Las lechugas y sus propiedades: una breve reseña

Lo primero que se puede decir con respecto a la lechuga y a la mayoría de las verduras de hoja verde es que son bajas en calorías.

Lo primero que se puede decir con respecto a la lechuga y a la mayoría de las verduras de hoja verde es que son bajas en calorías.

Son una fuente importante de folato (vitamina B9), esencial para aquéllas mujeres que planeen tener hijos o ya estén embarazadas, esto es debido a que se sabe que ayuda a prevenir defectos congénitos.

Aunque en menor medida, también aporta vitamina C, la cual no sólo tiene propiedades antioxidantes sino que participa en la formación de los glóbulos rojos, huesos, dientes y colágeno.

También contiene,  según la variedad, beta carotenos y antioxidantes que auxilian en la prevención de enfermedades degenerativas, entre las que se incluye el cáncer y la aterosclerosis. En este punto es útil recordar que las verduras cuanto más oscuras (verdes) más cantidad de beta carotenos tienen.

Es ideal para incorporar en dietas de adelgazamiento o de bajo valor calórico.

También se cree que la lechuga produce un efecto sedante en el organismo, por lo que se la suele recomendar para calmar estados nerviosos y para inducir el sueño.

Asimismo, se la considera facilitadora de la digestión y un gran depurativo gracias a su alto contenido de agua y potasio.

Twitter del autor: @lucia_mtz93



Esto hacen tus plantas cuando no las ves (🎥)

¿Te has preguntado qué hacen las plantas cuando no les prestas atención?

No olvidemos algo: las plantas son seres vivos. Tienen mecanismos de defensa ante el daño, y la capacidad de adaptación que es inherente a toda la naturaleza. Sabemos que se abren al sol para recibir energía y también cierran sus hojas, pero, ¿qué tanto se mueven en realidad?

Según un video publicado por houseplantjournal en Instagram, las plantas se mueven, y mucho. El clip muestra a dos ejemplares caseros -una oxalis y una marantra- grabados a lo largo de 1 día, y el resultado es fascinante. 

Sus hojas ondulan, vibran y se balancean como si quisieran hacer un llamado. Al observar su baile, no queda ninguna duda de que son seres llenos de vitalidad, aunque su ritmo difiera del nuestro.

Míralas moverse:

¿No te dan ganas de ponerle un poco de música a tus plantas?