Esta máquina permite producir biodiesel en el hogar (VIDEO)

El vídeo nos muestra como usando el BioBot 20 podemos emplear aceite vegetal usado para hacer biodiesel desde nuestras casas.

biodiesel

El BioBot 20 podría ser el producto ideal para aquellas personas con interés en la química, cuidar del medio ambiente y que tienen algún uso para el biodiesel, . La pequeña máquina simplifica el proceso de hacer biodiesel para que cualquier persona con aceite vegetal de sobra pueda convertirlo en combustible.

El kit completo del BioBot cuesta $655 dólares y produce  por ciclo aproximadamente 20 litros. Aparte de la inversión inicial,  cada ciclo cuesta $4 dólares (una vez sumando el precio de los químicos adicionales) sin contar el precio del aceite utilizado.

A pesar de que el BioBot busca mostrarse como un producto fácil de utilizar, sigue siendo bastante difícil de hacer. El proceso toma varios días ya que hay que verter el aceite, calentarlo, agitarlo, agregar otros químicos y “lavarlo”.

Mientras que el BioBot es innegablemente un paso en la dirección correcta, por el momento, sólo podría ser práctico en instituciones grandes como escuelas o universidades. Los estudiantes podrían llevar a cabo un proyecto donde convierten el aceite de la cafetería en combustible utilizado por algunos vehículos. Sin embargo, al menos de que tengan aceite de sobra en sus casas, el BioBot parece tener un futuro incierto en hogares normales.

[FastCoexist]

 



Científicos mexicanos crean el primero biodiésel más barato y ecológico del mundo

Una planta piloto que es capaz de producir biodiésel a partir de aceite residual, el cual reduce hasta casi un 90 por ciento de su costo, y disminuye el impacto ambiental a lo largo de su producción química.

Ante los altos precios de la gasolina y el petróleo, el cual ha provocado el aumento en precios de numerosos servicios –como transporte público, alimentos básicos: tortilla, pan, entre otros–, los mexicanos se enfrentan esta situación con dificultades: la pobreza alcanza, cada vez con mayor fuerza, varias regiones del país. Para reducir esta crisis, científicos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla –BUAP– han desarrollado una planta piloto que es capaz de producir biodiésel a partir de aceite residual, el cual reduce hasta casi un 90 por ciento de su costo, y disminuye el impacto ambiental a lo largo de su producción química.  

 

Para Griselda Corro Hernández, académica del Laboratorio de Catálisis y Energía del Instituto de Ciencias, se trató de encontrar una solución a los problemas ambientales derivados por el uso y producción de combustibles fósiles a nivel mundial. Ahora, “gracias a esta planta piloto, única en el mundo, es posible obtener biodiésel con sólo tres pesos mexicanos por litro, valor competitivo si se contrasta con el precio comercial del diésel –20 pesos en el mercado–”. 

Se trata de un proyecto de innovación en un “excelente nicho de oportunidad en la industria, al ser un proyecto de transferencia tecnológica adecuado a la coyuntura actual.” Se realizó tras siete años de trabajo en laboratorio, de los cuales cinco fueron para encontrar un catalizador que transformara el aceite de cocina en combustible de manera segura y económica. Una vez que se encontró, se realizó un “proceso inédito para producir biodiésel basado en ese hallazgo y la incorporación de sistemas de paneles solares, así como otras innovaciones que dieron como resultado un proceso más seguro, económico y sustentable que cualquier otro.”

La planta piloto, en la que ya hay en las universidades de Guadalajara, Autónoma de Yucatán, Autónoma de Nuevo León y Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco, cuenta con dos reactores: el primero, en el que se ingresa el aceite residual, para el proceso catalítico –actualmente patentado–; y el segundo, para realizar la limpieza y el secado del combustible obtenido del anterior reactor. Y al ser un sistema de páneles solares, se calienta agua y produce energía eléctrica para realizar la serie de mecanismos de control y soporte. 



Adolescente Sara Volz podría revolucionar la industria energética

La estadounidense Sara Volz ganó este año el premio Intel Science Talent Search por potencializar la capacidad de las algas para generar energía.

Foto:therebelution.com

Actualmente el petróleo, como fuente energética, continúa siendo el más redituable de todos –al menos para las agendas financieras–. Algunas otras fuentes alternativas de energía comienzan a utilizarse, pero la hegemonía de este recurso continúa siendo innegable. La gran pregunta de científicos e inversionistas es cómo reemplazar los hidrocarburos por otra opción.

Este año, Sara Volz, ganadora del premio “Intel Science Talent Search”, se preguntó cómo volver más rentable el uso del alga marina como biocombustible. Posteriormente la joven de 17 años separó las células del alga que producen más aceite –componente que funciona como fuente de energía–, del resto. Y descubrió que al unir las líneas de las células que producen más aceite, este se multiplica en cantidad. Dicho descubrimiento aumenta la productividad de las algas como energía renovable.

Entre las principales ventajas de este biocombustible, es que no depende de tierra cultivable –por lo que no compite con el cultivo de alimento– y que además absorbe el bióxido de carbono, lo cual contribuye a reducir el calentamiento global.

Sara Volz partió de la idea de estudiar el comportamiento del alga con un fin integral, persiguiendo la posibilidad de aportar tajantemente al bienestar futuro de la sociedad. Y con intención, claridad, y buena voluntad, en combinación con un pequeño laboratorio alojado debajo de su cama, hoy ofrece una de las alternativas más viables para romper nuestra nociva dependencia ante el petróleo.