Las alergias a la comida pueden ser causadas por los pesticidas en el agua y en los alimentos

¿A qué se debe el aumento en las alergias a la comida (sensibilidad al gluten, intolerancia a la lactosa, aversión a la soya, alergias a las nueces, etc)? ¿Es sólo moda pasajera o tiene algo que ver con los químicos y pesticidas en el agua y en los alimentos?

De repente parece que cientos de familiares y conocidos nos dicen que sólo pueden tomar leche deslactosada, que no pueden comer nada que no tenga la etiqueta de 100% libre de gluten o que tienen alergias a las nueces o a la soya. ¿Es resultado de una moda?, puede ser. Pero también hay indicios de que hay algo en el agua.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades reporta un aumento de 18% en alergias a alimentos entre los años 1997 y 2007. Tan sólo en Estados Unidos, las alergias afectan a 15 millones de personas.

De acuerdo con un estudio publicado en Annals of Allergy, Asthma and Immunology, los altos niveles de diclorofenol en el cuerpo están relacionados con las alergias a la comida. El diclorofenol es un químico de los pesticidas que se utilizan en la agricultura y para clorar el agua de la llave.

“Estudios previos muestran que las alergias a la comida y la contaminación ambiental están aumentando”, dijo la alergóloga Elina Jerschow, autora del ensayo. “Los resultados de nuestro estudio sugieren que las dos tendencias puedan tener una conexión, y que el aumento en los pesticidas y otros químicos están asociados con un aumento en las alergias”.

Ella sugiere que el diclorofenol puede debilitar la tolerancia a ciertos alimentos, lo que causaría las alergias en ciertas personas.

 

[MotherNatureNetwork]

 



Este minúsculo animal podría hacerte alérgico a la carne

Este bicho puede llevar a abandonar todo consumo de carne a la persona que muerda.

La alergia a la comida, como a ciertos tipos de carne, puede transmitirse a través de los pesticidas en el agua, pero también por la mordedura de algunos minúsculos bichos que no vemos. Eso es lo que, en poco más de 15 años, cientos de consumidores de carne en Estados Unidos han constatado.

En este país, algunas personas han desarrollando una alergia a la carne provocada por la mordedura de una garrapata. Lo mismo ha ocurrido en Australia debido a las mordeduras de la garrapata australiana, cuyo veneno no es mortal para los seres humanos, pero sí para algunos de los mamíferos a los que muerde, como el ganado. No obstante, en Australia no se ha expandido el problema de la alergia entre la población, mientras que en Estados Unidos sí.

¿Por qué una garrapata nos haría alérgicos a la carne?

alergia a la carne por bicho garrapata

Al estudiar los casos que se presentaron en Estados Unidos por la mordedura de la garrapata estrella solitaria, los investigadores notaron que las personas que estaban tomando el fármaco cetuximab –un anticuerpo que contiene el oligosacárido galactosa alfa-gal–, reportaban efectos secundarios tras su ingesta. 

El oligosacárido está presente en las células de mamíferos, y el fármaco en cuestión contiene una fracción humana y otra fracción procedente de anticuerpos de conejo, en la que está contenida el alfa-gal. Los resultados de las investigaciones demostraron que la saliva de la garrapata transporta el alfa-gal de los animales de ganado tras morderlos, y al morder a un ser humano activa el sistema inmune de éste y lo hace reaccionar contra las proteínas. Por eso los pacientes con cáncer comenzaron a tener efectos secundarios al tomar su medicamento.

Deesta forma, cientos de estadounidenses se han vuelto alérgicos a la carne, tanto de cerdo como de res, así como a los lácteos y a la grenetina, que son alimentos que también pueden desatar la alergia.

¿Cuáles son los síntomas?

alergia-carne-garrapata-mordedura-estados-unidos

La mordedura de la garrapata puede provocar los síntomas de la alergia o anafilaxia: una reacción inmunitaria severa, generalizada y de rápida acción. Sin embargo, comer carne después de haber sido mordido por esta garrapata, puede provocar urticaria, calambres estomacales, baja presión arterial, dificultad para respirar, desmayos e incluso la muerte.

La expansión de la garrapata por el mundo

alergia-carne-garrapata-mordedura-estados-unidos-4

Anteriormente se creía que la garrapata estrella solitaria sólo se encontraba en el sureste de Estados Unidos. Pero recientemente se detectaron casos de alergia a la carne debido a su mordedura, en lugares como Minnesota y Hanover. Los científicos están intentando saber cómo ocurrió esto o incluso si se trata de alguna otra especie de garrapata, pues ya se tiene registro de casos aislados en Europa, los cuales no se sabe aún si fueron provocados por la estrella solitaria.

Por otro lado, cabe la posibilidad de que el problema se expanda antes de encontrarle remedio, pues además las garrapatas ponen miles de huevos y son sumamente difíciles de exterminar.

que-provoca-alergias-carne-insecto provoca alergia-garrapata

¿Qué pasaría si se convierte en una suerte de epidemia? Resulta conveniente pensar que, quizás, en un futuro distópico, se tendría que cambiar la base alimenticia, lo cual podría no ser tan malo si pensamos que la producción de carne es una de las industrias más contaminantes del mundo. Y por lo menos hasta ahora no hay ninguna garrapata que nos haga alérgicos a los vegetales.

 



Botellas de agua vs. Agua del grifo: ¿cuál es la mejor opción para consumir en México?

“La vieja desconfianza y el temor histórico promueven la desinformación sobre el agua potable. Los consumidores no tienen confianza en el agua potable que reciben.”

Cada hogar en México compra alrededor de 1 500 litros de agua embotellada al año, de acuerdo con un estudio realizado en 2016 por la firma Kantar WorldPanel. Esto a pesar de que en el Artículo 115 de la Constitución Mexicana se establezca que “todos los municipios del país están obligados a entregar agua potable”, para beber, bañarse, drenaje, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales. 

Se trata de un negocio multimillonario, la de las aguas embotelladas. A diferencia de lo que sucede en otros países, en donde las botellas de agua son una mercancía gourmet para un estilo de vida, en México se consumen como un artículo básico y de primera necesidad. Pese a que académicos y múltiples organizaciones no gubernamentales explican que los mexicanos no las necesitan. 

De acuerdo con los datos de la revista Forbes México, el negocio de 66 500 millones de pesos anuales comenzó con un brote de cólera en la década de los 90. Fue en el año de 1991 que un mensaje gubernamental informó que la comunidad de San Miguel Totolmaloya, en el Estado de México, reportaba el primer episodio de una epidemia de cólera. Surgió un miedo a enfermarse severamente, pese a que la tasa de mortalidad fue de 0.04 por ciento de cada 100 habitantes y un total de 34 defunciones durante 1991. 

Ahora, tras décadas de ese fenómeno, los mexicanos dejaron de beber agua del grifo: el miedo a enfermarse continúa como una tradición cultural. En vano fueron los mensajes gubernamentales con advertencias para hervir el agua y tomar otras medidas preventivas, como comercializar los primeros garrafones de vidrio con “agua purificada” mediante la marca Electropura –hoy Epura–. En palabras del director del Programa de manejo, uso y reuso del agua –Pumagua– de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, “Han convertido el cuidado de la salud en un elemento de venta”, pese a que el 50 por ciento de las muestras de las marcas de botellas de agua que se vendían en la década de los 90, no cumplía con los requerimientos de salud necesarios para su consumo. Por su lado, Raúl Pacheco-Vega, Investigador y catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económica –CIDE–, “Se convirtió en la salida fácil. Se incrementaron las campañas de transnacionales, que invirtieron mucho dinero para vender las botellas en México y dar paso al debilitamiento de la infraestructura.”

Por esta razón, empresas como Danone, Coca-Cola y Pepsico concentran ahora el 64 por ciento del mercado nacional que incluye agua gasificada, embotellada y de manantial. Para Pacheco-Vega, una “manera de debilitar al proveedor estatal, y favorecer a las empresas, ha sido a través de la transferencia de recursos de los estados a municipios, donde el dinero no llega y permite a los privados acaparar la demanda que debería aliviar los gobiernos municiales. […] Ha sido una serie de acciones concertadas entre diferentes actores: el gobierno federal, mercadotecnia agresiva de transnacionales, desidia de gobierno y el cambio en los patrones de consumo. La culpa es de varios.” Por ejemplo, en el caso de Coca Cola FEMSA –KOF–, la empresa paga 2 600 pesos por cada una de las 46 concesiones de explotación de aguas subterráneas al año, y obtiene ganancias por 32 000 millones de pesos: “Esta falta de proporción de pago por los derechos de explotación y utilidades revela cómo el sector político privilegia los intereses del sector económico por encima de los derechos fundamentales. Es un círculo vicioso con intereses que se oponen.”

En otras palabras, el agua en México es potable y bebible. Desgraciadamente, “la vieja desconfianza y el temor histórico promueven la desinformación sobre el agua potable. Los consumidores no tienen confianza en el agua potable que reciben.”