Agricultores de Estados Unidos entablan demanda millonaria contra Monsanto

A finales del año pasado, aún estaba vigente la investigación que emprendió el Departamento de Justicia del país de norte, producto de las acusaciones de violar las leyes antimonopolio mediante la práctica de actividades contrarias a la competencia con otras empresas de biotecnología, mismas que se cerró mágicamente al terminar el 2012.

monsanto31

Justo después de haber anunciado las ganancias multimillonarias de 2.4 mil millones de dólares que había producido la empresa durante el 2012, un grupo de agricultores acudieron a Washington para impugnar sus derechos al ser despedidos por el gigante de la biotecnología Monsanto, decidiendo renunciar a cultivar maíz y  soja, debido a la inevitable contaminación de los campos gracias a las semillas transgénicas.

Si bien las ganancias de la transnacional van a la alza y su presencia en mercados internacionales como el latinoamericano es muy fuerte, los agricultores afirman que las semillas de Monsanto son las culpables de contaminar sus campos; la cínica explotación de sus patentes de maíz, soja y algodón  transgénicos de soja y algodón, ha llevado a que ponderen un control insidioso en la industria agrícola de los EE.UU., obligando a los agricultores convencionales e independientes a retirarse o eliminando cada vez más su participación en el mercado.

A finales del año pasado, aún estaba vigente la investigación que emprendió el Departamento de Justicia del país de norte, producto de las acusaciones de violar las leyes antimonopolio mediante la práctica de actividades contrarias a la competencia con otras empresas de biotecnología, mismas que se cerró mágicamente al terminar el 2012.

La actual demanda se suma a muchas más, siendo la de la Asociación de de Comercio y Productores Orgánicos de Semillas (OSGATA) la que más ha trascendido. Puesta en el 2011, en dicha demanda se pelea protección legal para los agricultores ecológicos y convencionales ante la persecución agresiva del monopolio, así como infracciones reales  por la piratería de patentes.

[AlterNet]



El cultivo de maíz transgénico está poniendo en riesgo al alimento básico de la dieta mexicana

Estudio de la UNAM demuestra que casi todos los productos fabricados con este grano contienen secuencias genéticas de maíz transgénico, lo que pone en riesgo al alimento base de la dieta mexicana.

En muchos países de latinoamérica el maíz es básico para la dieta tradicional y cotidiana, pero en México, este alimento es vida. Casi todas las delicias gastronómicas de este territorio se construyen alrededor del sabor y las propiedades del nutritivo grano. Además, su importancia va mucho más lejos: en México representa a una cultura, a sus tradiciones y mitos originarios.

Mientras que el consumo de maíz es muy alto y no con vistas a disminuir en el futuro próximo, la producción de su versión transgénica está poniendo en peligro a las múltiples variantes nativas. Esto representa un problema muy grande, no nada más en términos de biodiversidad y sustentabilidad ambiental, también en términos sociales: el abandono al campo y el detrimento del consumo de maíz nativo afectan a la economía local y reducen la posibilidad de conseguir autosuficiencia alimentaria.

milpa maiz tortialle mexicana transgenicos mexico

Un estudio del Instituto de Ecología y el Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM, dirigido por Elena Álvarez-Buylla, publicado en Agroecology and Sustainable Food Systems demuestra que el 90.4% de las tortillas consumidas en México contienen secuencias de maíz transgénico; lo mismo para el 82% de los productos derivados, como tostadas, harinas, panecillos, etc. Lo verdaderamente preocupante, es que la producción de maíz transgénico en México está suspendida y no se permite; sin embargo hay cultivos que estaban experimentando con la planta, lo que explicaría estos datos.

El propósito específico del maíz transgénico -producido principalmente el laboratorios estadounidenses- es resistir a diversas plagas y tolerar un herbicida llamado glifosato. La resistencia a plagas depende de una toxina que es peligrosa, pues no solo mata a las plagas del maíz, también a otros insectos que no deberían sufrirlo. Por otro lado, no sabemos con certeza las consecuencias de que los humanos consumamos estas toxinas. Además, como se recuerda en el estudio, el glifosato ha sido ligado al cáncer y no se recomienda consumirlo.

maiz-transgenico-mexico-tortillas

La buena noticia es que las tortillas de maíz nativo, sembrado por campesinos, producidas de manera local y artesanal, con masa nixtamalizada, contienen menos secuencias genéticas ligadas al maíz transgénico. En ese sentido, su consumo es mucho más confiable. El problema es que a través de la polinización y corrientes de aire el maíz transgénico ha contaminado al nativo y es así como las secuencias transgénicas logran filtrarse en las nuevas generaciones de maíz nativo. La versión transgénica es endeble y depende de la existencia de la planta original; si esta desaparece el maíz podría extinguirse para siempre.

Lo que podemos hacer es preocuparnos por incentivar el consumo de maíz local y no sólo de sus variantes más populares. En México hay maíz de todos los colores y cada uno tiene sus particularidades y valor simbólico propio. Se trata, además, de no permitir que la tradición campesina que está dedicada a la producción de maíz desaparezca. La vuelta a la milpa y la lucha contra los transgénicos son pilares para promover que el territorio alcance capacidad para alimentar a su propia gente, sin ponerla en riesgo y protegiendo un patrimonio natural que también es sustento de la identidad.

maiz-transgenico-mexico-tortillas



Barcelona, ¿a la vanguardia de las casas inteligentes ecosustentables?

El MIT explica que se trata de un hogar “que parece una película de ciencia ficción”, muy a pesar de tratarse de tecnologías usadas desde hace más de una decada tanto en EE.UU. como Japón.

Cuando se trata de proteger al medio ambiente, numerosos investigadores tanto biológicos, médicos como tecnológicos buscan encontrar una solución al impacto ambiental. Un ejemplo de ello es la casa inteligente, un piloto modelo en Barcelona, España,  elaborado por Technology Review –TR– del MIT, de EE.UU., e investigadores de Japón. Este prototipo de casa inteligente pretende ayudar a Europa a alcanzar la vanguardia en investigación y desarrollo en el campo ambientalista. 

De acuerdo con TR, la casa de Eneo Labs showcase, representa “el estado del arte en lo que se refiere a la vivienda inteligente, que sabe cómo hacer la limpieza por sí misma, ajustarse a un clima cambiante y reducir su consumo energético.” Funciona mediante un monitor del tiempo ubicado en la azotea, el cual captura las condiciones de temperatura y clima para apagar el sistema de riego, cubrir la alberca cuando empieza a llover, o desplegar los toldos cuando el sol abruma; posee un conducto inclinado para la basura orgánica el cual llega a una pila de estiercol vegetal afuera; además, al interior, las luces se apagan automáticamente cuando hay bastante iluminación natural, reduciendo el consumo de energía, y los respiraderos negros son aspiradores automáticos que, con el tacto de un botón, aspirarán todo lo que hay a su alcance. 

El MIT explica que se trata de un hogar “que parece una película de ciencia ficción”, muy a pesar de tratarse de tecnologías usadas desde hace más de una decada tanto en EE.UU. como Japón. Este deja a Barcelona en la vanguarida de los hogares ecosustentables que buscan conservar energía.