¿Qué tan bueno y saludable es desayunar ligero?

Algunos acostumbran desayunar ligero pero un plato de cereal o un yogur con fruta no es suficiente.

Muchas personas consideran que desayunar ligero es lo más conveniente, sin embargo, alimentarse mal al inicio del día sólo provocará falta de energía y hambre.

Quienes prefieren desayunar únicamente un plato de cereal deberían considerar que probablemente tienen que recurrir a la comida chatarra o a lo que tengan a la mano para deshacerse del hambre antes del medio día.

Las proteínas se digieren más lento que los carbohidratos por lo que desayunar un plato de cereal es insuficiente, un huevo duro podría complementar ese desayuno; y no, no es dañino al organismo.

Entre más azúcar tenga el cereal, más rápido se digiere. Es mejor que tenga por lo menos 5 gramos de fibra y que siempre sea más fibra que azúcar. Para aumentar el nivel de fibra se puede agregar chía.

Una comida sin grasa puede provocar hambre después de una hora. Aquellos que comen en el desayuno un yogur sin grasa, cereal alto en fibra y fruta estarán hambrientos pronto. La solución a esto puede ser agregar nueces al yogurt.

Aunque una pieza de fruta es rica en fibra, vitaminas y minerales, no es suficiente para el desayuno. Para llegar a la mitad del día sin sufrir por el hambre se debe hacer un desayuno de 300 a 400 calorías.

Lo recomendado es tener lapsos de 4 horas entre comidas. Mientras más largo sea el tiempo entre los alimentos, es más difícil quedar satisfecho.

[the huffington post]



Si quieres más salud y menos peso, desayuna más

Un desayuno abundante es lo que tu cuerpo necesita, y hay hallazgos que lo prueban.

En la sabiduría popular, el desayuno se considera la comida más importante del día. No es de extrañarse, pues su simple mención evoca toda clase de sensaciones positivas. La dulce frescura de la fruta, el aroma del pan tostado y el humeante café con leche son sólo algunas de ellas. Desayunar es todo un placer humano, pero no sólo eso: nuestro cuerpo lo necesita más que ninguna otra comida. Un desayuno abundante es, de hecho, la clave para una vida sana.

Pese a esto, es muy fácil dejarlo de lado o “saltárnoslo”. Los motivos más comunes incluyen falta de apetito, de tiempo y hasta falta de creatividad. Evitar el desayuno incluso se ha asociado con la pérdida de peso, pero diversos estudios recientes demuestran todo lo contrario. En efecto, las razones para siempre desayunar son varias.

desayuno-sano-abundante-salud

 

Un desayuno abundante ayuda a perder peso

A la hora de desayunar, es mejor llenar el plato. En una investigación publicada en el Journal of Nutrition se analizaron los datos de un gran grupo de personas y se llegó a un gran hallazgo. Aquellos con el hábito de desayunar diario registraron, en promedio, un índice de masa corporal menor a quienes no desayunaban. Esto quiere decir que quienes desayunan bien tienen más probabilidades de mantener un peso saludable. 

¿Por qué sucede esto? La razón no tiene que ver tanto con lo que comemos, sino con el momento del día en que lo hacemos. Un comunicado de la American Heart Association, avalado por varios expertos, señala que los horarios de alimentación impactan fuertemente nuestro reloj biológico. Consumir gran parte de las calorías en la mañana, con un día de actividades por delante, le da al cuerpo la oportunidad de convertirlas en energía.

Por supuesto, no basta con desayunar lo que sea. Para que esta comida beneficie al cuerpo, hay que elegir opciones saludables. Es bueno incluir alimentos nutritivos como el aguacate, algo de proteína, frutas y cereales.

desayuno-sano-abundante-salud

 

Desayunar te hace sentir mejor

Más arriba hablamos sobre las sensaciones positivas que un buen desayuno puede despertar en nuestro cerebro. Esto no es gratuito: experimentar un momento de calma y disfrute antes de iniciar el día es crucial para la salud mental. Alimentarse es un rito que beneficia tanto el cuerpo como la mente, y dedicarse a planear un desayuno saludable es una gran oportunidad para practicar mindfulness.

En otro estudio, publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, los estudiantes universitarios que desayunaban presentaron niveles bajos de estrés y comportamientos depresivos. ¿Cuál es la ciencia detrás de estos hallazgos? Aún queda mucho por aclarar, pero es probable que se relacione con la química cerebral.

Consumir un desayuno abundante se relaciona con una mayor producción de serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo. Además, reduce los niveles de cortisol, una de las hormonas relacionadas con el estrés. No hay que obviar tampoco los efectos inmediatos de un desayuno rico en nutrientes. Nuestras funciones cognitivas, la energía que proyectamos en todo lo que hacemos y la tranquilidad de sabernos sanos son motivos suficientes para no volver a saltarse el desayuno. 

 

* Fuentes:
American Heart Association
International Journal of Environmental Research and Public Health
Journal of Nutrition



La magia del pan: si te gusta este superalimento, te tenemos una buena noticia

El pan es el ingrediente mágico de tus alimentos favoritos. Aquí te explicamos por qué deberías comerlo sin culpa.

Desde su descubrimiento, el pan ha conservado la esencia de sus ingredientes nutritivos: agua, sales y cereales, pero sobre todo trigo y centeno. Más tarde llegó la levadura para darle una textura esponjosa y abrir la puerta a la imaginación de los panaderos. Se estima que hasta el momento existen alrededor de 300 variedades de este superalimento, que ha sabido adaptarse a todas las partes del orbe. 

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Hoy, la vida moderna ha puesto en duda el valor nutritivo del pan y éste ha sido señalado como responsable de provocar diversos efectos negativos en el cuerpo humano. No es el primer alimento que pasa por algo así: la tortilla, la leche y el huevo también han sido blanco de prejuicios. Pero, ¿qué hay detrás de esto? ¿De verdad cualquier tipo de pan hace daño? ¿De verdad es un alimento universalmente dañino para nuestros cuerpos?

O ¿es sólo un chivo expiatorio para justificar los hábitos y costumbres de nuestra vida acelerada?

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Como en cualquier aspecto del universo, la clave está en el equilibrio, que radica en llevar una dieta (y una vida) lejos de los polos extremos y más cerca de un punto medio. Sobre todo, es importante disciplinar la alimentación, pues es la base de nuestro estado de ánimo. Además, es un elemento que moldea nuestra perspectiva de la vida. 

 

Claro que nutre

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Ni el pan moderno es malo, ni el pan antiguo era más nutritivo. Las harinas de hoy en día vienen enriquecidas con vitaminas (B1 y B12) y minerales, y algunas se hacen especialmente para veganos. 

Otro poder del pan es su cantidad de fibra, presente en su presentación integral, que se prepara con el grano entero. Incluir fibra en tu dieta mejora la digestión y reduce el riesgo de diabetes y cáncer de colon.

El pan con un toque de semillas y especias te dará un extra de sabor y energía. Tienes muchas opciones para elegir: ajonjolí, quinoa, linaza, semillas de girasol o las deliciosas pepitas de calabaza.

 

Variedad de pan, variedad de platillos

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

México tiene una amplia cultura panadera influenciada por España, Francia, Italia y más recientemente, por Alemania y Estados Unidos. Birote, bolillo, cemita, fleym, son algunos tipos de pan que alegran nuestros almuerzos en forma de tortas ahogadas, cemitas poblanas o un sándwich de pechuga de pavo y vegetales.

Las opciones son casi infinitas y la pregunta ya no es si comer pan es bueno, sino ¿cómo comerlo de la forma más nutritiva y saludable?.

Simple: al ser un alimento del grupo de los carbohidratos amiláceos, debe limitarse a 1/3 de tu dieta. Sácale magia y combínalo con alimentos de otros grupos, en especial frutas, verduras, leguminosas y carne. Acá te dejamos algunas ideas.

por-que-comer-pan-deberias-beneficios-carbohidratos

Conclusión: No, el pan no hace daño si eres capaz de moderarte, de mirar las etiquetas nutricionales de sus empaques y de informarte cada vez más sobre qué necesita tu cuerpo, para que no lo elimines de tu dieta.

 

Fuentes:

American Heart Association

Medical News Today

Health Line

WHO