El estado emocional de un perro sí se refleja en su rostro (y el ser humano tiene la capacidad de identificarlo)

Los muchos años de compañía evolutiva entre el perro y el ser humano ha suscitado la comprensión mutua de nuestros estados emocionales y, en el caso particular del hombre hacia el perro, la habilidad cognitiva y empática de reconocer con cierta precisión su estado anímico.

perros

De todas las especies que habitan el mundo, probablemente el perro (Canis lupus familiaris) sea la única con que el ser humano ha alcanzado un nivel de convivencia casi perfecto, una alianza evolutiva que, en ciertas circunstancias, ha asegurado la supervivencia de uno y de otro. Con un proceso de domesticación que se calcula en más de 30 mil años, los perros y los seres humanos han tenido tiempo de sobra para acompañarse y comprenderse, creando un vínculo de notable comprensión mutua que, según algunos estudios, pueden llegar incluso a la telepatía.

En cualquier caso, resulta innegable que entre el lenguaje de los perros y el del hombre existe una zona común, casi empática, que permite, por ejemplo, comportamientos como la obediencia pero también la preocupación recíproca, una especie de sentido de la “otredad” que en el perro se desarrolló como instinto de preservación elemental.

Sin embargo, en sentido inverso, en el ser humano que lee emociones en el rostro de los perros, se trata también de una habilidad cognitiva bastante admirable pero también, en algunos casos, discutida. En efecto: cuando alguien asegura que entiende a su perro, por lo regular solo posee evidencia empírica para probar el hecho, esa información que se recoge en el trato cotidiano y que, en el caso de esta relación, se expresa en miradas y gestos que no siempre pueden describirse en palabras corrientes.

Ahora, sin embargo, un estudio de la Universidad Walden de Florida, ha mostrado que el ser humano sí es capaz de reconocer emociones en el rostro de los perros, identificándolas con un alto grado de precisión, lo cual muestra que nuestra habilidad empática también se aplica en otras especies.

En la investigación, Tina Bloom y Harris Friedman tomaron fotografías a un pastor belga de cinco años de edad y de nombre Mal, el cual recibió entrenamiento como perro de vigilancia. Las imágenes correspondían a distintas reacciones por parte del animal, el cual fue sometido a sendos estímulos para suscitar distintas expresiones faciales. Así, por ejemplo, los científicos lo elogiaron para provocar una reacción de felicidad y lo reprimieron para hacerlo sentir triste (o al menos eso que en la realidad humana definimos como felicidad y como tristeza), además de otras respuestas emotivas como el enojo y el miedo.

Acto seguido, Bloom y su colega mostraron las fotografías a una serie de voluntarios, pidiéndoles que señalaran la emoción que detectaban en el rostro de Mal. Según los resultados, la felicidad fue el estado identificado más fácilmente, con un 88% de aciertos; siguieron el miedo y la tristeza, con 45% y 37%, respectivamente, y al final el desagrado, con 13%.

Curiosamente, el estudio también mostró que las personas que no poseen perros fueron más acertadas al momento de identificar las emociones, lo cual, según se deduce en el sitio PopSci, podría ser expresión del autoengaño en que a veces incurren los propietarios de perros que prefieren ignorar o disimular el enojo o el disgusto de sus mascotas, aunque también puede ser que la habilidad de reconocer emociones sea algo innato y no aprendido.

Sea como fuere, este experimento demuestra con notable claridad cómo perros y seres humanos se encuentran más unidos de lo que muchas otras especies del planeta.

Esto a pesar de lo dicho por el filósofo austríaco Ludwig Wittgenstein:

Si un león pudiera hablar, no podríamos comprenderlo […]. Imaginar un lenguaje es imaginar una forma de vida. Es lo que hacemos y lo que somos lo que da sentido a nuestras palabras.

[PopSci]



Este mapa muestra de qué país son todas las razas de perro que conoces

Casi la mitad de las razas de perro del mundo vienen de sólo 3 países.

Existen más de 300 razas de perro: las características únicas de cada una no son casualidad, sino que son producto de la cría selectiva de razas de perro nativas. Ésta se ha hecho desde hace miles de años, en el caso de algunas razas, y desde hace un par de siglos en el caso de otras.

razas-perro-mapa-perros-por-pais

Gracias a ello es que en la actualidad contemos con una gran variedad de razas de perro, que difieren sobre todo en tamaño, pelaje y carácter. Pero lo curioso es que toda esta variedad proviene en su mayoría, según el mapa Dogs of the World elaborado por Lili Chin, de sólo tres países:

Gran Bretaña y Francia tienen 57 razas de perro registradas,

mientras que Alemania tiene 47 razas de perro registradas

Para darte una mejor idea puedes consultar el mapa, donde cada país adopta el tamaño de la cantidad de razas que tiene (sólo por practicidad), mostrando así una predominante Europa que le ha dado al mundo el 80% de las razas de perro oficiales.

razas-perro-mapa-perros-por-pais

Parece que el eurocentrismo está presente también en el mundo canino, pues incluso la raza de perro oficial de Cuba –que es también la única en la isla– es de origen europeo. Esto se deduce de que en Cuba desaparecieron los perros autóctonos durante la conquista, siendo el havanese, también llamado “bichón habanero”, reproducido en la isla para ser perro de compañía de la aristocracia, el que a la larga se convirtió en el perro oficial.

No obstante, tanto en el continente americano como en Asia, las razas son de lo más interesantes y exóticas. Es el caso del xoloitzcuintle mexicano, el Inca Orchid de Perú o el Shiba Inu de Japón. Así que más allá de cantidades, lo cierto es que cada cultura ha aportado algo valioso al mundo de los canes.

 razas-perro-mapa-perros-por-pais

perros_razas_mapa_mundo_origen

Ahora, si no sabes de qué país proviene la raza de tu perro, puedes averiguarlo viendo a detalle esta interesante cartografía canina, a la que puedes hacer zoom en Doggie Drawings. También puedes adquirir este mapa para apoyar a la artista Lili Chin de Los Ángeles, quien además elabora bellas ilustraciones de nuestros perros favoritos.



Perros antes y después de ser adoptados que desbordan ternura (FOTOS)

Estas fotografías son lo más bonito que habrás visto hoy.

Para muchos es inexplicable por qué existen personas capaces de abandonar a sus perros, si se trata de seres entrañables que nos rodean de cariño, e incluso nos proporcionan una mejor salud física y mental; ¿por qué las cifras de perros abandonados asciende a más de 100 mil por año en países como España?

Según la fundación Affinity, en el 2015 la cifra de perros abandonados en este país fue de 137 mil. Esta organización ha realizado, además, estudios periódicos con la finalidad de descubrir lo que está detrás del abandono de perros. Entre las razones se encuentran las camadas inesperadas, los cambios de domicilio e, incluso, el desinterés por el animal, algo que no sólo aplica a España sino que es un factor universal.

Pero la contraparte de estos actos tan ruines está en quienes dedican su vida a rescatar a los perros abandonados y encontrarles hogar. Esto no es poca cosa, pues adoptar a un perro es cambiarle la vida radicalmente.

Para muestra encontramos estas fotografías, que demuestran las transformaciones de los perros, antes y después de ser adoptados. Y no sólo eso: también nos enseñan que los perros son seres con emociones complejas y que pueden entrar en profundos estados de depresión (producto del abandono), así como experimentar una felicidad incalculable al ser adoptados. Por eso y más es que jamás nos cansaremos de insistir: opta siempre por la adopción, pues miles de canes necesitan de un hogar. Si aún lo dudas, observa las fotografías y te convencerás:

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos

antes-y-despues-ser-adoptadosperros-antes-despues-adoptados-transformacion-fotos