Detergente lavatrastes hecho en casa: una alternativa ecológica para un imprescindible del hogar

Aquí una buena receta para dejar de usar detergente industrial.

dishwasher2

Los detergentes comerciales son un contaminante de difícil degradación. Hacer detergente lavatrastes es una alternativa ecológica además de ser fácil, rápido y barato. Aquí una receta.

Ingredientes

1 taza de Bórax

1 taza de bicarbonato de sodio

1/4 taza de sal epson

3/4 taza de jugo de limón

Charolas de plástico para hacer hielos

Instrucciones

1. Mezclar todos los ingredientes secos

2. Cuando los ingredientes estén perfectamente mezclados. Separa una taza de la mezcla a otro bowl y agrega 4 cucharadas de jugo de limón. De este modo, el resto de los ingredientes secos puede guardarse para hacer otra tanda de cubos de detergente más adelante. La mezcla debe quedar un poco pegajosa y húmeda. Es normal que al agregar limón la mezcla burbujee.

3. Verter la mezcla en las charolas y comprimirla para que no se desmorone al desmoldar.

4. Colocar las charolas en algún lugar seco y dejarlas durante una noche.

5. Desmoldar

 [Make:]



Nourishmat: la manera más fácil de cultivar alimentos orgánicos en casa

Este innovador paquete trae todo lo que podrías necesitar para fácilmente cultivar productos orgánicos en casa.

Este sistema de jardinería de casi dos metros² es el sueño de todo principiante en el arte de cultivar alimentos. Básicamente, trae todo lo que necesitamos para empezar con nuestro cultivo: semillas orgánicas incrustadas en bolas de fertilizante y un tapete con un mapa e indicaciones que te muestran exactamente en dónde debes plantar tus plantas para que tengan suficiente espacio para crecer. Las simpáticas bolas de fertilizante están hechas de barro, chile en polvo y nutrientes que ayudarán a las plantas a crecer sanas mientras que alejan a las pestes (naturalmente).

El Nourishmat y Herbmat fueron desarrollados por el dúo de Earth Starter, Phil Weiner y John Gorby. Estos dos creativos jardineros diseñaron este “tapete” para que fuera lo más sencillo posible. Como bien nos muestra el video, se trata de seguir instrucciones muy sencillas. Las ventaja principal del producto es que este nos permite ser autosuficientes y sustentables con un esfuerzo mínimo ya que  auto-regula la cantidad de agua que cada planta necesita, usa tinta-tóxica, cada tapete se puede utilizar hasta por cinco años y jamás dañará las plantas. El paquete incluye 19 plantas en 82 bolas de semillas que requieren muy poca atención ya que prácticamente se cuidan a sí mismas.

Y aunque el comercial para el Nourishmat aborda el tema con bastante humor, lo que dicen es cierto, dedicarle un poco de tiempo al jardín y a crecer nuestros propios alimentos tiene incontables beneficios para nuestra salud. El tapete sigue un sistema que optimiza el espacio al crecer las plantas en cuadrícula y no en fila, cosa que también optimiza el control de plagas ya que según Weiner “la distribución de las plantas está centrada en la siembra complementaria, por ejemplo, el tipo de insecto que gusta de comer caléndula es el mismo tipo de insecto que ama comer insectos que aman comer jitomates.”

Actualmente el Nourishmat está en proceso de producción pero la empresa tiene una cuenta en el sitio de crowdfunding, Kickstarter. Los fondos recaudados serán utilizados para ayudarlos con la infraestructura de Earth Starter y para desarrollar más productos como este (que necesitamos mucho). Estos tapetes solo estarán disponibles para aquellas personas que contribuyan con más de $55 USD, sin embargo el dúo estima que se pueden cultivar más de $200 dólares de productos con el tapete.

La idea de un jardín práctico, fácil y que prácticamente se cuida solo es innovadora y transformativa. Si todos pudiéramos tener uno de estos (o quizá un par de ellos), podríamos estar completamente involucrados con un gran porcentaje de la comida que consumimos, sabríamos exactamente el proceso por el que pasó alimento antes de llegar a nuestros platos y disfrutaríamos de los beneficios de la jardinería orgánica (tanto físicos como emocionales). Además podríamos llevar una vida mucho más sustentable, sin tener que preocuparnos por la cantidad de energía que requiere transportar comida desde el otro lado del mundo hasta nuestras mesas.

[Treehugger]



Vivir cerca de áreas verdes mejora la salud mental

Vivir cerca de áreas verdes puede mejorar la salud mental.

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Exeter utilizó información de una fuente de datos que miden la satisfacción y tranquilidad mental y asoció esos datos a 32, 482 áreas verdes. Encontraron que quienes vivían más cerca dichas áreas mostraron mucho más satisfacción y tranquilidad.

El estudio se apoyó en investigaciones previas que también habían asociado la salud mental a la proximidad con áreas verdes pero que tenían problemas de selección, ya que los investigadores no podían decir si eran los espacios verdes que hacían a la gente más feliz o si la gente feliz se mudaba a dichos espacios. Sin embargo el  trabajo  de la Universidad de Exeter sigue a la misma gente durante un periodo de 18 años.

El autor del último estudio, Mat White, dice que, estadísticamente, a nivel individual el impacto no es tan grande pero es significativo en términos comparativos. Por ejemplo, de acuerdo con la investigación, vivir cerca de un espacio verde tiene un tercio del impacto mental positivo que ocurre al casarse y un décimo del impacto de obtener un trabajo después de estar desempleo.

Mejor aún, el efecto de bienestar que causa un espacio verde se puede extender a muchísimas personas, a diferencia de casarse, que sólo atañe a dos. Estas pequeñas diferencias se vuelven importantes cuando es posible impactar a toda una población.

Por ello, Mat White sugiere que los planificadores de las ciudades, entre muchas otras cosas,  deberían tomar en cuenta esto antes de construir sobre áreas verdes públicas o cortar los presupuestos de las ya existentes.

[Co. Exist]