Top: 5 formas de mantenerse optimista en los días más oscuros de invierno

Como los días son cortos, fríos, grises y con poca luz en invierno, muchas personas sufren depresión estacional. Aquí hay algunos remedios para no dejarse vencer por ella.

Nuestro humor depende en gran medida de la luz de sol. Por eso, los días grises, cortos y fríos de invierno pueden incluso conducir a una depresión estacional. Podemos dejarnos llevar por ello, o podemos tratar de mantenernos optimistas, pues la clave para una vida larga es el optimismo, incluso más que la salud, encontró un estudio). Así que aquí hay 5 tips para adoptar durante el ya casi invierno.

1. Sube el volumen a tu música favorita. Comienza el día con tus artistas favoritos, los que te ayudan a sonreír, cantar o bailar. Si quedas atrapado(a) en el tráfico, sube el volumen a una música relajante, o bien, a una explosiva, que te ayude a sacar la energía negativa (total, estás en tu coche, sin que nadie te moleste tras las ventanas). Tómate algunos minutos durante el trabajo para escuchar una buena canción. Y de regreso a casa reproduce algunas canciones que te llenen de optimismo. Tendrás que ordenar tu música, un buen proyecto para el punto 2.

2. Comienza un nuevo proyecto. Planea un proyecto a corto o mediano plazo, tal vez de aquí a que termine el año, o uno que dure tres meses para combatir todo el invierno. La idea es mantener tu mente ocupada, enfocada, por supuesto contenta y sin que tenga motivos para aburrirse y luego caer en depresión.

Comienza haciendo listas, organiza tu tiempo para dedicarle un poco todos los días y para que no se convierta en un motivo más de estrés.

3. Come frutas y verduras. Aunque lo que más se te antoje sea comer pan y chatarra, a la larga te harán sentir y ver peor. Un buen coctel de frutas para comenzar el día o una buena ensalada para la tarde (no olvides agregarle proteínas: queso, huevo, carne o tofu). Y para acompañar, una buena taza de té verde te ayudará increíblemente a levantar tu humor.

4. Ejercítate. Aunque sea lo que menos quieres hacer, inténtalo. Aprovecha la luz del sol, si te tomas un descanso en el trabajo camina un poco, o si puedes, trata de caminar más de regreso a casa. Puedes inscribirte a una clase de yoga, baile o spinning (una idea para el punto 2).

También puedes sólo salir a correr, pero trata de realmente elevar tu ritmo cardiaco. Intenta decirte a ti mismo: “sólo caminaré 20 minutos”; una vez fuera sentirás las ganas de correr un poco más. Especialmente con una buena música (de nuevo, hay que tenerla ordenada, punto 2).

5. Llora. A veces llegamos a un punto de enorme impotencia, que sólo puede ser liberada a través del llanto. Estudios han encontrado que llorar es increíblemente liberador de emociones negativas. Así que déjate ser, abraza tu sentimiento. Una vez que te sientas mejor, lávate el rostro y prepárate una taza de té (o sólo un vaso de agua; llorar deshidrata). Consiéntete un rato.

[MNN]



Este evento astronómico cambió la apariencia del sol (mira)

El sol ha entrado en su fase de actividad mínima y el resultado es precioso.

Hace unos meses se tomó una espectacular fotografía de nuestro sol. En ella, el astro aparece como una perfecta esfera de luz. Ninguna de las manchas solares que usualmente lo recubren es visible: su superficie de fuego se extiende, suave y homogénea.

En esta fotografía publicada por la NASA, vemos dos caras del mismo sol. Del lado izquierdo, la superficie alcanza su máximo de actividad en el año 2012. La otra imagen muestra al sol en agosto de 2018, cuando estuvo a punto de alcanzar su grado máximo de pasividad. ¿Por qué sucede esto?

astronomia-sol-actividad-minima-manchas-solares
NASA

Pocas veces nos ponemos a pensar en las transformaciones que el sol experimenta, quizá porque lo percibimos como algo fijo y constante, al grado de moldear nuestras vidas en torno a él. Sin embargo, como todo en la naturaleza, nuestra estrella tiene sus ciclos. La fase que resulta en este maravilloso espectáculo visual es conocida como mínimo solar.

La ausencia de manchas solares tiene efectos curiosos en el gran astro. Su brillo en general disminuye, mientras que los vientos solares se aplacan. Al ser el eje de nuestro sistema, los cambios en el sol repercuten directamente en la Tierra. La consecuencia de un sol más tranquilo es el enfriamiento de la atmósfera exterior terrestre.

Los astrónomos siguen estudiando el sorprendente rango de efectos de la actividad solar mínima. Quizá, entenderla un poco más nos sirva como recordatorio de que muy pocas cosas en el espacio exterior permanecen fijas, por más que lo aparenten. El universo, tal como ocurre en las vidas de quienes lo admiramos, está en constante flujo y transformación. 



El sol es el mejor antidepresivo natural

Toma luz, no fármacos. La deficiencia de vitamina D es uno de los factores causantes de desbalances en la psique.

Es muy difícil conseguir vitamina D a través de los alimentos, ya que sólo se encuentra en los pescados grasos, algunos hongos y la soya orgánica. La mejor manera de conseguir esta vitamina es, indudablemente, a través del sol. Ya que se produce fotoquímicamente en la piel a partir de 7-dehidrocolesterol, éste se sucede con una eficacia impresionante: al exponer todo el cuerpo al sol durante media hora producimos entre 10,000 y 20,000 UI (unidades internacionales) de la vitamina, lo cual obedece a una reacción con los rayos ultravioleta.

sol luz antidepresivo natural

La falta de exposición al sol en algunos países nórdicos es una de las causas principales de la depresión de los habitantes, al grado de que durante los inviernos les recetan dosis de 3 meses de vitamina D para combatir los efectos físicos causados por la ausencia del sol en cielos permanentemente grises. Una deficiencia de vitamina D sólo se puede combatir tomando la versión sintética, pues los alimentos no aportan las cantidades necesarias para balancear nuestro sistema. Los síntomas de la falta de vitamina D incluyen dolores musculares óseos, deterioro cognitivo en adultos mayores, asma severo en niños pequeños e infecciones debilitantes (respiratorias y estomacales).

Para evitar una deficiencia de la “vitamina del sol” podemos intentar pasar algo de tiempo afuera; las caminatas cortas, los paseos en bicicleta y la lectura en una banca del parque son sólo algunos ejemplos de cómo recargarnos de vitamina D. Siempre es mejor prevenir que lamentar; mientras más informados estemos en cuanto a la salud de nuestro cuerpo, mejor podremos reconocer los síntomas, antes de tener que lidiar con problemas serios. Extrañamente, los países con más deficiencia de vitamina D son Australia, Estados Unidos y Canadá, lo cual nos recuerda que pasar todo el día encerrado en una oficina o en casa no le aporta nada a nuestra salud; una vida pasiva es mucho más nociva que una activa.

Pareciera que los humanos dependemos de la luz solar tanto como las plantas, lo cual reafirma el hecho de que a pesar de nuestra forma no sustentable de vida, tenemos mucho más en común con el reino vegetal de lo que creemos. El balance de nuestro planeta se refleja en todos los niveles; debemos empezar cuidando nuestro organismo, para después poder ocuparnos de otros.

 

Con información de Oliver Gillie, científico y médico experto en el rubro: Vitamin D can probably stop ‘modern’ diseases (Gillie, 2014).