Sencillo remedio casero y ecológico contra plagas

Los insectos pueden constituir un problema en nuestro macetohuerto o en nuestro jardín, hay plagas que afectan a muchas de nuestras hortalizas y plantas.

Los insectos pueden constituir un problema en nuestro macetohuerto o en nuestro jardín, hay plagas  que afectan a muchas de nuestras hortalizas y plantas.

Existen remedios naturales contra ellos, incluso podemos fabricar un repelente de insectos ecológico y barato en casa para librarnos de ellas.

Plantar aromáticas cerca de nuestras hortalizas es una buena medida preventiva, pero también podemos emplear otros repelentes, con una solución casera a base de ajo, un gran aliado en la lucha contra los insectos.

Para fabricar en casa un repelente a base de ajo, pondremos  a hervir durante media hora un litro de agua con cinco dientes de ajo bien machacados.

Dejamos enfriar el agua y la colamos; el resultado lo podemos pulverizar sobre nuestra planta para que una buena parte de insectos no se acerquen.

Lo malo de este preparado es el mal olor que dejará en nuestro cultivo, pero este mal olor no afectará al sabor de los frutos, aunque no es recomendable emplearlo en época de floración, pues hay que tener cuidado con no pulverizarlo sobre cultivos que requieran polinización, pues el ajo también repele a las abejas.

Es eficaz contra ácaros, babosas, minadores, chupadores, barrenadores, masticadores, áfidos, pulgones, bacterias, hongos, nematodos, etc.



Una planta es sensible: puede morir si le hablas mal o no la respetas (Video)

Un interesante experimento echa luz sobre el poder de las palabras y cómo las plantas reaccionan a ellas.

Las plantas perciben el mundo. Sólo que lo hacen de una manera radicalmente diferente a nosotros . No tienen el cerebro arriba, sino abajo: en sus raíces, que funcionan de manera similar a nuestras neuronas. Ahí se concentra la energía que las estimula y que hace posible que perciban el exterior.

Biólogos de todo el mundo han comprobado que, a su manera, las plantas funcionan como cualquier otro ser vivo. Desde los años 60 del siglo XX se ha estudiado la sensibilidad de las plantas, de maneras quizá más “rupestres” si las comparamos con la tecnología con la que actualmente contamos. Pero esto ha llevado a descubrir que las plantas, como otros animales, buscan nuevos territorios, se camuflan, engañan a sus presas e incluso tienen dispositivos de supervivencia.

plantas-sensibles-inteligencia-planta-siente-lenguaje

Pero dichos estudios, como los expuestos en el ensayo La vida secreta de las plantas, han sido puntos de partida clave para ahondar en el fascinante e inédito mundo botánico, y comprender que muy probablemente los seres humanos no somos los únicos dotados de conciencia.

 

Las plantas sienten el bullying

Un experimento de la compañía sueca IKEA, que ha trabajado junto con una agencia con base en Dubái, muestra algo muy interesante: las plantas responden al estímulo de las palabras, o más concretamente, al bullying.

Se trata de una campaña contra el bullying que demuestra cómo esta nociva práctica puede afectar incluso a los seres del reino vegetal. Sin tomar en cuenta la veta publicitaria del experimento, lo cierto es pone sobre la mesa mediáticamente la sensibilidad de las plantas, que por tanto tiempo se ha negado o matizado.

En el citado libro La vida secreta de las plantas se documenta un caso similar: un par de científicos pusieron a prueba dos hojas arrancadas de un arbusto. A una se le enviaron pensamientos positivos para que se mantuviera con vida, mientras que la otra simplemente no era tomada en cuenta. A las pocas semanas, la hoja a la que se le mandaban pensamientos positivos se mantenía verde y sana, mientras que la otra ya estaba marchita.

Este experimento comprueba algo parecido. Quizá los niños que “bullean” a la planta no lo hacen con una verdadera intención de odio, pero es probable que, como nosotros, las plantas no soporten el odio, ni siquiera si es simulado. Sea como sea, este experimento abre interesantes preguntas que esperamos que la comunidad botánica y otros científicos de todo el mundo se esfuercen por responder, para que comencemos a tomarnos más en serio a las plantas (pues verdaderamente son algo más que ornamentación para el hogar).



Remedios caseros para las incómodas picaduras de mosquitos

2. Pasta de dientes. Según la información de Farmer’s Almanac, aplicar una pasta de dientes sobre la picadura de mosquitos puede reducir la picazón. Esto ayudará también a disminuir la sensación de dolor, pues la sensación de mentol genera una sensación de alivio.

1. Una compresa fría o hielo. Sí, lo más rápido para reducir la hinchazón y la picazón de una picadura de mosquito, es la sensación de frío. Algunos estudios han comprobado que el frío ayuda a reducir cualquier picazón relacionada con la histamina. Lee aquí el estudio. 

2. Pasta de dientes. Según la información de Farmer’s Almanac, aplicar una pasta de dientes sobre la picadura de mosquitos puede reducir la picazón. Esto ayudará también a disminuir la sensación de dolor, pues la sensación de mentol genera una sensación de alivio. 

3. Bicarbonato de sodio y agua. Aplica esta pasta dejándola reposar durante algunos minutos antes de lavarlo. Dado que la mezcla posee propiedades alcalinas, esto permite neutralizar el pH de la piel. 

4. Limón o jugo de limón. Gracias a los compuestos químicos del limón, ayuda a liberar la sensación de picazón. Sin embargo, no salgas al sol cuando apliques este remedio. 

5. Vinagre. El vinagre es un antibacterial natural. Coloca unas cuantas gotas en un algodón y aplícalo en las picaduras. En caso que sean muchos piquetes, utiliza unas cuantas tazas de vinagre en agua caliente y hunde la zona afectada. 

6. Aceites esenciales. El ideal es tea tree o té de árbol. Es un antiséptico natural que ayudará a la sensación de picazón. Otra opción es el aceite de lavanda, el cual ayudará a disminuir la incomodidad. 

7. Miel. Es un antibacterial natural que ayuda a limpiar las heridas. Además a desinflamar la zona.