10 razones por las cuales los delfines son increíbles

El delfín es considerado el animal marino más amigable del mundo, sus hazañas demuestran valentía, inteligencia y enorme nobleza.

Todos hemos oído de las múltiples hazañas de los delfines, aquellos mamíferos que se han vuelto famosos por su caracterización en el cine, la literatura y otras manifestaciones culturales como animales amigables y hasta compañeros entrañables del ser humano. Les presentamos aún más razones por las cuales los delfines son dignos de su reputación y de nuestra admiración:

1-Les gustan los perros.

No sólo nosotros amamos a nuestros compañeros caninos, extrañamente los delfines también lo hacen. En Irlanda, hay un labrador que disfruta nadar al lado de un delfín. Por las mañanas el labrador se tira al mar donde lo espera su amigo y juntos disfrutan jugar en el agua. El vídeo captura la increíble relación entre Dougie, el delfín y su peludo compañero Ben.

2- Juegan con ballenas

Cerca de Hawai, en la isla de Kauai así como en Maui se ha documentado un extraño fenómeno, delfines que juegan con ballenas. Al parecer a estos mamíferos marinos les gusta jugar juntos, los delfines se recuestan sobre las cabezas de las ballenas jorobadas (Megaptera Novaeangliae) y ellas los levantan para que los delfines se deslicen por su espalda -una especie de resbaladilla de ballena.

3- Hasta los Cachalotes los aman

Los cachalotes (Physeter macrocephalus) son ballenas grandes que carecen de depredadores naturales, dado que su tamaño los hace una presa casi imposible. Los machos crecen hasta rebasar los 20 metros de longitud y son animales que aunque viajan en grupo se separan entre hembras con crías y manchos. A pesar de ser animales intimidantes, en lo que se considera un extraño suceso, un grupo de ellos adoptó a un delfín deforme. Una expedición en el mar del Atlántico Norte capturó imágenes del inusual grupo que se trasladaba lentamente para no dejar al delfín atrás.

4- Cuidan a sus amigos

Biólogos estudiando el comportamiento de delfines cerca de la costa de Corea del Sur presenciaron una cautivadora escena: un grupo de delfines estaba cuidando a uno de sus compañeros que parecía estar enfermo o lastimado. El grupo formó una especie de balsa con sus cuerpos para ayudar a su compañera a mantenerse a flote y así evitar que ésta se ahogara. Los lazos afectuosos entre estos animales demuestran que son seres extremadamente complejos.

5- Hacen aros de burbujas

Así cómo algunos fumadores saben hacer aros de humo, los delfines hacen aros de burbuja utilizando su espiráculo. El espiráculo fue un desarrollo evolutivo que permite que los delfines suban a la superficie por aire mientras se mantienen alerta y en busca de predadores. Algunos delfines los usan para divertirse con burbujas como se puede apreciar en el vídeo:

Los delfines sin lugar a dudas son criaturas maravillosas, dignas de nuestro afecto y asombro.

 

Conoce el resto de estas sorprendentes cualidades en este enlace.

 

[treehugger]

 

 

 

 

 

 



Una manada de ballenas adopta a un narval (y todo es hermoso)

Lecciones animales de inclusividad: una manda de belugas lleva un par de años incluyendo a un miembro distinto, un narval.

Mientras un grupo de investigadores seguía a una manada de ballenas beluga cerca del río St Lawrence, en Canadá, notaron que uno de los integrantes era distinto. Su lomo grisáceo, que contrasta con el tono claro de las belugas, lo delataba; y es que en realidad se trataba de un narval (llamado “unicornio marino” y presente en múltiples mitos y leyendas), que aparentemente lleva un par de años formando parte de la pandilla de cetáceos.

La inclusión de un narval en la manada de ballenas ha sorprendido a los científicos, sobre todo considerando el nivel de aceptación que tiene entre sus compañeros. El peculiar grupo fue documentado por la organización Group for Research and Education on Marine Mammals (GREMM), y su director Robert Michaud advierte:

Se comporta como uno de los chicos. Es como una gran banda de jóvenes que se la pasan en juegos sociales y sexuales.  

Aunque son de la misma familia (Monodontidae) y particularmente sociables, es raro encontrar este grado de conexión entre miembros de distintas especies. Sin embargo, las belugas parecen aceptar plenamente la presencia del joven narval. En palabras del biólogo marino Martin Nweeia:

Creo que no debería sorprendernos tanto. Creo que muestra la compasión y la apertura de otras especies para hacer sentir bienvenido a otro miembro que tal vez no sea o se comporte igual. 

En pocas palabras, estamos ante una hermosa muestra de inclusividad cortesía de otras especies; curiosamente, se trata de una cualidad que el ser humano, incluso a estas alturas, todavía está luchando por dominar.

Así que cuando creas que el paisaje es poco alentador y que quizá no hay esperanza en el planeta, regresa unos segundos a esta imagen de una manada de ballenas más un narval y recuerda que las cosas son suficientemente inspiradoras como para no decretar una derrota definitiva.  



6 canciones de ballenas (los mamíferos más antiguos del mundo)

A continuación, un exquisito compilado de música hecha por ballenas de diferentes especies.

 En 1967, el descubrimiento de los cantos de ballenas jorobadas hecho por los biólogos Roger Payne y Scott McVay provocó un cambio en la percepción pública. Habiendo sido consideradas durante mucho tiempo como “gigantescos y misteriosos monstruos”, como las describió Herman Melville, las ballenas de repente mostraron su cara de criaturas gentiles, inteligentes y conmovedoras.

Payne y McVay revelaron que las ballenas jorobadas macho producen vocalizaciones complejas con repetidos “temas” que pueden durar hasta 30 minutos, lo que Payne describió como un “río de sonido exuberante e ininterrumpido”. Cuando los balleneros comerciales estaban matando a decenas de miles de ballenas por año, para obtener desde margarina hasta comida para gatos, Payne se dio cuenta de que el mundo necesitaba escuchar sus cantos.

 

Álbum de canciones de la vida submarina

cantos-ballenas-mamiferos antiguos sonidos naturaleza

En 1969 se publicó Whales and Nightingales, que logró convertirse en álbum de oro en 1970. Capitol Records también lanzó Songs of the Humpback Whale, que sigue siendo el álbum de voces de la naturaleza más vendido de todos los tiempos. Millones de personas quedaron cautivadas, y las “canciones” ayudaron a inspirar una campaña de Greenpeace.

La Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de ballenas jorobadas en 1966, y en 1986, la de todas las ballenas barbadas (las cuales también cantan) y los cachalotes, moratoria que aún se mantiene vigente.

Otras muchas especies de cetáceos no han tenido la misma suerte, como la ballena franca del Atlántico Norte y la ballena gris del Pacífico Occidental.

Pese a que en 1986 se prohibió su captura comercial en todos los países miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), algunos de ellos, como Japón, Islandia o Noruega siguen cazándolas, argumentando fines científicos y culturales.

Estos son cantos de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) registradas en la península Antártica occidental:

Y aquí hay una grabación más larga de ballenas jorobadas en el Banco de Plata de República Dominicana, una meseta de piedra caliza sumergida donde miles de ballenas se congregan cada invierno:

Las ballenas de Groenlandia o ballena boreal (Balaena mysticetus) producen un amplio repertorio y tono cambiante, que hace de esta melodía algo único en el reino animal.

A continuación, un breve ejemplo:

Esta es una canción de una de las ballenas de Spitsbergen:

El siguiente es un ejemplo de una canción de ballena azul, capturada por un hidrófono de baja frecuencia en la cuenca de Cascadia, en el noroeste de América del Norte. Dado que las ballenas azules cantan a frecuencias tan bajas, por debajo del rango de audición humana, el audio se ha acelerado por un factor de 10 para que sea audible:

Finalmente, compartimos una grabación de la ballena de 52 hertzios, que se ha acelerado para que los oídos humanos puedan percibir el sonido: