El futuro de la transportación: carreteras solares y energía renovable para automóviles

Dos innovadoras propuestas que nos ofrecen enfoques alternativos al uso de carreteras y a los automóviles, que además crean y emplean exclusivamente energía renovable.

1681562-inline-solar-roadways-inline

Actualmente las carreteras están hechas principalmente a base de asfalto, que a su vez es un producto sólido del petróleo. La rapidez con la actualmente estamos utilizando y quemando nuestras reservas de crudo es dudable que en cincuenta años tengamos suficiente para seguir tapizando nuestras calles y carreteras con él.

Dos innovadores proyectos nos presentan propuestas alternativas que no solo buscan cubrir las carreteras del mundo sino utilizar la energía que actualmente desperdician. Parece difícil visualizar que las carreteras del mundo puedan ser utilizadas como una fuente de energía, pero lo son. Una carretera básicamente es  un tramo enorme que no hace más que recibir luz del sol y calor todo el día para después perderlo durante la noche.

La primera propuesta Solar Roadways busca aprovechar la energía que las carreteras reciben y aprovecharla. Los creadores Julie y Scott Brusaw idearon un método para aprovechar la luz solar de las carreteras utilizando paneles solares y placas de vidrio. A pesar de que generalmente asociamos el vidrio con la fragilidad, los creadores de Solar Roadways explican de una manera muy elocuente que el material es capaz de resistir el peso y presión de camiones de 18 ruedas. Las ventajas que ofrece la utilización de vidrio, son que se puede manufacturar para que sea más resistente que el hierro, ya sabemos cómo arreglarlo, cómo protegerlo de daños y cómo reducir costos de manufactura.

images (11)

La primera propuesta es particularmente innovadora porque sugiere la creación de carreteras que eventualmente pagaran por su costo y adicionalmente aportaran a la economía con la creación de energía renovable.

La segunda propuesta es de Wave (Wireless Advanced Vehicle Electrification) cuya meta es lograr que la circulación de autobuses eléctricos sea más barata que aquellos con diesel o gas natural, sin estar conectados a cables de ningún tipo.  Por el momento ese tipo de autobús sólo puede recargar energía en la base, lo que significa que tienen que cargar con muchas baterías recargables lo que los hace ineficientes, pesados y costosos.

Lo que el equipo de Wave busca hacer es transmitir la energía sin cables a través de inducción magnética. La solución que ofrecen es simplemente genial: instalar un equipo de recepción de ondas inductoras en la parte de abajo del autobús y luego instalar varios equipos de transferencia magnética inductora en paradas de autobuses. Así cuando el autobús se detiene a recoger a los pasajeros se cargará a través del equipo sin cables. En pocas palabras, menos baterías, menos peso y más barato. El problema principal (que Solar Roadways puede solucionar) es conseguir energía para el equipo que hace la carga de energía en las paradas.

No es difícil imaginar un mundo utópico en el futuro en el cual nuestras carreteras estarán hechas de paneles solares recubiertos de vidrio. Nuestros autos se moverán con la energía renovable del sol y las baterías se cargaran con la energía producida por nuestras calles y carreteras. Los gobiernos del pasado retaron a la razón y soñaron con la construcción de puentes enormes en la década de los treinta y rascacielos en la década de los cincuenta. Ahora nos toca soñar con carreteras solares y carros con energía renovable.

[Co.Exist]

 

 



Una flor para la naturaleza: minas de carbón abandonadas serán ahora fuente de energías limpias

En una vuelta de tuerca asombrosa, minas abandonadas se transformarán en granjas de energía solar para suplir a la anticuada industria energética del carbón.

Las minas de carbón abandonadas están siendo transformadas en granjas de energía solar alrededor del mundo. En ellas –y en sus alrededores– se instalarán cientos de paneles fotovoltáicos, los cuales se beneficiarán de ventajas adicionales que la infraestructura de las minas les proveerán. Se trata de un gran salto hacia el cambio de mentalidad, que comienza por deconstruir la idea de los lugares que más contaminación ejercen en el planeta, como es el caso de las minas, y termina por dotar a estos espacios de un novedoso significado, que en esencia devuelve a las civilizaciones un concepto fundamental para la supervivencia: la sustentbilidad.

No deja de ser paradójico –y hasta cierto punto, poesía a partir de la decadencia–: de donde se extraía la materia prima del combustible más contaminante (la cual produce la menor cantidad de energía y la mayor cantidad de contaminación por kilogramo) se producirán ahora miles de watts de energías limpias.

minas-carbon-abandonadas-energia-renovable-granjas-solares-china

Países como China, Alemania y Gran Bretaña están realizando proyectos de granjas solares para reactivar los terrenos abandonados de las minas, donde no obstante el fin seguirá siendo el mismo: dotar de energía eléctrica a las ciudades. En Huainan, China, la más grande de estas nuevas granjas solares ha echado a andar, y se espera que para mayo de 2018 brindará electricidad a casi 100 mil hogares.

Alemania, que ocupa el tercer lugar en instalación de paneles fotovoltáicos en el mundo, también está trabajando para convertir una mina de carbón con medio siglo de historia en una planta de energía renovable. La planta alimentará 40,000 hogares con energía de paneles solares y turbinas eólicas. La mina de carbón, ubicada en el noroeste del país, se cerrará el próximo año para dar seguimiento a este proyecto sustentable. 

En Estados Unidos –que ocupa el cuarto lugar en instalación de estos mismos paneles–, Berkeley Energy Group planea convertir una mina a cielo abierto en una planta de energía solar que podría producir entre 50 y 100 MW de energía para 2018.

Así, estos países transforman las lúgubres minas abandonadas, aprovechando su profundidad y sus túneles para volverlos gigantescos dispositivos de almacenamiento para contener energía renovable.

Estas minas no dependen sólo de los días despejados

minas abandonas granjas solares carbon

La energía solar depende, sobra decirlo, del Sol. Pero las minas resultan una insospechada solución a la dependencia de éste para proveer electricidad, haciendo posible acumularla para brindar electricidad las 24 horas. Esto es gracias a que los profundos pozos de las minas serán aprovechados por plantas de bombeo hidráulico, lo que permitirá almacenar la energía recolectada por los paneles. En el caso de la granja solar de Huainan, se han instalado paneles fotovoltaicos flotantes en el lago artificial contiguo a la mina, lo que supone ventajas adicionales, como menor evaporación y un mantenimiento más sencillo, así como el la utilización de agua que de otra forma no podría reciclarse.

Aunque todavía en 2012 estaba en cuestionamiento si estos proyectos funcionarían, las iniciativas alemanas, chinas e inglesas han mostrado ser fructíferas. Muy pronto, estas granjas solares podrían reemplazar a toda producción contaminante de energía, como la del gas shale.

 

Un dato interesante es que, para 2022, se planea que las fuentes de energía renovable crezcan en un 43% en todo el mundo. Esto equivale a la mitad de capacidad energética necesaria para revertir el uso de carbón.

La industria de la energía solar está creciendo en todo el mundo, con esfuerzos paralelos de países como la India, donde se encuentra el parque solar más grande del planeta. Además, se sabe que ha crecido en un 50% desde principios de siglo hasta ahora, y se espera que crezca mucho más, con iniciativas como las de estas “minas solares” que, más allá del futuro favorable que le depara a cientos de ciudades, está  acordando con la naturaleza un propósito bellísimo, la sustentabilidad de todos los seres vivos. 

 



Australia está a punto de generar sustentablemente toda la energía que necesita

En Australia, la sociedad se ha encargado de apoyar el crecimiento del sector que produce energía limpia y quieren que siga desarrollándose.

Cada vez está más claro. La forma en que vivimos de y en este planeta tiene que cambiar, si no queremos terminar con él. Hay países en donde la sociedad está cada vez más preocupada por modificar su aprovechamiento de los recursos para volverlo sustentable y duradero.

En este caso, Australia es un excelente ejemplo de esto. La energía limpia en Australia va a la alza. Actualmente tienen la capacidad de producir suficiente como para suministrar al 70% de los hogares del país con energías renovables. Recientemente, se han concentrado en expandir proyectos hidroeléctricos, parques eólicos y celdas solares, especialmente este último, que ha sido el menos desarrollado. Cuando se finalicen los nuevos proyectos relacionados con incrementar los eólicos y construir e instalar muchas más celdas solares, a finales de 2017, Australia podría suministrar energía limpia al 90% de sus hogares. Originalmente pensaron que no lograrían hacer esto hasta 2020, pero la diferencia se hará notar ya en 2018.   

australoa energia sustentable

El analista australiano de Green Energy Markets, Tristan Edis ha explicado — según The Guardian — que uno de los más importantes beneficios ligados a este tipo de proyectos es que están produciendo muchos empleos e incentivando en grande las inversiones al sector. Sin embargo, mientras que la energía limpia en Australia está creciendo todos los días, como explica Edis, el gobierno australiano no ha apostado mucho por ella y el porcentaje de energía limpia utilizada es sólo de 18.8%. Es cierto, hace una década era de 7%, pero sigue siendo bajo con respecto a lo que realmente se podría utilizar. Está claro que, desafortunadamente, lo más utilizado, apoyado y comercializado, son las energías derivadas de combustibles fósiles.

australia-energia-limpia-renovable

Sin embargo, la analista política Miriam Lyons ha declarado que son los australianos, la sociedad, misma, la que está moviendo las cosas, cuando se deciden a instalar celdas solares en sus techos, en lugar de dejarse llevar por las “grandes y contaminantes empresas de energía que dominan el mercado y manipulan los precios para llenar sus propios bolsillos”.  Lyons afirma que es la sociedad australiana quien ha defendido la energía limpia. Además, no han permitido que el gobierno les corte el presupuesto y han presionado para que el tema no se deje de trabajar desde el Estado.

Es posible organizarse y apostar por estas formas sustentables de aprovechar los recursos; además es urgente, pues el planeta entero está siendo afectado por la forma en la que se han estado haciendo las cosas. Por otro lado, no debemos olvidar que cada problema tiene un contexto. Mientras que la lección aquí es que debemos organizarnos, no hay que dejar de lado que esto conlleva estudiar con cuidado los panoramas locales.

México, por ejemplo, es uno de los países de latinoamérica que más invierte en energía limpia; sin embargo, a veces estos proyectos se posicionan sin atender al contexto o consultar a la sociedad a la que están afectando, pues, aunque estos proyectos puedan generar empleos, también provocan conflictos sociales, despojo de tierras y otras injusticias que no podemos dejar de considerar.

australia-energia-limpia-renovable
Parque eólico en Juchitán, que ha traído muchos conflictos sociales y ambientales en la zona. Fotografía de Kirsten Luce para The New York Times