Top 10 de alimentos antigripales: fortalece tus defensas sin recurrir a medicamentos

Según David Grotto, autor del libro “101 alimentos que pueden salvar su vida”, los siguientes son algunos de los que ayudan a combatir los resfriados más comunes.

Una de las mejores maneras de protegerse de cualquier gripe es fortalecer el sistema inmunológico, y la mejor forma de hacerlo es proporcionándole a nuestro cuerpo dosis superiores de vitaminas y nutrientes para defenderse de las enfermedades.

Según David Grotto, autor del libro “101 alimentos que pueden salvar su vida”, los siguientes son algunos de los que ayudan a combatir los resfriados más comunes.

Hongos

Poseen selenio que ayudan a reforzar los glóbulos blancos de la sangre, y beta glucano, un tipo de fibra antimicrobiana que ayuda a tu cuerpo a encontrar y destruir infecciones.

mushrooms_0

Ajo fresco

El fuerte olor de alimentos como el ajo se debe a la alicina, un compuesto antimicrobiano; un estudio británico encontró que personas que toman suplementos de alicina sufren  46% menos resfriados.

freshgarlic

Salmón silvestre

Aquellas personas con niveles bajos de vitamina D, tienen un 40% más de probabilidad a contraer una infección respiratoria; una porción mediana de salmón proporciona una cantidad considerable de esta vitamina.

wildsalmon

Investigadores de la Universidad de Harvard encontraron que beber té negro diariamente cuadruplica las defensas del sistema inmunológico al cabo de dos semanas; lo anterior, gracias a la teanina y catequina que contiene.

hottea

Yogurth

El tracto digestivo es uno de los órganos más sensibles de nuestro cuerpo y donde más se pueden alojar gérmenes causantes de todo tipo de enfermedades. Los prebióticos y probióticos, que se encuentran en los alimentos fermentados como el yogur natural, reforzarán tu sistema inmune.

yogurt_0

Chocolate oscuro

Los expertos en nutrición están de acuerdo que el chocolate oscuro se merece un lugar en las dietas saludables, y un estudio publicado en el British Journal of Nutrition, afirma que el cacao potencia la capacidad de defensa contra la infección.

darkchocolate

Almendras

Proporcionan mucha vitamina E, un antioxidante que reduce la probabilidad de contraer resfriados y las infecciones respiratorias; también la puedes encontrar en las semillas de girasol y el germen de trigo.}

almonds_0

Fresas

No solamente las naranjas son frutas ricas en vitamina C. Según algunos estudios, las fresas pueden reducir la intensidad y duración de los resfriados y la gripe, por lo que vale la pena incluirlas en nuestra dieta diaria.

primary_strawbs

[MNN]



El arte japonés de la moderación: una forma de cambiar tus hábitos alimenticios expandiendo la conciencia

Tener una mejor nutrición puede no ser tanto cuestión de dietas como de espiritualidad, tal como lo demuestra la sabiduría oriental.

La manera en la que nos alimentamos puede decir mucho de nuestra sociedad, y es a la par una expresión individual de nuestra espiritualidad, así como de la forma en la que navegamos la existencia. Porque los hábitos alimenticios de cada cultura son una reminiscencia de prácticas y creencias milenarias, las cuales subyacen tras las modificaciones que el pasar del tiempo ha impuesto en la nutrición de cada comunidad humana.

habitos-alimenticios-longevidad-japon-hara-hachi-bu

Alimentarnos es, así, mucho más que el simple acto de comer. Ínfimas cuestiones como pueden ser el tipo de vajilla que elegimos o cuántas veces masticamos un bocado, reúnen el total de rituales que giran en torno a la nutrición, mismos que trascienden el momento de comer y que pueden tener un impacto –positivo o negativo– en el resto de nuestras prácticas.

Incluso pueden incidir en nuestra longevidad

alimentación-japon-hara-hachi-bu-habitos-alimenticios

Por eso, un principio básico de la filosofía japonesa –desde el zen hasta Confucio– es el de la moderación: una norma que permea todos los aspectos de la vida, incluido el de la alimentación. Pero por moderación no debemos entender una restrictiva dieta hipocalórica, sino una visión multidimensional de la vida, misma que parte de la nutrición y que confía a la sabiduría de nuestro organismo el destino de nuestro bienestar en el plano material.

Y como siempre en la filosofía oriental, no hay pensamiento disociado de la práctica. Esta es la base del hara hachi bu, un principio del confusionismo que instruye a la gente a comer hasta que estén llenos en un 80% de su capacidad, lo que significa una ingesta de entre 1,800 y 1,900 calorías al día. 

En cambio, el mexicano promedio puede llegar a consumir hasta 3 mil calorías por día, pues solemos comer mucho más allá de la saciedad.

El principio del hara hachi bu es desarrollado a lo largo de los textos del confusionismo. En el libro 7 de las Analectas de Confucio, una sentencia nos dice:

Cuando el Maestro estaba cerca de alguien que estaba en duelo, nunca comía hasta la saciedad. 

Y en el libro 10: 

Aunque su arroz sea de la mejor calidad, no come en exceso; aunque su carne esté finamente picada, no la engulle.

habitos-alimenticios-longevidad-japon-hara-hachi-bu
Hara hachi bu

¿Cuánto no cambiaría si adoptásemos nuevos hábitos alimenticios desde un enfoque filosófico y práctico como el del confusionismo? Podría parecer exagerado, pero una autotransformación sólo puede empezar desde la base. Y esa base, en el confusionismo, son los alimentos y la manera en la que nos relacionamos con ellos desde la conciencia.

Así que no se trata solamente de contrarrestar lo que los malos hábitos alimenticios ocasionan –cientos de enfermedades producto de la obesidad, o una “mala” apariencia física–. El objetivo no es ni siquiera vivir más tiempo –como los japoneses: la población más longeva de la Tierra, gracias a sus hábitos alimenticios–. Esas son, digamos, metas secundarias; se trata, en realidad, de que toda práctica se sustente en una conciencia expandida: desde cómo comemos y qué comemos, hasta cosas aparentemente más importantes como el cuidado que prodigamos a nuestros proyectos personales.

Por supuesto que, adicionalmente a poner en práctica el mantra hara hachi bu antes de ingerir cualquier comida, vendrán a la par todos los beneficios que podríamos esperar de cualquier dieta, e incluso más en términos de salud. Pero ello estará sustentado en una primigenia reconexión con las bases mismas de la vida, que es lo que fundamentalmente nos enseña la filosofía oriental.



Re-conoce tu organismo con la data sobre salud de la Web

En algún momento de la historia, la sociedad urbanizada perdimos los conocimientos básicos sobre la salud –el lenguaje de nuestro organismo–. La información compartida, tal vez sea un punto de retorno.

Conócete a ti mismo.

Aforismo griego

 

Con la llegada de internet y su extenso espacio de información disponible, las ciencias abrieron sus posibilidades de expansión. Hoy cualquier mente es una potencial productora de data, nueva o reinterpretada. Y aunque los especialistas juegan un papel relevante, millones de mentes están ahora en contacto con un compendio informativo, disponible para ser cotidianamente encausado. 

Históricamente, el mundo de la medicina, se ha construido con el análisis de información. ¿Qué fue lo que vivió un paciente, y qué pudo haberle causado tal reacción? los patrones, las semejanzas, son conjugadas para sugerir nuevos diagnósticos –y recordemos que la similitud de síntomas es el principal criterio para una prescripción médica. 

Los doctores han empleado por milenios el cruce analítico de datos para llegar a conclusiones sanitarias. Hoy que hay tanta información disponible en la web ¿cómo puede beneficiarse el mundo sanitario de ello? Sin duda, los doctores tienen acceso al análisis de millones de casos que podrían auxiliarlos en los suyos, pero, ¿y las personas comunes? 

Un problema originado por el estilo de vida, y también por la especialización, es que la mayoría de nosotros no tenemos siquiera los conocimientos básicos para entender cómo funciona nuestro organismo en un plano salud/enfermedad: síntomas básicos, reacciones, y tratamientos por molestias comunes.

Pero ahora con internet están disponibles bases de datos sobre miles de casos de personas que han pasado por tratamientos y enfermedades; ¿será que volveremos a familiarizarnos con la información básica de salud? Jonathann Bush, creador del libro Where Does it Hurt? An Enterpreneur’s Guide To Fixing Health Care, está convencido de que hay ahí una variedad de datos útiles para empresas de salud, y para millones de pacientes que pueden, con las preguntas necesarias, ayudar a sus médicos a que encuentren soluciones mucho más precisas y personalizadas.

El conocimiento de uno mismo está relacionado estrechamente no solo a la personalidad, sino a las características del cuerpo, a sus avisos sutiles de cuando algo está mal, o a ubicar sus agradecimientos cuando se encuentra en orden. La separación cultural entre nuestra mente y cuerpo se confirma justo en ese hueco cultural sobre el conocimiento de nuestro organismo. La información está ahí, lo que se requiere es la activación de un interés que nos devuelva la fascinación e inteligencia por comprender, una vez más, nuestro ser de manera integral.