7 tipos de alimentos que crees que necesitas, pero la verdad es que no

Mucha de la comida que consumimos pasa por violentos procesos industriales que le quitan el potencial nutricional que nuestra cultura ha aprendido a asociar con ellos.

supermarket5

Si tan sólo 1/4 de la población mundial dejara de consumir estos alimentos, la obesidad y presencia de otras enfermedades caería en 50%. Su valor nutricional es nulo si no tóxico, además de que su consumo produce precursores para enfermedades autoinmunes.

1. Trigo

La medicina tradicional suele evitar hablar de los nocivos efectos del trigo en el sistema: puede producir enfermedades cardiacas, cataratas, diabetes, artritis y acumulación de grasa. Su función histórica para la primera revolución económica ocurrida 8 siglos antes de nuestra era con la aparición de las sociedades agrícolas. Sin embargo, el agrocultivo moderno ha deteriorado la calidad del grano a tal punto que el consumi de trigo conlleva más peligros que ventajas debido a su alto contenido de insecticidas.

2. Soya

La percepción generalizada de la soya como un alimento nutritivo e incluso dietético no pasa por la consideración de que al menos 95% de la soya que encontramos en estado puro, en bebidas y sustitutos de carne para vegetarianos ha sido genéticamente modificado, además de tener uno de los índices más altos de pesticidas en cualquier comida disponible de la actualidad.

La soya hace que el estrógeno en los hombres aumente de 6 a 8 veces más allá de lo normal. Su consumo puede bloquear la absorción de minerales como el calcio, magnesio, cobre, hierro y zinc. Al igual que con el trigo y otros cereales, las empresas productoras de soya gastan millones de dólares en producir una imagen atractiva al consumo de estos productos; pero el fin es económico, no de salud.

3. Maíz

El segundo cereal con mayor modificación genética es el maíz. El peligro actual del maíz es que la hibridación de las cepas modificadas afecte a los cultivos naturales, en una cadena entrópica devastadora. Los productos de maíz también son peligrosos para la salud, no solamente en forma de masa sino en jarabe de maíz, el cual se realiza primordialmente de maíz modificado genéticamente, con el riesgo de provocar resistencia a la insulina, diabetes, hipertensión arterial y aumento de peso.

4. Comida procesada

Debido a sus altos niveles de sodio, la comida procesada estuvo involucrada en 2.3 millones de muertes por ataques al corazón, infartos y otros problemas cardiacos alrededor del mundo en el 2010. En este rubro se enmarca la comida rápida, de microondas o chatarra, las cuales pueden provocar esclerosis múltiple, alopecia (calvicie) y asma.

Toda comida empacada que contenga conservadores como sal, azúcar, lecitina de soya, gelatina, benzoato de sodio, sorbato de potasio, polisorbato 80, goma de xanta, aspartame, nitratos de sodio o similares deben ser evitados, lo que equivale en la práctica a evitar cualquier alimento enlatado o empacado.

5. Harinas refinadas

La mayoría de las harinas se derivan de cereales de grano entero, las cuales pasan por un proceso de refinado para hacer pan. Los procesos actuales de molido ponen las semillas a una temperatura tan alta que remueven hasta el 90% del contenido nutricional de la fibra, dejando solamente la cáscara. Además de esto, las harinas están hechas con los cereales descritos anteriormente, que provienen a su vez de cultivos modificados genéticamente (otra delicadeza de Monsanto.)

La mayoría de la gente que deja de consumir harinas refinadas (sea en forma de pan, galletas o pasta) experimenta reducción de diversos dolores en el tracto digestivo así como inflamación en menos de 30 días.

6. Carne procesada

Más del 70% de la carne que se consume en EU, Canadá y muchos otros países está tratada con monóxido de carbono como conservador, un gas sumamente venenoso. Además de la conservación está el asunto de las hormonas y vacunas utilizadas en la industria ganadera. Los antibióticos administrados al ganado para prevenir y curar enfermedades comunes han resultado tan violentos que parte de esa dieta médica está terminando en nuestros platos día tras día.

La ingesta de carne procesada puede aumentar en un 40% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Virtualmente cualquier tipo de carne de res o pollo que esté disponible en el supermercado, a menos que se trate de orgánicos, ha pasado por un proceso de administración de hormonas, vacunas y alimentación con cultivos llenos de pesticidas.

7. Lácteos convencionales

En teoría, los mamíferos no deberían consumir otro lácteo que la leche materna, y eso solamente durante los primeros meses del crecimiento. Los entusiastas de la leche bronca (leche sin pasteurizar) la han defendido durante años: la pasteurización destruye enzimas, disminuye el contenido vitamínico, destruye las vitaminas C, B12 y B16, mata todas las bacterias benéficas, produce cólicos, problemas de crecimiento, osteoporosis, artritis, enfermedades cardiacas y cáncer.

La leche bronca, de hecho, parece prevenir muchas de estas enfermedades. Sin embargo la política y la economía tienen que ver más con nuestro hábito de consumo de leche que la nutrición. EU, por ejemplo, es uno de los mayores productores de leche, pero uno de los países que menos la consume. Con el descenso del consumo, la industria lechera trata por todas las vias de eliminar a los productores de leche bronca, que les disputan un mercado cada vez menor.

La leche bronca producida en granjas orgánicas es más saludable debido a la alimentación y condiciones de vida de las vacas. Por añadidura es recomendable eliminar de la dieta los yogurts, el helado, queso y cualquier producto derivado de la leche, aún estando fermentados, si provienen de leche pasteurizada. Si consumes alguno de ellos, trata al menos de eliminar los demás.

 Más allá de lo que decidas o no comer, cuestiona el origen de la comida que traes a tu vida. En ocasiones la comodidad o la disponibilidad nos hacen pensar que la carne o las verduras aparecen espontáneamente empacadas en los supermercados o que se materializan congeladas, como por arte de magia. Pregúntate dónde estuvo lo que estás a punto de llevarte a la boca: es tu comida, ¿a quién puede interesarle más que a ti?

[Waking times]

 



Si eres de las personas que aún cree que comer pan es malo, te invitamos a leer esto…

Tenemos algunos buenos argumentos que te harán revalorar el pan (y que te harán querer comer uno ahora mismo).

La comida es eso que te metes a la boca acompañado de pan. Tan versátil y delicioso, este acompañante milenario nos vincula –de un bocado– con casi todas las personas del mundo, a pesar de sus diferentes dietas, y al mismo tiempo masajea nuestro antojo y nos nutre. ¿No es maravilloso?

beneficios de comer pan

¿Quién podría no comer pan? Pues aunque no lo creas, existen personas que han dejado de comerlo por mitos sin fundamento. 

Muchas de ellas han optado por eliminarlo de su dieta –y seguro no sin sufrimiento de por medio–, ya que desde hace un tiempo comenzó a ponerse de moda prohibir los carbohidratos en las dietas para bajar de peso, una tontería si reconocemos que, por ejemplo, deberíamos estar haciendo ejercicio para obtener buenos resultados, y para hacer ejercicio, necesitamos de mucha energía que el cuerpo destila desde los carbohidratos. 

pan beneficios-comer carbohidratos son buenos

Entre estos datos que, más allá de ayudarnos, desinforman, se dice que

comer pan engorda, que inflama o que se puede sustituir fácilmente.

Pero lo cierto es que no es tan fácil. Así que te invitamos a seguir leyendo para que te enteres de por qué SÍ deberías comer pan o seguir acompañando tus comidas con él (claro, con inteligencia y moderación), si es que eres de los que aún guarda sus dudas. 

 

¿De dónde surgió la idea de que los carbohidratos –y el pan– engordan?

beneficios del pan-

Primero que nada, muchas personas han adoptado estrictos regímenes alimenticios en los cuales se restringe el consumo de carbohidratos –y con ellos, el pan–, pues en teoría “nos hacen engordar”. ¡Pero esto no es buena idea! Los carbohidratos son nuestra fuente de energía primaria: nuestro cuerpo los necesita para funcionar y, de hecho, nuestra dieta debe tener por lo menos 45% de carbohidratos.

También existe la idea de que, supuestamente, los carbohidratos elevan la producción de insulina, una hormona que se produce en el páncreas y que ayuda a regular el suministro de nutrientes en las células. Pero cuando se produce en exceso, la insulina deja de ser efectiva, y los nutrientes –que se transforman en grasas– comienzan a acumularse en el cuerpo. No obstante, la ciencia ha comprobado en numerosos estudios que el exceso de insulina no es provocado directamente por un alto consumo de carbohidratos, sino que ocurre en cualquier dieta en la cual se incurra en excesos –incluso en las dietas bajas en carbohidratos–.

beneficios comer pan carbohidratos

Por eso lo importante es retomar el diálogo con tu alimentación, y no tanto restringir alimentos o reducir calorías.

Además, hay otra razón para consumir pan…

 

El pan no es puro carbohidrato

beneficios pan salud carbohidratos

Cuando consumes pan estás consumiendo también una alta dosis de fibra, así como vitaminas y minerales que son muy difíciles de obtener por otra vía. Cada rebanada de pan contiene una porción de estos elementos, que no sólo te mantienen sano, sino que pueden propiciar la pérdida de peso gracias a que regulan el azúcar en la sangre y ayudan a sentir saciedad.

Pero si pensaste que sólo estamos hablando de pan integral, tienes algo más que saber: no es el único saludable.

El pan blanco también puede contener granos enteros esenciales, y es una buena fuente de vitaminas y minerales. Además, su proceso de fermentación descompone los nutrientes, de manera tal que se vuelven más asimilables para el organismo. Por si fuera poco, este proceso crea bacterias buenas que restauran la flora intestinal –como en el caso del yogur o los pepinillos–. Por eso los alimentos fermentados son esenciales en las dietas de las personas más longevas, pero pocos saben que el pan entra en esa categoría.

 

¿Y el gluten?

beneficios comer pan salud nutrcion-2

Mucho se ha dicho que el gluten, la proteína del trigo, es un enemigo de nuestro bienestar digestivo. Pero, como han señalado algunos apasionados panaderos, ¿es creíble que tras milenios de consumir pan, de pronto millones de personas se estén volviendo intolerantes al gluten? Muchos apuntan a que no comer gluten se ha vuelto más una moda que una necesidad real y que tiene más que ver, otra vez, con el deseo de perder peso.

Pero para quienes no son parte del 1% de la población mundial intolerante al gluten, no comer esta proteína equivale sólo a un gasto de dinero innecesario –ya que los productos “gluten-free” son muy caros–. Adicionalmente, una dieta así seguida sin supervisión puede provocar desnutrición, no por la falta de gluten, sino porque implica dejar de comer una gran cantidad de alimentos esenciales que forman parte de las recetas con trigo y pan.

 

Pero si no consumes pan porque eres vegano, ¡ahí te va otra buena noticia!

beneficios comer pan carbohidratos-4

Si tu dieta es vegana y tiene como base un imperativo ético que te prohíbe consumir alimentos de origen animal, debes saber que eso no implica que abandones el pan. Quizá ya sabes que existen opciones veganas, o que tú mismo puedes hacer tu propio pan. Pero no tienes que ir tan lejos: muchos panes artesanales, e incluso comerciales, suelen ser veganos (sí, leíste bien), pues hay una gran variedad que no contiene huevo, leche ni ningún otro ingrediente de origen animal.

Comer pan bajo un régimen vegano es aún más necesario, ya que es una gran fuente de energía.

 

Así que, como puedes ver, no comer pan puede ser muy contraproducente para la salud. Además, ya hay mucho de feo en el mundo: ¿para que sumarle la abstención de algo tan delicioso como el pan, que sin duda nos hace más felices?

Si esto te dio hambre, mira algunas recetas que saciarán tu antojo al instante. ¡Y que viva el pan!



TOP: 10 recetas vegetarianas para esta Navidad

Para disfrutar de esta época navideña respetando y validando las creencias de cada uno de los miembros de la familia, te compartimos estas 10 recetas de platillos vegetarianos y saludables

La cena navideña es una de las reuniones más emblemáticas e importantes que congregan a la mayoría de los integrantes de una familia. Es un tiempo en que la compañía y el placer de la comida se mezclan, logrando una sensación de comodidad y bienestar.

Pasta, ensalada dulce o salada, bacalao, romeritos, pavo y postres son los platillos típicos que se sirven en esta cena tan particular. Sin embargo, ¿qué pasaría si algunos integrantes de la familia son vegetarianos?

Para disfrutar de esta época navideña respetando y validando las creencias de cada uno de los miembros, te compartimos estas 10 recetas de platillos vegetarianos y saludables:

 

Morrones rellenos de verdura 

recetas vegetarianas para navidad pimientos-rellenos-

Ingredientes: 4 pimientos morrones, 2 pimientos verdes, 4 cebollas, 2 zanahorias, 1/4 de berza, 150gr de chícharos, 300gr de setas, 4 dientes de ajo, 1 copa de vino blanco, agua y aceite de oliva extra virgen. 

Instrucciones: Una vez lavados los pimientos, sazónalos con un poco de aceite y sal para colocarlos en una bandeja para hornear. Mételos al horno durante 1/2 hora. Pica la berza y cócela durante 8 minutos en una cazuela con agua y sal. En cuanto a la salsa, pica la cebolla y 2 dientes de ajo, las setas, y colócalos en una cazuela. Vierte en ella el vino blanco con agua. Sazona y cocina durante 10 minutos. A continuación pica 3 cebollas, los pimientos y los chícharos; pela las zanahorias, 2 dientes de ajo en láminas y ponlos a dorar en una sartén con aceite. Rellena los pimientos con las verduras, añadiendo la salsa de setas; después mételos al horno durante 6 minutos. 

 

Guiso de verduras, legumbres y champiñones

salteado_verduras recetas veganas para navidad

Ingredientes: 200gr de chícharos, 120gr de soya verde, 300gr de champiñones, 3 cebollas, 1 rodaja de calabaza, agua, aceite de oliva extra virgen, sal y perejil picado. 

Instrucciones: Remoja durante 3 horas la soya verde y a continuación cócela durante 5 minutos en una olla con agua y sal. Retira los hilos de los chícharos y coce los restos en una cacerola con agua y sal durante 8 minutos. Pica las cebollas y ásalas con aceite. Cuando empiecen a tener color, agrega la calabaza cortada en gajos. Deja que se cocinen, agregando a la cacerola los chícharos y la soya remojada. Cocina todo junto. Limpia y corta los champiñones, dorándolos en una sartén con aceite. Sazona y rocía con perejil picado.

 

Lasagna de hongos Portobello

recetas vegetarianas para navidad Lasagna de hongos Portobello

Ingredientes: 340gr de lasaña seca, 4 tazas de leche, 1 y 1/2 barras de mantequilla sin sal, 1/2 taza de harina, 700gr de hongos Portobello, 1 taza de queso parmesano, 1 cucharada de pimienta negra, 1 cucharada de nuez moscabada, aceite de oliva y sal gruesa. 

Instrucciones: Precalienta el horno a 180°C. Hierve en una olla grande agua con 3 cucharadas de sal y 1 de aceite. Agrega la lasaña y cocina por 10 minutos. Cuela y guarda. Para la salsa blanca pon a hervir en una olla la leche, retirándola del fuego. En otra olla derrite 1 barra de mantequilla, agregando la harina y cocina por 1 minuto a fuego bajo mezclando con una cuchara de madera constantemente. Agrega la leche, calienta y mezcla. Sazona con la sal, la pimienta, la nuez moscada y con un batidor globo bate mientras se cocina por 5 minutos, hasta que se espese. Retíralo del fuego. Quita los palos de los hongos Portobello para cortarlos en rebanadas. Calienta 2 cucharadas de aceite y 2 cucharadas de mantequilla en una sartén, agregando los hongos y sazonándolos con sal. Cocina durante 5 minutos. Para formar la lasaña, coloca la salsa blanca en un refractario para hornear; sobre la salsa, una capa de lasaña, otra de salsa, luego 1/3 de champiñones y 1/4 de parmesano. Repite el paso dos veces más y en la capa final coloca la lasaña, salsa y el sobrante del queso parmesano. Hornea la lasaña durante 45 minutos, hasta que la cubierta esté dorada y burbujeando. 

 

Terrina navideña vegetariana

Ingredientes: 1 cebolla finamente picada, 1 cucharada de aceite de oliva, 3 dientes de ajo picados, 300gr de proteína vegetal texturizada, 2 cucharadas de pasta de curry, 30gr de pan rallado, 3 gotas de esencia de almendras, 2 cucharadas de agua, 1/2 cucharadita de romero seco, 50gr de nueces tostadas, 250gr de ciruelas picadas, 4 huevos batidos, 1 naranja sin cáscara rebanada, 1 lata de ajíes asados, sal y pimienta. 

Instrucciones: Enciende el horno para precalentarlo a temperatura media. Forra un recipiente de terrina con papel manteca o de aluminio. Saltea las cebollas en aceite de oliva durante 5 minutos, agregando el ajo y la proteína vegetal texturizada. Cocina durante 10 minutos. Agrega la pasta de curry, el pan rallado, la esencia de almendras, el agua, el romero, la mitad de las ciruelas y las nueces, revuelve un poco y apaga el fuego. Deja enfriar durante 10 minutos y luego agrega los huevos batidos. Condimenta con sal y pimienta. En la base del molde de terrina coloca las naranjas rebanada,; luego una capa de ajíes asados, y encima el resto de la preparación. Por último, una capa de ciruelas y nueces. Cubre con papel antiadherente y mételo al horno durante 40 minutos. Desmolda con cuidado la terrina y ¡listo!

 

Lasagna vegetariana con pan italiano

recetas vegetarianas para navidad lasagna-italiana-con-pan-italiano-1

Ingredientes: 4 zucchini medianas, 1 paquete de champiñones, 1 cebolla mediana, ajo fresco, 280gr de espinaca congelada cortada, 790gr de salsa para pasta, 680gr de queso mozzarella, 227gr de fetas de queso, aceite de oliva y fideos de lasagna.

Instrucciones: Hierve los fideos de lasagna hasta conseguirlos al dente. Pica las zucchini, los champiñones, la cebolla y el ajo. Calienta un sartén con el aceite de oliva, salteando las verduras hasta que queden tiernas. A continuación añade la espinaca y agrega la salsa para pasta. Cubre la lasagna con las verduras en capas y añade queso mozzarella en cada capa. Cubre con las fetas de queso. Después hornea la lasagna hasta que esté dorada y burbujeante. 

 

Parrillada de verduras a las brasas

recetas vegetarianas para navidad parrilla de verduras a las brasas

Ingredientes: 8 papas pequeñas, 2 cebollas, 2 tomates, 6 cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta. 

Preparación: Lava las papas y los tomates, secándolos con papel absorbente. A continuación corta las cebollas y los tomates en gajos, para colocarlos en una parrilla precalentada 

Paso 1: Lavar las papas con su piel y los tomates. Secarlos con papel absorbente. Cortar las cebollas y los tomates al medio o en gajos. Tener la parrilla precalentada y con poca brasa porque se va a usar para una cocción lenta ya que algunos vegetales, como los tomates, son muy sensibles al calor directo. Primero colocar las papas con su cáscara y enteras.

Paso 2: Cuando los vegetales estén tiernos de un lado, darlos vuelta y agregar las cebollas, con el corte para abajo y continuar la cocción hasta que estén tiernos. En el caso de los tomates hay que tener cuidado, ya que su interior es casi todo líquido. Cocinarlos sólo 2 minutos de cada lado.

Distribuir los vegetales en una fuente, rociar con aceite de oliva, sal y pimienta y servir.

Se puede experimentar con otro tipo de vegetales y sumar a la parrilla batatas con su piel o choclos en su chala. ¡A animarse!

 

Budín de verduras

recetas vegetarianas navidad budin de verduras-2

Ingredientes: 2 huevos, 1 taza de espinaca cocida, 1 taza de coliflor cocida, 1 atado de espárragos cocidos, 4 zanahorias tiernas cocidas, 1 cebolla picada, 1 taza de mayonesa, 1 taza de miga de pan, leche, sal, pimienta, nuez moscada, una pizca de azúcar y aceite.

Instrucciones: Corta la espinaca, coliflor y espárragos previamente cocidos en trozos no demasiado pequeños, para que puedan percibirse su color y textura en la preparación final. Coloca los vegetales picados en un recipiente. Reserva. Toma la mitad de la cebolla cortada y marchítala un poco en una sartén con unas gotas de aceite. Déjala cocinar hasta que esté tierna. En otro bowl, moja la miga de pan con leche. Déjala reposar unos minutos y exprímela; puedes ayudarte con un colador. Adiciona la miga de pan humedecida a los vegetales cortados. Agrega los huevos y la cebolla cocida. Toma un molde para budín y cúbrelo con papel encerado. Distribuye los espárragos en el fondo del molde junto con la zanahoria picada. Vierte sobre esto la mezcla preparada. Cocina en el horno en baño maría, esto es, coloca el molde dentro de otro más grande con un poco de agua, a 350°F, hasta que luzca firme y al introducir un palillo en el centro salga limpio. Deja reposar hasta que se enfríe un poco. Desmolda, corta en tajadas más o menos gruesas y sirve con la mayonesa mezclada con el resto de la cebolla cortada como aderezo.

 

Canelones de acelga

recetas vegetafianas navidad canelones de acelga

Ingredientes: 12 hojas grandes de acelgas bien lavadas, 4 tazas de espinacas, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cebolla pequeña cortada en cubos, 5 dientes de ajo, 15 onzas de queso ricotta, 1 taza de queso mozzarella rallado, 1/2 taza de queso parmesano rallado, 1/4 taza de hojas frescas de albahaca cortadas, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta al gusto, 3 hojas de pasta de 9×12 pulgadas (fresca o seca, ya cocida), 2 tazas de salsa de tomate tipo napolitana y 1 taza de queso mozzarella rallado para espolvorear al final.

Instrucciones: Precalienta el horno a 190°C. Corta la acelga y/o espinaca en trozos grandes. Reserva. En una sartén mediana, calienta el aceite. Saltea las cebollas hasta que se suavicen. Agrega el ajo y saltea durante 3 minutos. Agrega la acelga y/o espinaca. Baja la llama y saltea removiendo constantemente hasta que las hojas se reduzcan y el líquido que produzcan se evapore (unos 7 minutos). Retira del fuego y deja enfriar. En un bowl grande combina los tres quesos, la albahaca, la nuez moscada, la sal y la pimenta. Agrega las hojas cocidas y mezcla muy bien. Coloca la mezcla en una bolsa tipo Ziploc y corta una de las esquinas para crear una manga para rellenar. Pon las láminas de pasta cocidas en el mesón y traza una línea con la mezcla de quesos y acelgas a lo largo de los lados más largos de cada lámina. Enrolla cada extremo hacia la mitad, creando 2 canelones. Corta por el medio y luego por la mitad, para crear 4 canelones con cada lámina. En caso de que hayas usado la pasta tipo canelón que viene ya enrollada, simplemente rellena con la mezcla. Engrasa una fuente de hornear. Coloca una capa delgada de salsa de tomate en el fondo de la bandeja. Pon los canelones sobre la salsa de tomate y rocíalos con la restante. Espolvorea el queso mozzarella sobre ellos. Hornea sin cubrir durante unos 25 o 30 minutos, o hasta que veas el queso derretido y la salsa de tomate burbujeando.

 

Tian de vegetales al horno

recetas vegetarianas navidad Tian de vegetales al horno

Ingredientes: 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cebolla cortada a la mitad y luego en rodajas, 2 dientes de ajo picados, 1 o 2 papas sin pelar, 1 zucchini, 1 zapallo anco, 3 tomates redondos grandes, sal y pimienta al gusto, tomillo seco al gusto y 1/2 taza de queso parmesano rallado.

Instrucciones: Precalienta el horno a temperatura moderadamente fuerte (190ºC). Cube un recipiente (plato o fuente) apto para horno con spray vegetal. Calienta 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén grande a temperatura media. Una vez que esté caliente, agrega la cebolla y saltéala hasta que esté translúcida -unos 8 minutos. Agrega el ajo y cocina 1 minuto más. Desparrama la mezcla de ajo y cebolla en el fondo del recipiente para horno. Corta las papas, el zucchini, el zapallo anco y los tomates en rodajas de 0.50cm de ancho. Disponlos en capas apretadas en el recipiente para horno sobre las cebollas, de modo que formen una sola capa en forma de espiral. Condimenta con sal, pimienta y tomillo. Rocía la cucharada restante de aceite de oliva por encima. Cubre el recipiente con papel de aluminio y hornea unos 35 minutos o hasta que las papas estén tiernas. Destapa y espolvorea el queso parmesano y regrésalo al horno por otros 25-30 minutos, o hasta que se dore.

 

Espárragos en hojaldre y salsa blanca

recetas vegetarianas navidad Esparragos en hojaldre y salsa blanca

Ingredientes: 1/4 de taza de vino blanco, 1/4 de taza de vinagre de vino blanco, 2 cucharadas de chalote, 1/3 de taza de crema para batir, 1/4 de cucharadita de sal, 1/8 de cucharadita de pimienta blanca, 2 barras de mantequilla sin sal cortada en trozos de 1cm cada uno, pasta de hojaldre (la necesaria), 1 kilo de espárragos verdes y 1 huevo para barnizar el hojaldre.

Instrucciones: Precalienta el horno a 180ºC, estira la pasta de hojaldre y recorta 12 rectángulos (de unos 5x7cm). Barniza con huevo y coloca en una charola para hornear. Mete al horno entre 25-30 minutos, hasta que estén dorados e inflados. Reserva. Prepara los espárragos: corta los tallos, y ponlos en agua con sal hirviendo. Saca después de unos 15 minutos (o hasta que estén cocidos en su punto). Seca y reserva. Prepara la salsa: pon los chalotes finamente picados, el vino blanco y el vinagre en una olla a fuego medio. Reduce hasta que quede como un jarabe, dejando que se cocine por 5 minutos. Añade la crema, sal y pimienta y deja hervir por 1 minuto. Reduce el fuego a bajo y añade unos trozos de mantequilla, moviendo constantemente con un batidor de globo. Antes de que la mantequilla esté totalmente derretida, sigue añadiendo los otros trozos de mantequilla, moviendo sin parar (TIP: usar mantequilla fría). Para evitar que la salsa se corte, se puede sacar del fuego un poco. Saca la salsa de la olla y salpimenta si es necesario. Prepara cada plato poniendo un rectángulo de hojaldre, unos espárragos, salsa blanca y otra pieza de hojaldre. Sirve inmediatamente.

 

Más en Ecoosfera4 postres vegetarianos para esta cena de Navidad