¿Pasas mucho tiempo sentado? Este escritorio puede salvar tu vida

El XTensionDesk es un Nuevo escritorio diseñado para contrarrestar los efectos negativos del sedentarimso, por ejemplo la reducción de la esperanza de vida por pasar mucho tiempo sentado.

Seguramente desde las primeras oficinas hasta las actuales no ha cambiado gran cosa la disposición del escritorio, el monitor y el teclado. Pasamos horas trabajando frente a ellos, prácticamente en la misma postura. Sin embargo, el cuerpo humano está diseñado para el movimiento, para el cambio.

Se ha encontrado que pasar mucho tiempo sentado reduce la esperanza de vida, esto se refiere a todas nuestras horas laborales, luego atorado en el tráfico y más noche, exhaustos, en el sillón viendo la tele.

Para contrarrestar los efectos de la vida sedentaria, se creó este escritorio, XTensionDesk, que permite cambiar los ángulos del monitor y del teclado para reclinar el respaldo de la silla, trabajar de pie, estirar las piernas, girar el cuerpo y adoptar decenas de posiciones.

“No puedes quedarte en una sola postura todo el día. Tenemos 600 músculos y 200 articulaciones en nuestro cuerpo. Estamos hechos para movernos. Deberíamos tener un espacio de trabajo que nos permita hacerlo cuando lo necesitemos”, dice Craig Dye, el creador del XTensionDesk.

Incluso un par de centímetros de cambio puede ayudar, afirma, ese es el punto de partida de este escritorio. El objetivo es crear la estación de trabajo más saludable para el cuerpo humano. Por ahora el prototipo se encuentra en búsqueda de financiamiento, y se estima que cueste alrededor de $900 dólares.

[Co.EXIST]





Sentarse mucho tiempo puede afectar tanto como fumar (Video)

Aunque parezca un hábito inofensivo, permanecer sentado puede ser nocivo para la salud a corto y largo plazo.

Si acostumbras estar más tiempo sentado que en movimiento, debes cambiar ese hábito inmediatamente.

Aunque parezca un hábito inofensivo, permanecer sentado puede ser tan nocivo para la salud como fumar. Un estudio publicado por la revista británica de medicina deportiva (British Journal of Sports Medicine), que podrás entender fácilmente gracias a este video animado de TED-ED que te compartimos al final del artículo, llegó a esta conclusión.

En menos de 5 minutos, el video explica que estar sentado durante largos períodos, sin intervalos de actividad, puede cambiar nuestra salud negativamente a corto y largo plazo.

 

Actividad física para no sentarse mucho tiempo

sentarse-estar-mucho-tiempo-sentado-salud-riesgos

Hacer cualquier actividad intelectual probablemente requiera estar sentado pero, irónicamente, eso no beneficia a tu cerebro.

Al sentarte, tus niveles de concentración se reducen, ya que los pulmones, al estar oprimidos en una posición encorvada, no son capaces de enviar al cerebro el oxígeno suficiente para que permanezca alerta.

Además, la posición encorvada que algunas personas adoptan al estar sentadas provoca daños en la columna vertebral y los ligamentos.

En cuanto al sistema sanguíneo, estar mucho tiempo sentado desactiva temporalmente las lipoproteínas lipasa, enzimas que destruyen la grasa en la sangre, lo que a largo plazo podría generar padecimientos como diabetes o enfermedades del hígado y el riñón.

A nivel mundial, la inactividad provoca el 9% de las muertes prematuras al año (5 millones de personas) y es por eso que urge cambiar este hábito. 

Quizá  las horas diarias en una silla no representen un gran daño, pero si se esto se mira en mayor perspectiva, las afectaciones se acumulan, restando tiempo de vida.

El video sugiere, por ejemplo, poner una alarma cada 30 minutos para pararse, estirarse y mover el cuerpo. 



Los “jóvenes viejos”, una condición que se está volviendo recurrente

Estudios han puesto al descubierto lo que parece ser un síntoma general de nuestros tiempos: el decrecimiento de la actividad física en los jóvenes.

Hay una cualidad que se está generalizando entre la juventud de muchos países, y es que con frecuencia vemos que los jóvenes, más que una actitud fresca y enérgica, están optando por vivir como ermitaños y en el sedentarismo . Dicho de otra forma, estamos ante una generación de “jóvenes-viejos”.

La escritora Leonor Skenazy, advirtió en su más recientemente columna del Wall Street Journal sobre este problema, y comparó a jóvenes de 19 años con adultos de 60, por lo menos en cuanto a lo mucho que se parecen sus sedentarios estilos de vida. Ella habla de distintos estudios que han medido cuánta actividad, de moderada a vigorosa, practican distintos estratos de la sociedad. Muchos de esos estudios han puesto al descubierto lo que parece ser un síntoma general de nuestros tiempos: el decrecimiento de la actividad física en los jóvenes.

sedentario-videojuego

El autor de uno de los estudios hechos en Estados Unidos, Vadim Zipunnikov, describe cómo los niveles de actividad decrecen de “forma alarmante” en la adolescencia, y que para la edad de 19 los jóvenes se agitan si acaso tanto como un adulto de 60, pues realizan tanta actividad como estos.

¿Por qué pasa esto?

 

niña-sedentaria

Una de las hipótesis que plantea Skenazy es que el responsable es la cultura sobreprotectora de los padres, que vigilan a los niños en todo y deciden sobre todas sus actividades, para lo cual los mantienen cerca, jugando en un iPad o en el celular, encerrados en el coche mientras ellos (los padres) hacen sus actividades cotidianas. A esto se suma la paranoia de no dejar a los niños salir a jugar, lo que lamentablemente ocurre por la violencia a la que pueden estar sujetos. Así, el sedentarismo es una condición que se cultiva desde la niñez y que va degenerando en gravedad en la pubertad y la adolescencia.

En México esos factores son todavía más patentes, pues la sobreprotección paterna tiene su raíz en la efectiva inseguridad en las ciudades, que ha tendido a incrementarse, lo que incide en el nivel de actividad que pueden tener los niños al jugar fuera de sus casas. Además inciden otros factores propios de la vida moderna, como el uso del automóvil, la mala alimentación, y la “digitalización” de la vida en general, que nos hace dependientes a las pantallas. Pero en México, por ejemplo, no podemos exigirles mayor actividad física a nuestros niños y adolescentes, primero, si nosotros mismos no somos un ejemplo. El INEGI calcula que el 56.4 por ciento de la población urbana en México mayor a 18 años es inactiva físicamente, una desalentadora cifra. Por otro lado, si no se cuenta con la infraestructura en escuelas, ni con suficientes profesores de educación física que realmente lleven adelante una cultura en torno a la realización de deportes, el problema de que sólo el 1.41% de los adolescentes entre 12 y 19 años usen su tiempo libre en hacer deporte o algún ejercicio físico no se podrá contrarrestar.

deporte-sedentario

Precisamente el promover los deportes en las escuelas serían una gran solución, como también sugiere Skenazy en su columna. Ella sugiere ampliar los horarios y permitir a los niños quedarse más tiempo en la escuela para realizar específicamente actividades deportivas, lo que además “es uno de los factores fundamentales para que puedan alcanzar un buen estado físico, psicológico y social, porque el deporte favorece la adquisición de estilos de vida saludables que perdurarán hasta la fase adulta”, explica Verónica Sánchez Muñoz, directora médica del Centro de Evaluación y Rehabilitación Biónica y Robótica (CEREBRO).

 

Tratar esto de una forma integral, con soluciones que involucren lo social, lo físico y lo mental, ayudará a nuestros niños y jóvenes a optar por el ejercicio para despedirse del estrés —porque la poca actividad física genera cortisol, la hormona del estrés—, así como de la ansiedad, la obesidad y demás consecuencias que trae consigo el sedentarismo.

*Imágenes: PxHere