Top: 10 propósitos tecnológicos y eco amigables para este 2013

Aquí te sugerimos 10 propósitos para este 2013 con los que podrás ayudar al medio ambiente, ahorrar luz (y unos centavos) y mejorar la eficiencia y convivencia con los aparatos electrónicos.

A lo largo del año cargamos pendientes como “luego revisaré la configuraciones de privacidad de mis redes sociales” u “otro día borraré las apps que ya no uso”. Este es buen momento para tomar este tipo de resoluciones. Aquí te presentamos una lista de 10 propósitos que pueden mejorar nuestra convivencia con los aparatos electrónicos, con las cuentas de luz y con el medio ambiente.

1 Aprende a configurar el modo de ahorro de tu TV y otros aparatos

Muchos aparatos, como la TV, vienen programados con los ajustes de tienda, para que se vean bonitos. Revisa el manual para aprender cómo configurar los modos de ahorro de energía.

2 Consigue un termostato verde

Si en tu casa hay un termostato, puedes reemplazarlo por alguno que sea ahorrador. Hay algunos programables u otros que se ajustan a tus hábitos. Así reduces tu consumo de energía.

3 Reduce tus gadgets

Decide cuáles son los aparatos que en realidad necesitas y dona el resto, sobre todo los viejos celulares que llevan meses arrumbados en algún cajón.

4 Reemplaza aparatos con apps

Los teléfonos de hoy en día pueden realizar el trabajo de un reloj despertador, cronómetros y radios. Así que puedes remplazarlos y donarlos.

5 Atrévete a reparar

Se dice que sale más barato comprar uno nuevo que reparar algo roto. Pero si llevas un gadget a reparar le estás dando trabajo a un local, además, así no se volverá en basura o no se quedará obsoleto y guardado en un cajón.

6 Recicla los desechos electrónicos

Consulta fechas y lugares donde puedes reciclar los desechos electrónicos: desde pilas hasta aparatos que ya no tienen reparación.

7 No compres un nuevo gadget este año

Comprométete a sacarle jugo a tus aparatos este año. Te sorprenderás todo el dinero que puedes ahorrar y lo satisfecho que puedes sentirte al vencer el deseo de tener siempre lo más reciente.

8 Cámbiate a un sitio que use energía limpia

Si tienes un sitio web, este año puedes cambiarte con alguna compañía que usa energía verde (solar o eólica) para correr sus servidores. Como los centros de información están utilizando cada vez más porcentaje de la energía global, es importante apoyar a las que están usando renovables.

9 Desconéctate

Sal al mundo y no lleves gadgets. Ve a un parque, a una playa, a un bosque y no lleves ni siquiera una cámara. Te darás cuenta de los enormes beneficios de estar en contacto con la naturaleza sin ninguna distracción electrónica.

10 Adquiere un pasatiempo sin gadgets

Si practicas piano, pasas horas lejos de las computadoras. Y lo mismo es para aprender ajedrez, otro instrumento, otro idioma; o para retomar un viejo pasatiempo que tenías olvidado, como armar rompecabezas.

[treehugger]



Logra todos tus propósitos de Año Nuevo con estos hacks

Sigue estos consejos y ahora sí cumplirás todos tus propósitos de Año Nuevo.

Las resoluciones de Año Nuevo fallan. No es pesimismo, sino un hecho estadístico: el 80% de las personas abandona sus metas para cuando llega febrero. Esto quiere decir que muchos recibimos el año con la motivación de hacer ejercicio, comer más sano y ahorrar dinero, para desistir después de 1 mes. 

Es común que los deseos no se concreten en acciones, pero no es imposible que ocurra lo contrario. Puedes cumplir lo que te propones para este nuevo año siguiendo estas técnicas de programación cognitivo-conductual, mejor conocidas como hacks.

 

¿Por qué fallamos tanto? 

Antes de hablar sobre cómo mejorar, es importante entender por qué fallamos en primer lugar. Esto se relaciona con la manera en que el cerebro procesa los hábitos; esas acciones que hacemos diariamente de manera automática, como lavarse los dientes.

Así como el cerebro puede habituarse a la higiene, también se acostumbra a comportamientos no tan sanos, como fumar o comer chatarra. Estos hábitos funcionan como una ruta conocida, un camino que podemos seguir sin la necesidad de esforzarnos. 

Nuestras resoluciones fallan por no tomar en cuenta los pasos necesarios para cambiar o formar nuevos hábitos. De eso va el primer consejo:

 

1. Reprograma tu ciclo del hábito

La formación psicológica de los hábitos se divide en tres pasos: el recordatorio (llegar a casa estresado por el trabajo), la rutina (beber una cerveza) y la recompensa (el sabor y los efectos del alcohol).

Para lograr acciones que nos beneficien, es necesario reprogramar este ciclo. ¿Cómo lograrlo? Mediante la repetición, poniendo un énfasis especial en la recompensa. Después de todo, el cuerpo responde bien al placer, sobre todo si es inmediato. 

Digamos que quieres hacer ejercicio todas las mañanas. El recordatorio puede ser atarse los tenis al despertarse y la rutina salir a correr. ¿La recompensa? Comer un trocito de chocolate.

Ojo: esta recompensa es sólo para motivar al cerebro a reprogramarse y no debe ser permanente. Después de 1 semana, el cerebro habrá asociado la actividad con el placer y comenzarás a disfrutar ejercitarte sólo por las endorfinas que se liberan al hacerlo. Inténtalo con cualquier otra rutina y recompensa.

 

2. Pon metas específicas (y realizables)

La gran falla de febrero se debe a que tendemos a idealizar nuestras metas (y nuestras posibilidades para lograrlas). No debemos dejar de soñar en grande, pero sí hay que ser realistas.

Por ejemplo: es probable que no ganes un Premio Nobel de Literatura este año si estás comenzando a escribir, pero sí puedes proponerte escribir 100 páginas en 5 meses. Te recomendamos pasar cualquier logro que se te ocurra por los siguientes filtros:

  • Específico (sabes los pasos para lograrlo)
  • Medible (puedes cuantificarlo)
  • Orientado a la acción (lo haces, no lo sientes)
  • Realista (sabes que es posible)
  • Definido (tienes un tiempo claro para lograrlo)

Estas estrategias crean objetivos inmediatos y efectivos para alcanzar nuestras metas. Es importante, sobre todo, hacerlo paso a paso. Es complicado dejar de comer carne de un jalón, pero podemos empezar dejándola todos los lunes e incrementar la cantidad de días cada 2 semanas hasta abandonar la carne por completo. 

 

3. No seas perfeccionista

El perfeccionismo tiene voz: es esa parte de ti que le teme al fracaso, por mínimo que éste sea. Aunque es bueno hacer las cosas de la mejor forma posible siempre, querer que todo salga perfecto a la primera no sólo es imposible, sino que perjudica nuestras resoluciones.

Este hábito pone énfasis en los contratiempos, cuando nuestra vista debe estar en el progreso. Para evitar ser perfeccionista, debes entender que las habilidades pueden ser desarrolladas y que el fracaso es una parte ineludible de este proceso.

Si te centras en lo que puede salir mal, perderás el tiempo en minucias. Pero si aceptas que los errores son inevitables (y todos los cometemos), no tendrás ningún problema en seguir a pesar de ellos.

 

4. Conserva la novedad

Otro motivo por el que las resoluciones de año nuevo fallan es tan sencillo como el aburrimiento. Es difícil crearse el hábito de hacer algo que ya no causa emoción. En un estudio se encontró que el cerebro responde con más fuerza a la novedad que a cualquier otro estímulo.

Por eso es crucial ser creativos en nuestras metas. ¿Cómo lograrlo? Si lo que deseas es bajar de peso, puedes aprender a cocinar recetas más saludables. Si quieres leer una novela al mes, intenta acudir a géneros que nunca hayas leído antes. 

Todos estos hacks funcionan por la sencilla razón de que nos hacen conscientes de nuestros pensamientos y actos. Cumplir nuestros propósitos de Año Nuevo tiene mucho que ver con estar presentes en nuestras vidas y elegir lo que es mejor para nosotros



Un niño de diez años crea su empresa de reciclaje

Desde los siete años Vanis Buckholz comenzó a recolectar la basura reciclable de su vecindario, actualmente dirige una empresa que recluta gente necesitada para la colecta de desechos

En algún momento de nuestra formación hemos sentido inspiración por personajes o temas que nos interesan. Seguramente muchos de nosotros llevamos a cabo acciones concretas respecto a ese tema que llegó a “removernos”. Sin embargo, normalmente esa motivación suele bajar de intensidad y seguimos adelante con nuestras vidas enfocados, o incluso sometidos, en lo ordinario.

Vanis Buckholz, se inspiró con el “Día Mundial de la Tierra” cuando tenía 7 años, mientras el tema era celebrado y discutido en su salón. Sin embargo, a diferencia de muchos casos, este entusiasmo no se diluyó, sino que desde ese momento Buckholz comenzó a recorrer su vecindario recolectando desechos reciclables.

Transcurridos tres años el niño Vanis continúa haciendo lo mismo, pero actualmente a una escala mucho mayor mediante la creación de su empresa “My ReCycler”. Por si fuera poco, gracias a su visión también creó la plataforma filantrópica: “Project Hope Alliance,” dedicada a capacitar y organizar personas desprotegidas que normalmente estarían recolectando basura, para que obtengan un ingreso de 25% de las utilidades de esta práctica organizada por su empresa. Estos beneficios financieros oscilan entre los 100 y 200 dólares quincenales. Vanis detectó que un proyecto en el que los participantes no se sienten identificados con su labor, estará condenado ya sea a la extinción o en todo caso a la explotación. 

my-recycler-2

Vanis Buckholz ha llamado la atención de autoridades de su localidad y medios de comunicación. Para que las personas logremos una diferencia benéfica y significativa en el mundo necesitamos de inspiración, pero más aún de perseverancia. Así lo demuestra la historia de este niño cuya visión sorprende pero su constancia resulta aún más admirable y por supuesto inspiradora.

http://www.stumbleupon.com/su/4DDrad/www.inhabitots.com/10-year-old-boy-launches-his-own-recycling-business-donates-25-of-profits-to-homeless-children/ (agentes de cambio)