¿Cuáles son las mejores dietas para bajar de peso, controlar los triglicéridos o la diabetes?

U.S. News realizó un estudio exhaustivo para clasificar las mejores dietas en cuanto a su efectividad para perder kilos, para la salud cardiaca, para quienes padecen de diabetes, para los vegetarianos y muchas otras más.

dietas

¿Piensas comenzar una nueva dieta? Aquí te presentamos los resultados de un estudio exhaustivo de U.S. News, quien revisó los resultados, investigaciones, opiniones expertas y muchos otros factores para seleccionar a las mejores dietas para perder kilos, para la salud cardiaca, para quienes padecen de diabetes, para los vegetarianos y muchas otras más.

Mejores dietas equilibradas:

1. Dieta DASH

2. Dieta TLC

Mejores dietas para bajar de peso:

1. Weight Watchers

2. Biggest Loser (empate)

2. Jenny Craig (empate)

2. Dieta de comida cruda (empate)

Mejores dietas para diabéticos

1. Dieta DASH (empate)

1. Biggest Loser (empate)

Mejores dietas para la salud cardiaca

1. Ornish Diet

2. Dieta TLC

Mejores dietas comerciales

1. Weight Watchers

2. Jenny Craig

Mejores dietas para comer saludablemente

1. Dieta DASH

2. Dieta TLC

Dietas más fáciles de seguir

1. Weight Watchers

2. Jenny Craig

Best Plant-Based Diets

1. Mediterránea

2. Flexitarian

Como las dietas DASH, TLC y Weight Watchers fueron las que dominaron la mayoría de las categorías, aquí las explicamos brevemente:

DASH

Consiste en reducir el consumo de sales, para reducir la presión cardiaca. Busca aumentar los nutrientes como el potasio, calcio, proteínas y fibra, cruciales para combatir la presión alta. No es necesario llevar registro, sólo comer los alimentos que sabes que son buenos (frutas, verduras, granos, proteínas, y lácteos bajos en grasas) y bajar el consumo de los que son altos en calorías, grasas, azúcares y la carne roja.

No es difícil de seguir porque la dieta DASH no restringe ningún grupo o alimento, sólo requiere que reduzcas su consumo, por lo que se puede implementar por largos periodos de tiempo.

TLC (Therapeutic Lifestyle Changes)

Consiste en bajar los niveles de colesterol malo para reducir los niveles de enfermedades cardiovasculares. La clave es cortar los alimentos altos en grasas, sobre todo las saturadas (alimentos fritos, lácteos enteros, carne grasosa…) e ingerir más fibra.

No es tan difícil de seguir, a menos que en verdad te gusten los alimentos empapados en grasa, tendrás que descubrir que una pechuga de pollo con un poco de especies y jugo de limón sabe delicioso. Además, puedes tomar de postre yogurt bajo en grasas, sorbetes o paletas.

Weight Watchers

Esta es una dieta para bajar de peso, “hasta 1 kilo por semana”. Es un sistema que existe desde 2012 y que le asigna a los alimentos una puntuación, basado en su contenido de proteínas, carbohidratos, grasas, fibra, calorías y qué tanto trabajo le cuesta a tu cuerpo digerirlo o quemarlo. Las opciones que te llenan más y que tienen más nutrientes “cuestan” menos. Por ejemplo, las verduras frescas tienen cero puntos así que puedes comer las que quieras.

Para conocer alguna otra dieta u obtener más información, puedes visitar el sitio especial de U.S. News (en inglés).



9 razones por las que deberías cambiar la dieta según tu genética

La nutrigenética es una rama que permite comprender cómo responde una persona a sus diferentes nutrientes en función de sus variaciones genéticas.

Aunque todas las personas somos genéticamente similares, existen algunas variaciones genéticas –polimorfismo– que provocan que el metabolismo reaccione de una manera diferente a otra frente a los alimentos. 

De manera que dependiendo de nuestros gentes, la dieta que consumamos afectará más –o menos– nuestra salud, facilitando el riesgo de contraer enfermedades como gastritis, colitis, dolores de cabeza, dermatitis, flujo nasal excesivo, inhabilidad para bajar de peso, cansancio, etcétera. Inclusive hasta se puede alterar la manera en que se metaboliza o se elimina un nutriente en concreto. 

La nutrigenética es una rama que permite comprender cómo responde una persona a sus diferentes nutrientes en función de sus variaciones genéticas. De acuerdo con sus investigaciones, el cuerpo comienza a sufrir de algunos síntomas en caso de que haya una alergia genética ante algunos alimentos. Te los compartimos: 

diet simpsons

Acné. Este tipo de reacciones se debe a que el cuerpo está expulsando toxinas que el hígado ya no puede soportar. 

Ganar peso. Debido a la acumulación de toxinas en el cuerpo, el mismo incrementa la producción de células grasas y retención de agua para así diluir las toxinas de los órganos internos. El estrés emocional también puede desencadenar este efecto. 

Celulitis. Es una acumulación de toxinas en las células grasas, basada en un estilo de vida sedentaria de muchos años. 

Dolor de cabeza. La mayoría de los dolores de cabeza son realmente reflejos de síndromes asociados con la inflamación intestinal a causa de comida tóxica, alcohol, medicamentos, estrés y alergias alimenticias. El intestino y el cerebro están conectados, por lo que el sistema digestivo está bajo mucho estrés, el dolor de cabeza suele ser una consecuencia segura. 

Reflujo o ardor en el pecho. Cuando el cuerpo no recibe un alimento óptimo para su digestión, tiende a expulsarlo de alguna manera. Aún si es regresarlo, de alguna manera, por el esófago causando gastritis, reflujo o ardor. 

Diarrea. Cuando el cuerpo está envenenado por alguna toxina, se defiende mediante la diarrea –para remover más rápido aquello que le hace daño–. 

Constipación. Cuando la comida es tóxica, el cuerpo activa el sistema de defensa que incluye la interrupción de la digestión por toxicidad. Esto puede provocar que la comida se quede acumulada en el tracto digestivo, liberándose en diarrea. 

Fatiga. El cuerpo no puede conseguir energía de toxinas pues no proveen energía. 

Adicciones. Ante la ausencia de energía, las personas suelen conseguir bebidas que aumenten un poco la vitalidad: café, cigarros, azúcar, narcóticos, alcohol, etcétera. 



Esto es lo que tienes que hacer para bajar de peso con el mínimo esfuerzo, según la ciencia

Los estudios tienden a mostrar que para perder peso y adelgazar, la dieta tiene un papel mucho más importante que el ejercicio.

Enero es el mes ideal para plantearse objetivos saludables en relación con nuestro peso y físico. Esto provoca inevitablemente que nos asociemos en gimnasios, comenzamos dietas –algunas irracionales–, sigamos en redes sociales a fisicoculturistas y formemos una cultura del esfuerzo físico con un legado de “Come correcto y haz ejercicio”.

Sin embargo, como cualquier propósito de año nuevo, es indispensable estructurarlo en forma de objetivo: ¿queremos adelgazar o tonificar? De acuerdo con Philip Stanforth, profesor de la ciencia del ejercicio en la Universidad de Texas, los estudios tienden a mostrar que para perder peso y adelgazar, la dieta tiene un papel mucho más importante que el ejercicio.

Para él, el ejercicio requiere de tiempo y esfuerzo constante para ver los resultados deseados; mientras una dieta muestra mayores evidencias en un periodo a corto plazo: “Si tomaste una larga caminata de 56 km, quemaste entonces 3 500 calorías. Es una larga caminata. Sin embargo, si comes una barra de Snickers, tiene 500 calorías. Es mucho más fácil eliminar la barra de chocolate que caminar diario 8 km”.

Entre los estudios que menciona Stanforth, se encuentra uno publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, el cual encontró que las dietas de altas proteínas y remplazo de carne –por sustitutos bajos en calorías por carnes más pesadas– estaban asociadas con mejores resultados para mantener el peso tras un periodo de dieta. De hecho, en 2011 hubo otro estudio que analizaba la relación entre la grasa y la actividad física en niños, demostró que la actividad física no es la clave determinante para un peso insalubre en esta población

Si bien el ejercicio posee numerosos beneficios como antidepresivo y protencializador del sistema inmunológico, la realidad es que las dietas son las más efectivas para bajar de peso. Sin embargo, ¿por qué no hacer ambos?

Más en Ecoosfera

Cómo limpiar tu dieta en sólo cinco semanas (INFOGRÁFICO)

Este es el camino a la dieta perfecta (sí, existe)