Lecciones del bambú: ¿qué nos enseña esta admirable planta sobre nuestra propia vida?

El bambú posee características que, como un código secreto escondido entre sus líneas y sus formas, pueden enseñar valiosas lecciones al ser humano.

En el prólogo a El informe de Brodie (1970), Borges sostiene que “no hay en la Tierra una sola página, una sola palabra” que sea sencilla, pues “todas postulan el universo, cuyo más notorio atributo es la complejidad”.

Como sabemos, a Borges le gustaban las paradojas y el infinito, pero más allá de estos juegos intelectuales es posible encontrar un germen de realidad en su dicho y decir, por ejemplo, que de verdad cada elemento de este mundo lleva cifrado en sí mismo su propio mundo pero también el mundo entero, como si una esencia recorriera secretamente todas las cosas de esta realidad uniéndolas y codificándolas, de tal modo que, al tomarlas y leerlas, podemos descubrir una suerte de mensaje inscrito en su naturaleza.

En otro tiempo, así fue como procedieron tantas y tantas culturas que elaboraron sus sistemas cosmogónicos a partir de la metaforización de la realidad, el entendimiento de ésta a partir del sentido figurado, de la posibilidad de ver no lo que no está ahí para, pese a todo, obtener algo, una dialéctica creativa en la que mundo e individuo se sintetizan entre sí para provecho de uno y otro (en el mejor de los escenarios).

Siguiendo esta premisa, ¿por qué no pensar que hay elementos de la naturaleza que, en su solo existir (pero no simple ni sencillo), nos ofrecen valiosas lecciones que pueden ayudar a mejorar nuestra propia vida?

En el sitio Waking Times, Christina Sarich nos ofrece una serie de características del bambú que pueden interpretarse como enseñanzas:

  • El bambú es más resistente que muchas aleaciones de acero y posee una fuerza de compresión mayor a la de algunas mezclas de concreto, aunque es mucho más ligero en peso.
  • Los bosques de bambú han soportado terremotos de magnitud 9.0.
  • El bambú se puede utilizar para cercas, muros, techos, pisos, sillas, cubiertos e incluso ropa.
  • Como filtro de dióxido de carbono (CO2), el bambú supera a muchas plantas y filtros artificiales, una característica particularmente útil en sociedades que, como casi todas las de Occidente y Oriente, basan su actividad industrial en el carbón, el petróleo y otros combustibles fósiles similares.

Según Sarich, estas características nos permiten destacar la notable adaptabilidad del bambú. También su resistencia al cambio, pero no en un sentido de negación, sino en el mucho más positivo sentido de recibir el cambio para después salir avante, fortalecido. Como dijera Goethe:

La vida es de los vivos, y quienes viven tienen que estar preparados para el cambio.



Esto hacen tus plantas cuando no las ves (🎥)

¿Te has preguntado qué hacen las plantas cuando no les prestas atención?

No olvidemos algo: las plantas son seres vivos. Tienen mecanismos de defensa ante el daño, y la capacidad de adaptación que es inherente a toda la naturaleza. Sabemos que se abren al sol para recibir energía y también cierran sus hojas, pero, ¿qué tanto se mueven en realidad?

Según un video publicado por houseplantjournal en Instagram, las plantas se mueven, y mucho. El clip muestra a dos ejemplares caseros -una oxalis y una marantra- grabados a lo largo de 1 día, y el resultado es fascinante. 

Sus hojas ondulan, vibran y se balancean como si quisieran hacer un llamado. Al observar su baile, no queda ninguna duda de que son seres llenos de vitalidad, aunque su ritmo difiera del nuestro.

Míralas moverse:

¿No te dan ganas de ponerle un poco de música a tus plantas?



Descubren que las plantas poseen una especie de sistema nervioso de luz (Video)

La interconexión de una planta, su comunicación interna, actúa de forma similar al sistema nervioso del ser humano y se expresa por medio de luz.

Las plantas jamás dejarán de fascinarnos. No importa si es desde una perspectiva sensorial, científica, poética o metafísica, a cambio de prestarles una mínima atención ellas garantizan el encantamiento.

Recientemente se comprobó que estos seres manejan una suerte de lenguaje lumínico entre ellos, es decir, se comunican por medio de la luz. Este recurso lo utilizan particularmente como señal de alarma frente a un peligro, de manera similar a lo que ocurre con nuestro sistema nervioso.

En una investigación realizada por un equipo de la Universidad de Wisconsin-Madison se documentó la existencia de destellos de luz que recorrían una planta. Estos destellos son detonados como respuesta a un estímulo determinado y viajan a una velocidad inconcebible –tal y como sucede todo el tiempo en el cerebro humano–.

Los investigadores lograron documentar cómo una señal lumínica recorría en forma de onda la planta luego de que un insecto, una catarina, comenzaba a devorar una de sus hojas. 

“Sabemos que existe este cuadro sistémico de señalización, y si lastimas en un punto el resto de la planta detona sus respuestas de defensa. Pero hasta ahora no sabíamos lo que había detrás de este sistema”, dice Simon Gilroy, quien encabezó el estudio. Al parecer, el glutamato, un neurotransmisor muy común en el reino animal, es el encargado de generar esta onda de luz. 

Lo que vemos en el video a continuación es apenas un atisbo de las sofisticadas redes de comunicación que entablan las plantas, consigo mismas y con otros ejemplares –por cierto, hasta hace no mucho, las plantas eran consideradas por la ciencia como seres cuasi inertes–.