7 maneras de utilizar un excelente limpiador natural: la sal

Aquellos entusiastas de la limpieza sustentable han probado todo un arsenal de productos naturales como el bicarbonato de sodio, el limón, el vinagre, el té negro, la sal y el aceite de menta como productos de limpieza alternativos.

cleaning_with_salt

Aquellos entusiastas de la limpieza sustentable han probado todo un arsenal de productos naturales como el bicarbonato de sodio, el limón, el vinagre, el té negro y el aceite de menta como productos de limpieza alternativos.

Dichos productos son de gran utilidad y cuentan con la peculiaridad de no dañar el medio ambiente; sin embargo, la estrella de elementos naturales para limpieza es la sal. De hecho, la sal potencializa el efecto de cualquiera de los mencionados por lo cual a continuación te daremos algunos ejemplos de usos y mezclas que puedes poner en práctica y que son sumamente amables con nuestro entorno natural.

1.- Para limpiar a fondo tu batería de cocina

Llena las piezas con agua y, en el momento en que ésta comience a hervir, vierte un poco de sal de mar hasta crear una especie de pasta y comienza a tallar como lo haces usualmente; enjuaga con agua caliente y listo.

2.- Limpiar derrames en el horno

Haz una mezcla de sal en su mayoría y una pizca de canela y limpia con ellas el interior de tu horno: la primera absorberá los líquidos y la segunda neutralizará los malos olores.

3.- Para eliminar las manchas de café de las tazas

Utiliza una esponja para frotar con una pasta hecha de sal y vinagre, después enjuaga con abundante agua.

4.- Pulir la mayoría de los metales (acero, plata, oro y estaño),

Hacer una pasta con partes iguales de sal, harina y vinagre. Deja reposar durante una hora sobre la superficie que quieres limpiar y después utiliza un paño para frotar.

5.- Para desdibujar las marcas de las tazas y los vasos en la superficie de los muebles de madera

Con una pasta de aceite vegetal y sal, frote con un trapo limpio para limpiar; esto también puede funcionar para golpes y abolladuras en muebles.

6.-Quitar manchas de la alfombra

Haz una pasta con un 1/4 de taza de sal y 2 cucharadas de vinagre, frota sobre la mancha, deja que se seque y luego aspira la superficie.

7.- Renueva y blanquea sábanas descoloridas o amarillentas

Hierve agua con 5 cucharadas de sal y una de bicarbonato de sodio en una olla grande, unos 15 minutos. Después vierte la solución en la mezcla que utilizas normalmente para lavar y enjuaga con abundante agua fría.

[Mother Nature Network]



¿Cómo se ve un vestido después de estar dos años sumergidos en el Mar Muerto? (FOTOS)

Es un hermoso experimento artístico que le permitió conocer los enigmas este Mar Muerto.

Para su proyecto Salt Bride, la artista israelí Sigalit Landau decidió adentrarse en los misterios del Mar Muerto –ubicado entre Israel y Jordania–, sumergiendo un vestido negro durante dos años. Para ella se trató de un hermoso experimento artístico que le permitió conocer los enigmas este cuerpo acuático; como por ejemplo, los efectos de las altas concentraciones de cloruro de sodio, sales y minerales, sobre los microorganismos que viven en estas condiciones ambientales extremas, y los objetos que se introducen en él. 

Landau realizó este proyecto como la octava parte de una serie fotográfica inspirada en una obra de S. Ansky (1916), en donde una joven mujer sufría la posesión de su amante muerto. Se supone que el vestido negro que Landau desterró a las profundidades del Mar Muerto, era la réplica del que la actriz usó en 1920. ¿Quién podría imaginarse que los minerales y microorganismos que habitan en este medio ambiente podrían convertir en algo hermoso una triste historia de amor?

El Mar Muerto se ha convertido en un espacio natural, principalmente para recibir los múltiples beneficios de la sal. La composición de la sal posee propiedades saludables, principalmente para reducir síntomas de: enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios como el asma, eclampsia, afectaciones en la piel como eczemas, dolores musculares después de una actividad física intensa, dificultades digestivos –como laxante– e inclusive dolores de cabeza vasculares. 

 Más en Ecoosfera

Usa la sal del Himalaya para librarte de esa fastidiosa migraña

¿Baños con sal marina? Descubre aquí por qué deberías empezar a hacerlo



A que no imaginabas que estos alimentos contienen tanta sal

Al rededor del 70% de la sal que consumimos viene de alimentos procesados (algunos que no parecen contener tanta) y comida rápida.

En los últimos años se ha develado cómo la sal y el azúcar se han convertido en silenciosas drogas de nuestra época. Sobre todo los alimentos industrializados contienen grandes cantidades de estos dos compuestos, en parte porque estos sabores son adictivos, y como intuirás están presentes en la mayor parte de la comida chatarra. 

En el caso de la sal, uno de sus grandes perjuicios es que esta contiene altas cantidades de sodio y tu cuerpo necesita solo cierta dosis diaria: 2,300 mg si eres un adulto sano. La parte escabrosa llega porque la mayoría de los alimentos comunes contienen sodio también. Así que si ingieres de jalón mucho sodio con un solo alimento, es muy probable que sobrepases los niveles que necesitas cuando consumas otros alimentos. Como un dato sorprendente, si el consumo de sal se redujera en seis gramos diarios podrían evitarse cerca de 2.5 millones de muertes cada año

Seguramente al pensar en alimentos que contengan mucha sal se te vienen a la cabeza básicos como las hamburguesas, las patatas fritas o los embutidos. Pero hay otros productos más discretos que contienen mucha sal, y por lo tanto sodio. 

Te los compartimos para que puedas cuidar tu dieta con estos datos:

*Como recomendación básica checa las etiquetas de los productos, si indican un VD de 20% o más, entonces ese alimento contiene mucho sodio.

Salsas y aderezos:  

Como la mayonesa, mostaza o Kétchup. Suelen tener un promedio de unos 1356 miligramos de sodio por cada 100 gramos.

 

Quesos: 

Una porción suele estar compuesta por un 3.9% de sal (puedes conseguir algunos sin sal).

 

Cereales industriales: 

Como Special K, All Bran o Kellogg´s en general.

 

Mantequilla: 

Tiene 100g de sodio por cada 286 g.

 

Margarina: 

100 g por 959 g.

 

Panes y Bollos:

Aunque no parezca, contienen mucha sal.

 

Latas de Tomate en Conserva: 

100g por cada 420g.

 

Aves y animales de granja: 

Una porción te aporta el 4.5%  del sodio recomendado a diario.