El calentamiento global: el nuevo Edén para ciertas inversiones

Mientras que para la mayoría el cambio climático representa una especie de amenaza que debemos combatir, para algunos inversores representa una mina de oro.

mf_globalwarming11__01__inline605

El cambio climático y calentamiento global representa una amenaza que cada día es más tangible para la mayoría de las personas. Podemos ver las consecuencias en temperaturas extremas, y científicos estiman que el calentamiento que estiman aumentara las temperaturas por 4° C para el final del siglo. Sin embargo, ante este escenario tan poco prometedor, compañías como KKR, Morgan Stanley y Goldman Sachs han encontrado maneras de aprovechar la situación para generar ganancias.

Al suponer que el cambio climático es inevitable, compañías e individuos ya no buscan invertir en energía renovable sino en el cambio climático. Ahora deben invertir en plantas que tratan el agua, mosquitos que propagan la cura del dengue y tierra de cultivo en Australia entre otros.

Empresarios que piensan en inversiones a corto plazo han comenzado a invertir en agua y plantas que la procesan ya que las sequías que se han experimentado en gran parte del mundo han llevado a muchos a verla como oro líquido. De manera que el agua, elemento esencial para toda la vida en el planeta se ha vuelto un bien material que puede ser poseída y vendida al mejor postor.

Derivativos que ayuden a proteger a compañías de cambios climáticos anormales y catástrofes naturales han llamado la atención de grandes inversores. Compañías como Nephila Capital, un fondo de inversiones basado en las Bermudas, comercia en derivativos del clima y vale alrededor de 8 billones de dólares.

Tierras de cultivo en Australia también se han vuelto altamente atractivas para algunos inversores ya que consideran que está suficientemente lejos de la pleamar constante causada por el deshielo de los casquetes, pero bastante cerca al creciente mercado asiático para valer la inversión. La compañía Suiza Baar invirtió 80 millones en estas tierras, cuatro veces lo que invirtieron en el 2011.

NunaMinerals, una compañía minera de Groenlandia ha invertido en la exploración en busca de oro en un área que solía estar cubierta por un glaciar local. Similarmente Avanna Resources, una compañía danesa invirtió en excavaciones en busca de cobre en la región.

Mosquitos anti-dengue: una inversión particularmente interesante e innovadora creada por la compañía inglesa Oxitec. La compañía ha desarrollado un mosquito que ayuda a prevenir el dengue ya que no se puede reproducir de manera eficaz porque las crías no sobreviven hasta la adultez. La compañía ha llamado la atención de inversores fuertes como Jason Drew que ha invertido alrededor de 30 millones de dólares en ella.

Otra manera de invertir en el calentamiento global es en la infraestructura y tecnología que buscan disminuir los efectos del cambio climático. Las Naciones Unidas estiman que el valor de las inversiones será alrededor de 130 billones de dólares para el 2030. La compañía que va liderando este movimiento es Arcadis, una compañía holandesa que ofrece servicios  protectores durante inundaciones.

Aunque es fácil juzgar este tipo de inversiones y señalar que sería más productivo invertir en energías renovables, el hecho es que todos (no solo los poderosos inversionistas) hemos perdido el interés en vivir en sintonía con la tierra. A partir de la crisis económica nos hemos preocupado más por cosas “tangibles” como el desempleo, en vez de cosas “abstractas” como el calentamiento global, pensando que de alguna manera estos son polos opuestos y no partes del mismo problema. Es innegable que algunas personas están dispuestas a adaptarse a un mundo de caos antes que a cambiar sus malos hábitos, pero no todos tenemos millones de dólares que invertir en el cambia climático para usarlo en nuestro favor.

[Business Week]



¿Qué son las manos que surgen del mar y sostienen un edificio veneciano?

El calentamiento global, causado por el desequilibrio ecológico en numerosas regiones del mundo, ha provocado varias consecuencias: desastres naturales, sequías, inundaciones, descongelamiento de los polos, renacimiento de bacterias prehistóricas, guerras, entre otras más.  Frente a esta situación, numerosos activistas y estudiosos en la materia han tratado de frentar el calentamiento global. Para lograrlo han procurado […]

El calentamiento global, causado por el desequilibrio ecológico en numerosas regiones del mundo, ha provocado varias consecuencias: desastres naturales, sequías, inundaciones, descongelamiento de los polos, renacimiento de bacterias prehistóricas, guerras, entre otras más. 

Frente a esta situación, numerosos activistas y estudiosos en la materia han tratado de frentar el calentamiento global. Para lograrlo han procurado generar consciencia en la población mediante la reeducación, promulgación de experimentos ambientales, búsqueda de derechos humanos y de la biodiversidad o arte.  

Un ejemplo de ello son las manos que aparecieron en Venecia. Se trata de un proyecto artístico de Lorenzo Quinn, en donde dos manos, que surgen del fondo del mar, detienen un edificio italiano a punto de hundirse. Esta escultura se llama ApoyoSupport, en inglés– y tiene el objetivo de transmitir empoderamiento. En palabras de Quinn, “Las manos sostienen mucho poder –el poder de amar, odiar, crear o destruir.”, y el poder que un individuo tiene para salvar al planeta –y reducir los efectos del calentamiento global. Compartimos sus imágenes: 

 



Estos son los 5 lugares más afectados por el cambio climático

“Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.”

Con una capa cada vez más gruesa de dióxido de carbono y otros gases invernadero atrapando calor en el interior de la atmósfera, el planeta ha sido testigo de una serie de consecuencias que este fenómeno generó un aumento de la temperatura mundial de 17ºC, sequías, huracanes, destrucción, deshielos de los polos, pobreza, hambre, incendios forestales e inundaciones en zonas costeras. La realidad es esta: el calentamiento global está impactando en cada rincón del planeta.

Las regiones más afectadas por el calentamiento global son aquellas en las que actividades industriales han provocado cantidades significativas de contaminación; así como los desastres naturales y calamidades climáticas continúan desencadenando guerras en países divididos por etnias. En su investigación Potsdam Institute for Climate Impact Research, Dr. Carl Schleussner concluye: “Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.” 

Conoce 5 regiones más afectadas por el cambio climático

Círculo Polar Ártico

Los glaciares están desapareciendo; los pueblos, mudándose y los renos, se marchan. Desde septiembre del 2016, la capa de hielo en el océano Ártico ha disminuido su nivel al más bajo de todo el año: ahora está dividida en numerosas partes pasando de 14,5 millones a 4,1 millones de km2. Las repercusiones de este fenómeno se evidencian en todo el mundo: ha incrementado el nivel de todos los mares hasta 19 cm, entre 1901 y 2001; así como alterado las corrientes marinas y aéreas que solían beneficiar a los climas de América del Norte y Asia; y finalmente la marcha de los Inuits en Alaska. El frente de los hielos actualmente se percibe como una ventaja para algunos, quienes utilizan la desaparición de los hielos como un camino para explotar los recursos de la región, principalmente petróleo y minerales.  

Siberia

El permafrost de Siberia, en la península de Yamal, está liberando una bacteria mortal, esporas de antrax. Parece ser que los restos de un animal portador de la bacteria que habían estado congelados en el suelo, entraron en contacto con un animal o humano una vez que se descongeló el hielo debido al cambio climático. Desde entonces, julio del 2016, una epidemia de antrax ha afectado la región noreste de Moscú. Así mismo, unas burbujas de metano y dióxido de carbono se esconden debajo de la tierra rusa, liberándose paulatina y constantemente. 

Los litorales 

Existen más de 450 zonas muertas en el mundo, desde el Mar Báltico hasta el Golfo de México. Son zonas en que el mar contiene poco o nada de oxígeno, provocando el estado de hipoxia en donde la fauna y flora marina huyen o perecen. Esta es la razón por la cual hay sobrepoblación animal en zonas próximas a las costas –y en donde se encuentra la mayor concentración de fertilizantes agrícolas y químicos generados por la actividad humana–. Este año, la zona muerta se expandió en el Golfo de México hasta 15 000 km2, lo que corresponde a la mitad de Bélgica. 

Amazonia

La selva no está resistiendo el cambio climático: 6 millones de km2, principalmente en Brasil y la Guyana francesa, han sido afectados. Este ecosistema tropical constituye la reserva mundial más grande de especies animales y vegetales que se encuentran actualmente en peligro de extinción. Se estima que la selva amazónica sobreviva el siglo XXI si las emisiones de CO2 se reduzcan y la temperatura planetaria se estabilice entre 1.1 y 2.6ºC para el 2100. 

Bangladesh

ENVGALLERY

Este es el lugar con mayor población en el mundo: 160 millones de habitantes que viven en un territorio que ocupa un tercio de la Francia metropolitana; de los cuales, dos tercios de las tierras culminan al menos a cinco metros por arriba del nivel del mar. Y no sólo eso, aquí los ciclones surgen cada dos o tres años; las inundaciones, cada vez son más frecuentes y poderosas. Esto provoca que los habitantes deban comenzar desde cero, sin tierra ni casa ni cosecha; además, la salinidad del suelo ha agravado la inseguridad alimenticia. 

Oceanía

Más de una decena de archipiélagos se inundaron en este año, provocando la evacuación de las islas Carteret en el Pacífico Sur. Amenazados por la sequía e inundaciones, estas islas vieron sus cultivos amenazados, lo cual hizo que sus habitantes no sólo se reubicaran en la isla de Bougainville, región autónoma de Papouasía-Nueva Guinea, también que se alimentaran únicamente de mariscos causando, a su vez, una serie de enfermedades. Este es sólo un ejemplo, pero Kiribati, las islas Maldivas, Tuvalu, Marshall, Fidji, Samoa, Tonga, Salomon, Vanautu, son sólo otras islas y archipiélagos que están en situaciones de extrema vulnerabilidad.