Corea del Sur abandona la cacería de ballenas para supuestos fines científicos

Después de protestas, peticiones y cartas del pueblo de Corea del Sur al primer ministro Kim Hwang-Sik, este país por fin confirmó que dejará la cacería de ballenas para fines “científicos”.

Corea del Sur había declarado que utilizaría un hueco en las leyes internacionales que permiten la cacería de ballenas si se realiza con fines científicos. Además, afirmó que los números de ballenas en sus aguas habían aumentado notablemente.

Sin embargo, esta decisión había causado revuelo entre la población. Se firmaron peticiones y se mandaron cartas al primer ministro Kim Hwang-Sik pidiéndole que abandonara ese plan.

La Comisión Internacional de Cacería de ballenas (IWC) requería una proposición formal para la cacería para antes del 3 de Diciembre, pero no se llenó ninguna solicitud.

Ahora Corea del Sur ha confirmado que no llevará a cabo el plan. “Hemos decidido abandonar la cacería científica, así que era innecesario presentar una solicitud”, declaró un vocero.

Grupos ecologistas, entre ellos Greenpeace, festejaron esta decisión como una victoria para las miles de personas que levantaron su voz. “La decisión de Corea del sur de escuchar a su propia gente y a la comunidad internacional de abandonar un programa de cacería que imita al de Japón es una gran victoria para las ballenas del mundo”, dijo John Frizell, de la campaña internacional de océanos de Greenpeace.

Y es que Japón sigue utilizando el mismo hueco en las leyes, sigue matando ballenas bajo el nombre de “investigación científica”, aunque la carne luego se vende abiertamente en restaurantes.

[TheAustralian]



¿Por qué el gobierno de Nepal quemó pieles de animales?

Históricamente, la última vez que Nepal quemó los trofeos de cazadores furtivos fue en 1998; y ahora se vuelto a realizar como medio de reafirmación de compromiso con la naturaleza y de combate a la caza furtiva.

Como gesto simbólico de compromiso contra la caza furtiva y el comercio de vida silvestre, Nepal decidió quemar 4 012 pieles de diferentes animales, cientos de cuernos de rinocerontes y restos de escamas de pangolín después de ser requisadas a los traficantes y cazadores. La hoguera tuvo lugar en el parque nacional de Chitwan el pasado Día Internacional de la Diversidad Biológica.

Este proyecto fue implementado por las autoridades nepalíes y diplomáticos extranjeros, como un mensaje de que “estas partes del cuerpo de los animales en peligro de extinción no están destinados para el comercio”. Incluso Maheswor Dhakal, del Departamento de Parques Nacionales y Conservación de Vida Silvestre, estableció que “en total son 4 012 pieles de 48 especies de animales diferentes, entre ellas 67 de tigre en peligro de extinción y 48 de leopardo; 357 cuernos de rinoceronte y 352 pangolines; también están pelo de cola de elefante, glándulas de ciervos, caparazones de tortugas y caballitos de mar.” Cada pieza lleva incluso casi 20 años almacenada. 

Dhakal agrega que la hoguera no sólo fue un símbolo de compromiso hacia la biodiversidad; también de liberación al país de una carga económica que suponía el almacenamiento de los restos de estos animales. Sin embargo se han resguardado para investigación unas cuantas piezas; como por ejemplo, diez cuernos de rinoceronte y cinco pieles de tigre. 

Históricamente, la última vez que Nepal quemó los trofeos de cazadores furtivos fue en 1998; y ahora se vuelto a realizar como medio de reafirmación de compromiso con la naturaleza y de combate a la caza furtiva. 



Japón mata a 330 ballenas minke “para fines científicos”

Pese a que la Corte Internacional de Justicia fallara hace dos años en contra de este tipo de prácticas, estos pesqueros retomaron ya la cacería en el Antártico.

Numerosas restricciones internacionales han tratado de reducir la caza ilegal de animales, principalmente de especies en peligro de extinción. No obstante, la reinvidicación cotinúa. Actualmente una flota de pesqueros japoneses asesinó en los últimos tres meses a 330 ballenas minke. 

Pese a que la Corte Internacional de Justicia fallara hace dos años en contra de este tipo de prácticas, estos pesqueros retomaron ya la cacería en el Antártico. Según el informe de la Agencia Pesquera de Japón, 230 de las ballenas asesinadas eran hembras y el 90 por ciento, embarazadas. La agencia anunció, de acuerdo con la CNN, que la flota retornó tras cumplir con “la cuota anual” y que esta cacería tenía “fines científicos para estudiar a las ballenas”. Por tanto, es el principio de una iniciativa de Japón para matar a más de 4 000 ballenas minke en los próximos doce años. 

Actualmente, las ballenas minke –o Balaenoptera acutorostrata– es la ballena más cazada de todo el mundo. Tanto en Japón como en Noruega capturan a más de 2 000 ejemplares al año. Su población no supera los cientos de miles de ejemplares, por lo que se le ha considerado como especie en peligro de extinción. 

947718_NpAdvHover