La WWF de Sudáfrica llevó a cabo un proyecto para proteger a los escasos rinocerontes negros y el equipo Green Renaissance fue el encargado de filmar el proceso.

Como los rinocerontes debían ser transportados, en ocasiones se tuvo que sedarlos y llevarlos en helicóptero. Y gracias a las cámaras atadas a las cadenas o a los helicópteros, se pudieron obtener estas tomas de hermosos paisajes y dorados atardeceres en las sabanas de África.

Este es un reflejo de los esfuerzos de decenas de personas que tratan de preservar una especie en peligro de extinción.