10 consejos para reducir el consumo de azúcar refinada

El azúcar refinada es uno de los productos más dañinos que podemos consumir y además tiene un perfil adictivo que la hace difícil de dejar, estos consejos te ayudarán a hacerlo.

1

Sabemos bien que consumir azúcar refinada perjudica la salud por varias razones además de subir de peso; esta se ha ligado a problemas cardíacos, sistema inmunológico debilitado, una especie de adicción a la dopamina que liberamos al comer algo dulce y hasta cáncer. Para evitar las azúcares hay que cambiar nuestros hábitos, más si gustamos de comer cosas dulces y estamos acostumbrados al falso sentimiento de bienestar que comer algo dulce produce en nuestro cuerpo.

El hecho es que la necesidad de comer productos con azúcar es parte de una construcción social que alaba la pasividad y destaca nuestra dependencia en una industria alimenticia que busca ocultar al consumidor los riesgos de la comida producida en masa. Aquí 10 consejos para dejar los azucarados hábitos atrás:

  1. La motivación adecuada es clave: para aquellos de ustedes que necesiten un empujón para dejar de comer azúcar les recomendamos leer 7 hechos que la industria de las bebidas gaseosas y azucaradas jamás te dirán y Mujer muere por beber  litros de Coca-Cola al día
  2. No bebas gaseosas o bebidas azucaradas.
  3. No compres comida empaquetada: aunque sean bocadillos orgánicos, estas comidas tienden a tener altos niveles de azúcar y son difíciles de resistir. Reemplaza un bocadillo comprado por uno hecho en casa como verduras y frutas frescas o palomitas hechas en casa.
  4. Sé sabio al comer fuera de casa: A veces la opción “sana”, como lo es una ensalada, tiene más azúcar que un plato fuerte como la carne o pollo asado. Los aderezos de restaurantes tienden a tener azúcares y grasas, si llevas el tuyo (recomendamos aceite de olivo y romero) podrás disfrutar de una ensalada sana y sin azúcares refinadas.
  5. Sigue una dieta balanceada: comer muchos vegetales y proteínas bajas en grasa te hará sentir mucho más sano de una manera casi inmediata. Evita comer azúcares y harinas refinadas pero remplázalos con más fibra y proteína. Las cantidades ideales serían de 20-30 gramos de proteína y  4-5 tazas de frutas y verduras al día.
  6. No comas azúcar por dos semanas: Un reto bastante difícil que ejercita nuestro control sobre los hábitos que definen nuestra salud. Si intentas cambiar solo un poco, notarás que realmente no dejas de comer azúcar de manera significativa. Al dejar de comer azúcar re-configuramos nuestros gustos e impulsos.
  7. Disfruta de alimentos atractivos sin azúcar: ver que tu comida luce bien la hará mucho más apetecible y te hará sentir mucho más satisfecho con ello, así desplazarás la necesidad de comer cosas dulces para sentirte mejor.
  8. Piensa en otra cosa: Distraerte es la mejor manera de evitar pensar en que comes o no comes. Si te entretienes con algún hobby, tus antojos no serán lo único en lo que piensas. No dejes que el azúcar domine tu vida.
  9. Hazlo con un amigo: Seguir una dieta con un amigo/conocido/familiar/mascota te ayudará a cumplirla. La solidaridad nos hace exigir más de nosotros mismos para no fallarle a la otra persona.
  10. Educa a las siguientes generaciones: Enseña a los pequeños que el azúcar no tiene por qué ser un premio, inculcarles una alimentación sana y balanceada será mucho más efectivo si lo haces antes de que se vea reflejado en sus hábitos —o peor su salud.

[Mother Nature Network]



Sobre como las cadenas comerciales de café inundan tu bebida con azúcar (empezando por Starbucks)

Tras realizar un estudio de 131 bebidas calientes con saborizantes, el 98 por ciento de ellas contiene altos niveles de azúcar que las mismas empresas deberían advertir en sus vasos de sus productos.

El azúcar representa esta dosis dulce, intensa e, inclusive, adictiva en los alimentos. Tan sólo su consumo en 2007 equivalió a 157 millones de toneladas a nivel mundial; por lo que se espera que el consumo mundial para el 2020 rebase los 200 millones de toneladas.

¿Cómo es que las personas pueden llegar a consumir esas cantidades exorbitantes de azúcar? Actualmente, numerosos productos comestibles y bebidas contienen altas cantidades de azúcar; lo cual ha traído como consecuencia numerosas enfermedades crónico degenerativas, tales como el síndrome metabólico, cardiopatías, sobrepeso y obesidad, diabetes II, algunos tipos de cáncer y deterioro renal.

Estas enfermedades modernas, causadas por una alteración en la dieta diaria de la actualidad, proveen cifras apabullantes: tres de cada diez habitantes del planeta sufre de sobrepeso y obesidad –2 100 millones de personas–; enfermedad la cual se asocia con la primera causa de muerte a nivel mundial: la cardiopatía. De hecho la hipertensión se presenta en 600 millones de casos diagnosticados a 1000 millones de personas mayores de 25 años en 2008. Mientras que en el caso de la diabetes, 387 millones de casos en 2014 azotó a los consumidores del azúcar.

En 2008, un estudio demostró el consumo mundial del azúcar, en donde Europa consume 80,8 millones de toneladas; Asia, 49,5 millones de toneladas; América Latina y Caribe, 27,9 millones de toneladas; África, 15,6 millones de toneladas; América del Norte, 10,9 millones de toneladas; Oceanía, 1,6 millones de toneladas. En otros datos, los principales consumidores de azúcar ingieren 2/3 del total de la producción anual en el mundo.

Holiday-Coffee-only-0012a7.5x10

Sin embargo, ¿cuál es el origen de este consumo excesivo de azúcar? Millones de consumidores de café o bebidas de cadena forman parte de este consumo mundial de azúcar que ha desencadenado una serie de enfermedades. Pues una sola bebida caliente puede contener 25 cucharaditas de azúcar.

Tras realizar un estudio de 131 bebidas calientes con saborizantes, el 98 por ciento de ellas contiene altos niveles de azúcar que las mismas empresas deberían advertir en sus vasos de sus productos. En otras palabras, estas bebidas contienen tres veces más azúcar de la dosis diaria máxima recomendable para un adulto. Inclusive, más de un tercio de las bebidas analizadas contienen la misma cantidad –si no que más– de azúcar que una lata de Coca-Cola.

Action on Sugar, campaña a favor de la salud las personas, ha solicitado a las cadenas de café a dejar de servir tazas extragrandes de azúcar en sus bebidas calientes; principalmente en el caso de Starbucks, la cual sirve grandes cantidades de azúcar en comparación con sus competidores.

En palabras de The Guardian, “las cadenas grandes han ido ofreciendo cada vez más chai, chocolate y otras bebidas para personas que no beben café. Y también están ofreciéndoles jarabes para un sabor aún más intenso.” Esta estrategia aumentó en un 20 por ciento de clientela diaria, lo cual se traduce en personas que consumen diario bebidas azucaradas sin saber o tener tanta consciencia de estar haciéndolo.

Pese a que las empresas de cadena se comprometieron a reducir el exceso de azúcar, la realidad es que muy pocas de ellas realmente están regulando sus bebidas en función de la información nutrimental necesaria para el cuerpo humano.

El nutriólogo especialista de Action on Sugar, Kawther Hashem, explica que estas bebidas azucaradas normalmente se acompañan con un snack grasoso, el cual se convierte en un factor de riesgo para fomentar la obesidad a nivel mundial: “Nuestro consejo a los consumidores es ingerir esta bebida pidiendo la mínima cantidad de jarabe, preferentemente libre de azúcar, y en la medida más pequeña posible.”

A continuación te compartimos las cucharadas de azúcar que cada bebida caliente analizada en este estudio de Action on Sugar:

Captura de pantalla 2016-02-20 a las 16.03.48 1 Captura de pantalla 2016-02-20 a las 16.04.12



Con estos cubos, visualiza cuánta azúcar hay en tus alimentos (FOTOS)

Al pie de productos comunes, terrones de azúcar para delatar su alto contenido de endulzantes.

Todas las épocas tienen sus plagas y quizá en la contemporánea la más notable de ellas es la invasión del azúcar. Luego de décadas de haberla incorporado desmedidamente a casi cualquier alimento procesado, vamos haciendo consciencia de la adicción que tenemos como sociedad hacia ella y de los estragos que causa en nuestro cuerpo.

La mayoría de lo productos elaborados que compramos, dulces o salados, llevan azúcar añadido, desde unas empanadillas hasta una salsa de tomate, pasando por los embutidos. El 75 por ciento del azúcar que consumismos viene de este tipo de productos. Nos advierten Laura Villadiego y Nazaret Castro, autores del libro  “Amarga dulzura. Una historia sobre el origen del azúcar”.

Sabemos que los productos procesados contienen grandes cantidades de azúcar, pero ¿realmente lo dimensionamos? Cuando ves una de esas etiquetas, muchas de ellas disfrazadas por cierto con porciones solos proporcionales de su contenido, ¿Podrías visualizar cuánta azúcar estás ingiriendo?

Andrés Sierra, en una colaboración para este medio, nos advierte de los efectos que puede cusar el azúcar en nuestro organismo como hipertensión, estrés oxidativo, elevación del ácido úrico, adicción, obesidad. Según la Organización Mundial de la Salud, al día es recomendado solo 25g de azúcar al día, es decir, solo 6 cucharadas de café.

Te presentamos en imágenes, gracias a un desglose de  sugarstacks, la relación de la cantidad de azúcar contenida en productos comunes que por la globalización están presentes en todo el mundo, enemigos comunes silenciosos.

 

apl_juice

az_tea

big_gulp

capri

frostflakes

chipsahoy

craisins

dbl_gulp

catsup

chipsahoy

oreos_lowfat

redbull

peanuts

twinkies

vit_water

yoplait