvajes en la oscuridad
George Shiras y su asistente John Hammer a bordo de su canoa equipada en el Lago Whitefish, región del Lago Superior, Michigan, 1893

En la colección George Shiras: In the Heart of the Dark Night, los animales quedan paralizados por la luz  que emite la cámara. Las imágenes fueron recolectadas en las aguas del Lago Superior de Michigan, EE.UU., durante la noche, cuando los sonidos, las formas y los movimientos parecían más misteriosos y dramáticos.

Poco a poco Shiras fue retratando ciervos de cola blanca, un búho nevado, un alce en la niebla y un mapache, entre otros animales silvestres.

En cada imagen lograba cazar a estos animales en sus rutinas nocturnas donde se detenían a observar, darse la vuelta o correr.

animales salvajes en la oscuridad 9
George Shiras

Las imágenes documentan una especie de intervención y registran la interacción humana y animal. Para fotografiar de noche, Shiras imitaba una técnica de caza que aprendió de la tribu ojibwa llamada jacklighting, cuando el fuego se coloca en una bandeja en la parte delantera de una canoa, y el cazador se sienta en la proa del bote.

Así como a Shiras, la noche ha inspirado a grandes artistas e intelectuales, como Charles Baudelaire, que encontraba inspiración en los búhos y los gatos, animales salvajes en la oscuridad y emblemas de su encanto.

animales salvajes en la oscuridad 2
George Shiras
animales en la oscuridad 3
George Shiras
animales en la oscuridad 4
George Shiras
animales en la oscuridad 6
George Shiras
animales en la oscuridad 5
George Shiras
animales en la oscuridad 8
George Shiras



Las colonias de abejas toman decisiones como un cerebro humano

Un estudio publicado en ‘Scientific Reports’ ha dado a conocer este hecho, que podría impactar incluso en el desarrollo de inteligencia artificial.

Las abejas son seres colectivos que desde hace mucho nos fascinan, casi tanto como nos desconciertan por su enigmático comportamiento. No sólo son grandes arquitectas, vitales para nuestro entorno; además son de los pocos seres vivos que crean sociedades, como los seres humanos.

Pero a diferencia de nuestras sociedades, los llamados superorganismos de las abejas no son previamente pensados por ellas, sino que se conforman a partir del instinto de las propias abejas y de su “programación”. No obstante, un estudio realizado recientemente por la Universidad de Sheffield del Reino Unido comprobó que las colonias de abejas actúan de manera similar al cerebro humano, estando sincronizadas de tal manera que toman decisiones como un ser humano lo haría a nivel intuitivo. 

Las abejas, en ese superorganismo que es su sociedad, tienen un papel como el de las neuronas en nuestra materia gris

colonias-abejas-decisiones-cerebro-humano-estudio

Sorprendentemente, este estudio no fue hecho bajo métodos de la neurociencia, sino de la psicofísica, una rama de estudio que precisamente ha sido delegada por la neurociencia, pero que ha resultado útil para saber más de los superorganismos del reino animal.

La psicofísica se encarga del estudio de los estímulos y cómo éstos funcionan en el cerebro humano. Sus leyes nunca habían sido aplicadas al estudio de superorganismos, pero el director de dicha investigación, Andreagiovanni Reina, pensó que la psicofísica era ideal para aproximarse a cómo funciona la colectividad de las abejas; algo que la neurociencia no podría hacer, pues las abejas no son realmente neuronas, ni sus colonias son cerebros. Pero, como Reina le contó a Newsweek:

Recientemente, numerosos estudios ya habían mostrado que una gran cantidad de organismos con diversos grados de complejidad también obedecen estas leyes [de la psicofísica].

Esto es así porque las leyes de la psicofísica aplican a todo el cerebro, y no sólo a las neuronas, lo que la hace un mejor método que la neurociencia para estas aproximaciones. La diferencia radica en el método: la psicofísica se basa en la observación y en la comparación, y no en sofisticados estudios con base en la tecnología, como los de la neurociencia, con los que se busca estudiar las funciones del cerebro.

Por ello, con la psicofísica se pudo observar que las colonias de abejas, al tomar decisiones, actúan bajo las mismas leyes que el cerebro, que son:

Ley de Piéron

Los seres humanos hacen decisiones más rápidamente cuando tienen información de alta calidad. De esta forma se elige entre algo que parece mejor y algo potencialmente peor, de lo que no se tiene mucha información.

Ley de Hick-Hyman

Mientras más opciones se tienen, más difícil es tomar una decisión.

Ley de Weber

Mientras menos distinción haya entre la calidad de dos opciones, más difícil es tomar una decisión.

 

¿Por qué el comportamiento de las abejas podría aplicarse al desarrollo de inteligencia artificial?

Así como las neuronas, las abejas son estimuladas por diversos factores de su entorno. Algunas de ellas están encargadas de salir a investigar las condiciones de su medio, para saber dónde se construirá su panal. Después regresan a la colonia para comunicar la información que han recopilado, lo que es procesado a su vez por toda la colonia. Esto fue estudiado por los investigadores en colonias de abejas europeas que estaban decidiendo dónde construir su panal y que, como observaron los científicos, actuaban conforme a las leyes de la psicofísica.

colonias-abejas-decisiones-cerebro-humano-estudio

Con estos descubrimientos, Reina, quien labora como investigador en robótica colectiva, espera poder avanzar en la comprensión del cerebro y su funcionamiento, lo que podría servir no sólo en estudios biológicos o psicológicos, sino incluso para ser aplicado en el desarrollo de inteligencia artificial. Sólo esperamos que estos avances no sean usados para hacer abejas droides, como las de Monsanto, con las que se pretende suplantar a las abejas que se están extinguiendo en gran medida por su culpa.

Que las abejas sean seres tan sofisticados como para enseñarnos sobre el cerebro humano es una muestra más de que, si la naturaleza tiene límites, estamos todavía muy lejos de comprenderlos.

 

*Imágenes: 1) Flickr Andria; 2) pngtree; 3) Flickr Vipin Baliga