Además de ser delicioso, el aguacate nos brinda antioxidantes y grasas naturales que nos ayudan a mantenernos sanos y sentirnos mejor. Por otro lado, la semilla contiene fibra y aminoácidos que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas.

 

Aquí hay 13 razones para empezar a moler esas semillas e incluirlas en tu dieta diaria:

  1. El 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla; su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardíacos.
  2. Diversos estudios han comprobado que la semilla de aguacate tiene más fibra soluble que cualquier otro alimento.
  3. La semilla del aguacate es excelente para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal y la diarrea. En Sudamérica se utiliza como un remedio para infecciones y problemas estomacales.
  4. La semilla de aguacate contiene compuestos fenólicos que previenen úlceras intestinales e infecciones virales y bacterianas.
  5. El flavonol que contiene la semilla previene el crecimiento de tumores.
  6. La semilla fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades debilitantes, además sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.
  7. Parece que las propiedades antinflamatorias de la semilla ayudan a las personas que sufren de artritis y otras enfermedades.
  8. Tiene un efecto rejuvenecedor: en varios estudios se ha comprobado que incrementa la cantidad de colágeno en la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.
  9. El aceite de la semilla le dará un brillo adicional a tu cabello y además ayuda a prevenir la caspa.
  10. La semilla ayuda a bajar de peso ya que, según algunos estudios, reduce la glucosa en la sangre.
  11. Rayar, tostar y beber la semilla en té ayuda a controlar el asma.
  12. Según la medicina qigong, la semilla de aguacate contiene niveles altos de energía qi que nos ayuda a sentirnos en sintonía con la energía de la vida.
  13. La semilla se puede consumir de muchas maneras: se puede secar, rayar, tostar y rostizar. Se puede comer en ensaladas, beber en tés, smoothies y licuados, o consumirse sola (si no te importa el sabor amargo).

 

El aguacate es el perfecto ejemplo de una fruta que nos gusta comer y, no obstante, desechamos la parte más saludable: su semilla. ¿Para qué desperdiciar la semilla si podemos comerla? Ya sea por salud o vanidad, consumir el 100% de un aguacate es lo más responsable que podemos hacer para mantener nuestros cuerpos y mentes alineados mientras aprovechamos al máximo todo lo que nos brinda la naturaleza.